De mal en peor

Un desastre. Así se puede resumir la indignante actuación del CDA en su debut como local en el Apertura 2015-2016 ante Unión Española, y en el primero de tres partidos consecutivos que los albicelestes disputarán de local, al recibir a Colo Colo y Universidad de Concepción en los siguientes fines de semana.

Los “hispanos”, que venían de sólo sumar 1 punto en sus primeras tres presentaciones, se dieron un festín en todas las líneas del campo donde se mostraron superiores de principio a fin en los 90 minutos de una fría noche antofagastina.

Tras la mala imagen que dejó el abúlico empate ante Audax Italiano en La Florida la semana anterior, el hincha Puma se mostraba cual “polola despechada”, pensando que esta vez sí iba a cambiar. Pero como ocurre en todas esas relaciones, la situación sólo se tornó peor. En lo futbolístico, José Miguel Cantillana sigue sin encontrar la forma de sacarle rendimiento a un plantel de buenos nombres, pero que en la cancha pareciera sólo un rejunte de amigos con el mismo color de camiseta que le cuesta un mundo entregar tres pases seguidos a un compañero del mismo equipo.

No es coincidencia que tras el empate ante la “U” hace ya casi un mes, el equipo Puma dirigido por el “Tigre” ha sido solo un gato manso en los terrenos que se ha presentado. Cuatro partidos al hilo sin marcar tras las sendas derrotas en Copa Chile y las últimas acciones frente a los equipos de colonia por Primera A, y el panorama empeora si pensamos que en ninguno de esos lances el equipo generó llegadas claras de gol.

El DT se muestra confundido y para muestra un botón: en la derrota ante Unión Española empezó con el argentino Marcos Aguirre como volante de creación, luego probó con un odioso Jason Silva (que acumula la triste estadística de amarillas en cada partido que disputó por el CDA) y finalizó el encuentro con la promesa Marcos Bolados, campeón con la Sub 20 en España. Ninguno de ellos pudo abastecer pelotas de gol a un náufrago Renato Ramos que a sazón de pelotazos intenta “hacer algo” en ofensiva.

Tampoco es coincidencia que lamentablemente (y nuevamente) el portero Matías Dituro se transformó en figura del equipo, ya que gracias a él y a la aceptable labor de Cristian Rojas en el centro de la zaga, el CDA no se comió una boleta que a ninguno de los 1.600 asistentes hubiese sorprendido. Sus compañeros en el fondo han carecido de seguridad en la marca, y las zonas laterales se han transformado en pasadizo para los punteros rivales.

Y la oportunidad que se presenta para levantar cabeza es sin duda un arma de doble filo, pues el rival de turno es el puntero Colo Colo, que hasta aquí lleva canasta limpia con 4 triunfos consecutivos. Las opciones son: o es un golpe anímico para sacarse los balazos de las horribles últimas presentaciones y se da el golpe a la cátedra, o es un golpe bajo para decretar la crisis y la anemia de puntos en la banca de Cantillana, que es quien se lleva todas las críticas. De ser así, todo apunta a que estaremos otro año más sufriendo como cada temporada.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.