#LaPluma

¿Cuándo asume la oposición en Antofagasta?

Columna del abogado y ex concejal de Antofagasta, Jaime Araya.

¿Cuándo asume la oposición en Antofagasta?
Vota

Una regla básica del desarrollo explica que para un buen gobierno se necesita una buena oposición, porque aunque parezca crudo, uno de los elementos relevantes de la política es la lucha por el poder que sirve para hacer posible las ideas, las visiones, las propuestas que cada agrupación (los partidos, ONGs, colectivos feministas, grupos de ex – autoridades, movimientos sociales, etc) o individuo (alcaldesa, parlamentario, líder social, líder sindical, etc) pone en el debate publico.

Nuestra mala noticia radica en que no tenemos buen gobierno, y no lo tendremos sin la capacidad de articular una oposición inteligente, innovadora y constructiva para enfrentar al gabinete regional más débil desde el año 2000.

La sombra del veto impuesto a quienes puedan asomar como liderazgos fuertes del oficialismo local es una oportunidad imperdible que solo una oposición miope, torpe, donde el egocentrismo sea el clivaje de la discusión, podría farrearse. Basta poner atención a la designación del Seremi Juan Jara, primero como experto en materias de energía, pero luego de verificada su ausencia de competencias, transviste en Seremi de Justicia y DD.HH. Y la oposición local, dice nada, ¿donde está?.

Por incompetencia, desidia, resignación, por la razón que fuere, más allá de los tuiteos aislados, no hemos visto a la oposición haciendo la tarea. Es indudable que resulta fácil increpar al Presidente o al Ministro de turno, pero requiere valor incomodar al compañero/a de colegio, a la amiga/o de la universidad, al ex – alumno, al apoderado o incluso al vecino que hoy está en un cargo público, y en eso Antofagasta es una ciudad donde nos encontramos con tanta frecuencia, que no resulta fácil jugar ese rol.

Se aprecia tanta preocupación por la alta política nacional en nuestros liderazgos locales, y tan poco compromiso con la construcción de una fuerza local que pueda articularse para superar la ambición de la derecha. Y en eso, la ausencia de un diseño estratégico, nos puede costar muy caro, porque cabe recordar que en esta ciudad todos los fenómenos sociales se anticipan, de tal forma que la ausencia de una propuesta de oposición puede ser el triste adelanto de un ciclo de 8, 12 o 16 años de gobiernos de derecha neoliberal.

En Antofagasta fue primero la crisis habitacional, también llegó primero el fenómeno migratorio, aquí ahora estamos normalizando la supremacía de la derecha y eso es un error grave que requiere enfrentarse con decisión y una cierta velocidad, pues el tiempo no espera y el vacío siempre, siempre se llena.

La derecha tiene una estrategia que consiste en instrumentalizar los dramas más sensibles que vive el país para tensionar a la oposición, esperemos que a nivel local tengamos una respuesta más rápida e inteligente. Para lograrlo es indispensable articular la oposición.

El gobierno de derecha ha querido reinstalar los buenos, ellos, y los malos, los otros, y con el oportunismo de algunos les ha resultado fácil. Esperemos que nuestros pequeños reyezuelos, las pseudo princesitas y los múltiples mesías, superen su maltratado ego para abrir espacios de reencuentro que permitan ir construyendo una fuerza opositora lúcida y diversa, capaz de hacer frente en serio a una derecha tan grandilocuente como vacía, pero con un ansia de poder que solo puede mantenerse a raya, en la medida que vayamos armando espacios de diálogo, donde nazcan propuestas e ideas para trabajar activamente y ser protagonistas del nuevo ciclo que se acaba de inaugurar.

Más en Timeline.cl
Etiquetas
Mostrar más

Timeline Antofagasta

La Comunidad Informativa de Antofagasta

Más Artículos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.