Rohaní habla, Obama escucha

Irán y Estados Unidos están abiertos ala negociación para resolver sus diferencias sobre el programa nuclear iraní. Más de tres décadas enemistados que parece llegar a su fin con esta puerta abierta hacia el entendimiento, aunque al final, el esperado apretón entre sus presidentes en la 68ª Asamblea Parlamentaria de la ONU no se produjo, por los compromisos de agenda de los mandatarios. La paz entre ambos países sería un hito histórico que afectaría no sólo a los dos contendientes, sino a todo el planeta.

Hasán Rohaní, presidente de Irán dijo ante la Asamble General que las armas nucleares «no tienen cabida» en el sistema de seguridad de Irán y que «existen posibilades de crear un marco en el que resolvamos nuestras diferencias», en relación al discurso anterior de Obama.De este modo, el presidente iraní abría la puerta a las negociaciones, insistiendo que «Irán no representa ninguna amenaza para el mundo».

En su discurso, el presidente de EE.UU, pidió a Irán que dé pasos «transparentes y verificables» y que se adhiera al Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, que permitiría hacer inspecciones sin previo aviso en instalaciones no nucleares y que garantizaría esa transparencia que se exige desde EStados Unidos. Obama destacó como positivo para  llevar a cabo un acuerdo, las declaraciones que el líder iraní había hecho a lo largo de la semana.

Rohaní afirmó en una entrevista en The Washington Post, que quiere alcanzar un acuerdo con las potencias occidentales sobre su programa nuclear en un plazo de tres a seis meses y añadió que ese pacto sería un “punto de inicio” para suavizar las complicadas relaciones entre su país y EE UU.
Rohaní también hizo declaraciones en la CNN en los que reconoció la existencia del Holocausto algo a lo que hasta ahora se había resistido la República Islámica. «Cualquier crimen que ha ocurrido en la historia contra la Humanidad, incluido el crimen que los nazis cometieron contra el pueblo judío, así como contra los no judíos, es condenable», ha dicho, en una entrevista concedida a la cadena estadounidense.

Estas declaraciones chocan con las de anteriores mandatarios iraníes y ha caído como un jarro de agua fría entre el ala más conservadora del país, que han acusado a la cadena de manipular la entrevista. Algo que la CNN ha desmentido.

Mientras que en Estados Unidos ven estas declaraciones en sintonía con la nueva política aperturista de Irán, en Israel, consideran que este discurso de Rohaní es «cínico» e hipócrita.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.