Kioscos saludables: 7 años desde la puesta en marcha de la ‘Ley de Alimentos’

A casi una década desde la promulgación de la Ley N°20.606 el 92,9% de los chilenos declara entender la información que entregan los sellos.

0

En 2012 se promulgó la conocida ‘Ley de Alimentos, que tiene por propósito regular la composición nutricional de alimentos y su publicidad. Esto debido a los altos índices de obesidad que presentaba el país, sobretodo en niños. 

Uno de los protagonistas de este proyecto son los kioscos saludables en establecimientos educacionales (colegios, liceos), ya que tienen un papel fundamental en la alimentación de las nuevas generaciones de chilenos.

Si los ‘tíos o tías del kiosco’ desean vender un producto, éste debe cumplir algunas características respecto al tipo de kiosco (A-B-C).

La regla general es no vender productos que posean el ‘ALTO EN…’ y productos no envasados que superen los límites de energía (calorías), azúcares, sodio y grasas saturadas (como sopaipillas, completos y chaparritas, entre otros).

Proceso de adaptación

Desde 2012 ha existido un proceso paulatino de adaptación, que se divide en tres etapas: 2016, 2018 y 2019. En cada etapa las exigencias suben, es decir, con cada etapa aparecen más sellos. 

El seremi de salud subrogante, Manuel Herrera, explicó para Timeline que durante los primeros años de la ley existieron muchos kioscos que fueron cerrados, porque los directores concluyeron en que no era obligación la existencia de uno.

Otro afectado por la regularización fue la industria de alimentos. Dado que los locales comerciales al interior de los colegios no podían vender comida con sellos, las empresas comenzaron a cambiar los ingredientes de sus productos. 

Según manifestó Patricia Pinto, administradora del kiosco ubicado en el Liceo New Heaven High School, ha sido un proceso lento y difícil. Esto debido a lo complejo que fue encontrar productos en el mercado que cumplieran con la normativa, lo que generó disgusto en alumnos y profesores. “Hoy en día encontramos con esfuerzo un poco más de mercadería saludable, pero aún falta mucho más para ofrecer a los alumnos” comentó.

Comercio clandestino

Una de las desventajas de este proyecto es el surgimiento del comercio clandestino al interior y exterior de los colegios o liceos. “De repente nos llegan denuncias de ‘afuera del colegio llegó un carrito a vender churros’, ‘están vendiendo empanadas de queso’, ‘están vendiendo pizza’ y resulta que adentro del colegio, la persona del kiosco está haciendo un tremendo esfuerzo por cambiar todos sus alimentos” expresó Herrera.

“El problema no pasa porque nosotros estemos todos los días afuera del colegio decomisando comida. El problema pasa porque los padres entiendan que esos alimentos, que son altos en azúcar y en sodio, van a afectar al niño” aclaró el seremi de salud subrogante.

Como seremía se han encargado de responder al mayor número de denuncias posibles, pero concluyen en que el trabajo se debe iniciar desde el hogar. Dentro de las consecuencias de las denuncias se encuentra el sumario sanitario que, por lo general, termina en una multa para el vendedor. El castigo que aún no existe es para el comprador. 

A casi una década desde la promulgación de la Ley N°20.606 el 92,9% de los chilenos declara entender la información que entregan los sellos.

La obesidad en Chile entre 2016 y 2018, en la población mayor de 15 años, aumentó en un 9,3%. Es necesario cambiar el ‘switch’ para que las nuevas generaciones no tengan que convivir con la diabetes y la hipertensión.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.