Innovación social: Falta cancha pero no entusiasmo

Innovación social: Falta cancha pero no entusiasmo

Hace unos años, hablar de emprendimiento e innovación en Chile era algo como Noé hablando del diluvio universal. “¿Qué es eso? ¿Para que sirve? ¿Se come?” La historia se remonta por allá por el 2001 – y estoy seguro que viene de mucho antes –, en tiempos en que nos veían como bichos raros hablando en chino mandarín intergaláctico.

La innovación es, a mi juicio, un camino de aprendizaje constante desde la experiencia y el conocimiento. Lograr conjugarlas es el gran desafío para dar respuestas sustentables y trascendentales enfocadas en las personas, de modo que no se transformen en soluciones de momento y una mera búsqueda de arreglar un problema puntual. Ese es el gran reto.

De ahí nace el concepto de innovación social, en boga por estos días, con diferentes acepciones que confunden y, en ocasiones, nos distancian del foco principal que menciono anteriormente. Mientras unos piensan que es “inventar la rueda”, otros lo entienden como un mejoramiento de algo que ya está, el mentado valor agregado, la magia que cada emprendedor le pone a su idea de negocios.

Pero para que la innovación sea social, la base está en las personas, en integrarlas en el proceso de ideación para que tenga un valor trascendental en sus vidas de modo que en el tiempo los motive a replicar el modelo sin dependencia de instancias externas a la propia motivación de la comunidad y tenga una usabilidad que represente sus intereses. Movilidad social.

Ahí estamos fallando. De algún modo, en la concepción de la idea, en la detección de la necesidad, estamos cojeando en la integración del factor “personas” que, en algunos casos, lleva al fracaso de una muy buena idea.

Aplicar los pasos del Diseño Centrado en las Personas (Human Centred Design) y el Pensamiento de Diseño (Design Thinking) es una buena manera de sortear es escollo; y, por supuesto, las experiencias de éxito y la propia se transforman en una base sólida para convertir una simple idea en una experiencia trascendental para las personas.

Estamos en pañales, sí. ¿Estamos a tiempo de mejorar y seguir aprendiendo?, sí, pero no tanto. El reloj avanza hacia delante solamente; ponernos de acuerdo en qué es innovación social para seguir creando y soñando un mejor país es clave en toda la historia que queremos seguir escribiendo.

Comentarios en Facebook
Timeline Antofagasta

La Comunidad Informativa de Antofagasta

0 Comentarios

No hay comentarios aún!

Puedes ser el primero en comentar este post!