13.6 C
Antofagasta
martes, mayo 17, 2022

$230 mil por modificar un arma de fantasía y $450 mil por una real: los detalles de la Operación Búnker en Antofagasta

Tras casi un año de investigación, la Brigada de Robos de la PDI detuvo a 11 extranjeros y un chileno, quienes quedaron en prisión preventiva por delitos de elaboración, adaptación, transformación y venta de armas de fuego y municiones prohibidas, además de tráfico de drogas. Todas las coordinaciones se realizaban por llamadas telefónicas y todavía queda un involucrado que busca la policía.

Debe leer

Timeline Antofagasta
Timeline Antofagastahttp://www.timeline.cl
Somos el medio de comunicación más leído de Antofagasta.

La fabricación de pistolas, su reparación y adaptación de armas de fantasía para percutar munición real en Antofagasta se coordinaba a través de simples llamados telefónicos, comunicaciones que fueron interceptadas por la Brigada de Robo (Biro) de la PDI y que, además, dejaron en evidencia que este caso estaba estrechamente vinculado al tráfico de drogas. Tras una investigación que se extendió por 11 meses, el fiscal Patricio Martínez consiguió las órdenes de detención para aprehender a todos los involucrados en la llamada “Operación Bunker”, la que pesquisó al sujeto que abastecía de armas de fuego a bandas criminales de la ciudad.

Nota relacionada: Operación “Búnker”: detienen a banda dedicada a la fabricación de armas en Antofagasta

El grupo compuesto por los 12 imputados fue detenido el pasado viernes, en medio de un operativo que requirió la presencia de 60 efectivos de la PDI, quienes ingresaron a varios domicilios de la comuna en los que incautaron armamento, municiones, herramientas, teléfonos celulares, droga y dinero en efectivo. Diez de ellos quedaron en prisión preventiva durante los 60 días que decretó el juez de Garantía Marco Antonio Rojas, mientras que el resto, ahora investigados en calidad de cómplices, recibieron la medida cautelar de arraigo nacional.

Durante la audiencia de formalización, el fiscal detalló que las pesquisas de esta causa, las que fueron ejecutadas por la Biro, comenzaron el año pasado y su finalidad era determinar si era efectiva la información sobre un grupo en su mayoría compuesto por extranjeros que, de manera coordinada, realizaba ventas de armas de fuego en Antofagasta. Para ello efectuaron interceptación de llamadas telefónicas, utilizaron informantes reveladores (agentes encubiertos), hubo un análisis de la información recabada en estas comunicaciones y una vigilancia en terreno que permitió identificar a gran parte de quienes estaban involucrados en estos delitos.

Para desbaratar esta banda se requirió de allanamientos con 60 policías en toda la región. Pese a aquello, todavía hay un integrante prófugo

La investigación precisó que MAH adquiría gracias JAH y CCA, diversas piezas para reparar, transformar y modificar las armas de fuego y municiones que vendía. YRC fue identificado como uno de los que interactuaba con MAH, quien inicialmente era conocido con otro nombre, el que utilizaba para conseguir planes de telefonía móvil. Las conversaciones interceptadas revelaron que YRC pidió a MAH la reparación de un arma de fogueo, hecho ocurrido entre julio y agosto del año pasado. Luego de esto, le compró un arma de fuego y municiones artesanales por una suma de $350 mil.

En estas mismas comunicaciones, YRC manifestaba que tenía a un tercer sujeto interesado en adquirir una pistola y para ello acordaron reunirse en octubre del 2021.

Lo mismo pasó entre junio y julio del año pasado, pero esta vez con JRB, quien tenía un arma de fogueo de 9 milímetros, la que entregó a MAH para que la adaptara a munición real. El arma modificada fue entregada con el pago de $230 mil y en esa misma época, MAH, por intermedio de un sujeto que todavía es buscado por la PDI, vendió a FMC una pistola en $450 mil. A este último lo identificaron no solo por esta compra, ya que además se interceptaron conversaciones en las que manifestaba explícitamente que vendía droga.

La investigación también determinó que MAH compraba cartuchos de fogueo que modificaba para utilizarlos en armas de fuego convencionales, situación que quedó en evidencia durante una conversación telefónica con su esposa, a quien dictaba instrucciones para la compra de estos elementos.

Las mismas conversaciones telefónicas detallaron que JXX, sujeto que busca la PDI, manifestó tener marihuana cripy que pasaría a otro individuo para la venta. Se trataba, según la interceptación, de una roca, es decir, cocaína base de la que puede producirse hasta tres kilos de pasta base.

En septiembre del 2021, otra escucha consignó que JAM también ofrecía droga, situación que se repitió en noviembre, cuando habló abiertamente sobre un arma de fuego que debía entregar. En ese mismo periodo JAM compró a MAH un arma de fuego y este último permitió que en su domicilio vendiera a otro sujeto armas de fuego modificadas.

Con todos estos antecedentes el Ministerio Público solicitó las órdenes de detención contra todos los imputados individualizados en la investigación, además de autorizaciones para la entrada y registro en los domicilios de cada uno de ellos.

Operativo de detención

A las cinco de la maña del 21 de enero de este, la PDI formó un grupo de 60 efectivos de toda la región policial para ejecutar los ingresos a los domicilios.

La primera de estas acciones se desarrolló en una de las tres viviendas con las figuraban como domicilios conocidos de MAH. En un espacio acondicionado como bodega encontraron una mochila con armas de fuego en proceso de elaboración y modificación, municiones de diversos calibres, piezas para fabricar armas, herramientas y maquinaria. Entre los hallazgos había una pistola de fogueo marca Bruni modelo Magnum calibre 380, junto a un cañón artesanal, una pieza metálica que correspondería a un disparador, un martillo, un seguro de desarme, un marco, un carro de arma, todo de factura artesanal. La policía también encontró una serie de municiones de diferentes calibres, entre reales y de fogueo, vainillas, cartuchos balísticos, cargadores y más piezas asociadas a la fabricación y modificación de armamento de fuego, junto con herramientas como taladros, limas, lijas, esmeriles y un set de letras para grabar metal.

En esta vivienda, una mujer explicó a la PDI que esa bodega se la cedía a su suegro, MAH, y que todas las especies en ese lugar las había dejado el día anterior el imputado.

En el segundo domicilio de MAH, la Biro lo encontró y detuvo. En el registro apareció una pistola Beretta, tapas de empuñaduras plásticas, tres cargadores de pistola de diferentes medidas, un cilindro de revólver metálico de ocho recámaras, y dos fierros cilíndricos metálicos correspondientes a agujas percutoras artesanales. En el dormitorio del detenido había un rifle de aire comprimido, más cartuchos de fogueo modificados y munición real, incluyendo cartuchos de Magnum, herramientas como brocas, limas, sierras manuales, discos de corte, lijas, dos teléfonos y $800 mil en efectivo.

En el domicilio de YRC, la PDI lo detuvo y en su poder tenía un teléfono celular, 16 gramos de marihuana, seis cartuchos de fogueo modificados 9 milímetros, siete cartuchos convencionales 9 milímetros y un cartucho 38 milímetros. En la casa de JAH y CCA encontraron a ambos imputados y en el registro del inmueble detectaron una fresadora universal, un torno paralelo junto a accesorios para manejar estas herramientas.

JRC fue detenido en su domicilio y en el de JXX, la policía no pudo hallarlo, sin embargo, a esa hora en la casa estaba BTQ, RTQ, KCC, LVH y JTC, sobre quienes no existía ninguna orden judicial. Pero al momento de revisar el inmueble, en el entre techo detectaron una pistola con munición 9 milímetros, en una zapatilla había dos bolsas con 51 y 49 milígramos de cocaína, además de $1.430.000 en efectivo y una pesa digital. 

En otro dormitorio encontraron siete bolsas de plástico con 989 gramos, 212 gramos, 489 gramos, y 514 gramos de cocaína, junto a otros tres kilos de la misma droga. También en el entre techo de había una pistola, en la cama dos teléfonos y bajo ésta una bolsa con trozos compactos de cocaína por un peso de 935 gramos, un bolso con $280 mil y cien dólares estadounidenses. Atrás de un mueble, dos bolsas con algunos gramos de cocaína y en una chaqueta encontraron la cédula de identidad de JXX, su pasaporte y una tarjeta de Cuenta Rut.

En el baño de la vivienda la PDI descubrió a otros tres imputados quienes estaban junto a un tambor con agua que tenía 75 ovoides con cocaína equivalentes a 941 gramos. Estos tres sujetos fueron trasladados al Hospital Regional, donde la revisión determinó que uno de ellos tenía cuerpos extraños en su estómago, objetos que finalmente eran 15 ovoides (182 gramos de cocaína).

En su domicilio detuvieron a FMC y en el lugar había una pistola Walter PPK, otra de aire comprimido, cartuchos 9 milímetros y gramos de marihuana. En su vivienda también detuvieron JAM y hallaron seis teléfonos celulares, una tablet, proyectiles balísticos, $660 mil, cinco mil bolívares, 259 gramos de marihuana y 28 de cocaína, más una pesa digital.

Delitos

El fiscal Patricio Martínez imputó a MAH el delito de elaboración, adaptación, transformación y venta de armas de fuego y municiones prohibidas. Tenencia de arma de fuego prohibida y tenencia ilegal de municiones. A JRB le imputó la adquisición de arma de fuego prohibida; a FMC  el delito de adquisición de arma de fuego prohibida y de municiones, tenencia ilegal de arma de fuego y municiones junto a tráfico de drogas en pequeñas cantidades.

Para JAM, la formalización fue por adquisición de arma de fuego prohibida y municiones, tenencia ilegal de municiones y tráfico de droga en pequeñas cantidades.

Por su parte, CCA y JAH fueron indicados como cómplices de fabricación de armas de fuego y piezas prohibidas, quedando con arraigo nacional durante la investigación. Para JT, LV Y KC, detenidos con los ovoides, fueron formalizados por el delito de tráfico de drogas, mientras que el resto ahora es investigado por adquisición de armas de fuego, de municiones, tenencia ilegal de municiones y tráfico de drogas.

Aunque la defensa de parte de los imputados se opuso a la prisión preventiva por considerar que había otras medidas que asegurarían el éxito de la investigación, finalmente el juez de Garantía decretó esta cautelar por considerarlos un peligro para la seguridad de la sociedad, decretando 60 días para la investigación. Todos tienen irreprochable conducta anterior, excepto BTQ, quien figura con una condena en el 2018 como autor de tráfico de drogas en pequeñas cantidades en Antofagasta, causa por la cual se decretó su expulsión, la que estaba pendiente, aunque a petición de la fiscalía y su defensa, la acción quedará suspendida hasta que se resuelva esta causa.

 

spot_img

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Tres miradas a la nueva Constitución: convencionales del PC, Vamos por Chile y del Pueblo Aymara hablan sobre el borrador

Por mandato, el pleno de la Convención Constituyente (CC) debía cumplir con dos salidas a regiones. La primera fue...

Más artículos como este

close-link