A tres años del 18 de octubre: actores locales reflexionan sobre el hecho que marcó el nuevo rumbo del país

A pesar del proceso para confeccionar una nueva Constitución, existe acuerdo en que poco se avanzó desde el 2019 y que los grandes temas pendientes para la comunidad siguen sin respuesta. Cinco reflexiones desde distintas miradas sobre la ciudad respecto a la peor crisis social vivida en democracia.

Con las manifestaciones en la capital del país por el alza en el precio del Metro, el 18 de octubre del 2019 culminaba un ciclo de la historia de Chile y comenzaba una nueva y desconocida etapa, la cual seguirá siendo estudiada para comprender la profundidad de sus causas y repercusiones. Tres años después del proceso que comenzó con el denominado estallido social, la nación enfrentó los resultados del plebiscito de salida que rechazó una propuesta de Constitución, por lo que aún resta camino para finiquitar la salida democrática que tuvo la crisis y que se alcanzó el 15 de noviembre de ese mismo año.

En Antofagasta, las manifestaciones comenzaron el sábado 19 de octubre y la ciudad fue una de las comunas que registró por más tiempo barricadas y otras expresiones de reclamo en sus calles. Una gestora cultural, la madre de un joven condenado durante la revuelta, una parlamentaria en ese momento de oposición, el exintendente de la época y un dirigente del comercio reflexionan desde sus veredas sobre la fecha que marcó un nuevo rumbo en el país.

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Maribel Gaete es la presidenta de la agrupación Madres de la Plaza Colón que nació para reunir a las familias de jóvenes que fueron detenidos durante el estallido social. “Esta fecha me deja con sentimientos encontrados después de que ganara el rechazo. Siento que toda la lucha que dieron los chicos, porque la juventud fue la que salió a la calle, fue en vano. Recibieron perdigones, algunos perdieron su vista, fueron torturados, otros hoy están en las cárceles condenados a diez, 12 o 15 años. Decepción es la palabra”, dijo.

A tres años del suceso, Gaete cree que Chile ha retrocedido, apuntando que a fines del 2019 quienes estaban en el gobierno sintieron miedo, pero aquello fue solo un momento. Después, agregó, pudieron controlar todo, llegó la pandemia y volvieron a sentirse cómodos y “hacer lo que quisieran con el país y ahora que ganó el rechazo con mayor razón”.

“El gobierno actual lleva poco tiempo, todavía le tengo fe. Si bien Boric no era mi candidato, para mí en ese momento era la mejor opción porque tenía que votar por el menos malo, lo elegí y todavía tengo confianza, tal vez por lo joven que es aún le falta, pero no podemos analizar a un presidente que está recién tomando su cargo y que venía con un historial del gobierno anterior devastado. Sin embargo, en su segundo año ya deberíamos estar viendo buenos resultados y esperando que indulte a los chicos de la revuelta. Pensábamos que lo haría desde el principio y lamentablemente no se dieron las cosas, no sé si tiene temor o hay gente que es dueña del país y él se frena en ese sentido. De todas formas, espero que el próximo año esté entregando indultos, es lo único que queda para quienes están en la cárcel”, manifestó.

Bastián, el hijo de la presidenta de la agrupación, está condenado a tres año y un día, aunque abril del próximo año recuperará su libertad. Pero señaló una situación distinta de un joven en la ciudad que recibió 12 años de condena y lleva dos de cumplimiento y en San Antonio, dijo que otro caso tuvo una sentencia de 15 años.

SIGUE LA CAMISA DE FUERZA

La diputada Catalina Pérez (RD) sostuvo que luego del estallido social y la pandemia el país no ha avanzado en cambios significativos que mejoren la forma en que vive la comunidad. “La torta sigue estando mal repartida y seguimos teniendo la misma camisa de fuerza que nos impide avanzar en los cambios, la Constitución de 1980. Los cambios y el alcance de certezas y estabilidad son más necesarias que nunca”, enfatizó.

La parlamentaria indicó que el malestar por las injusticias y el abuso sigue presente y advirtió que si no entregan respuestas a esas demandas y no son capaces de conducir democráticamente ese malestar habremos fracasado como país. “Queda muchísimo por avanzar, necesitamos poner fin a las barreras de la actual Constitución y responder a las urgencias sociales y económicas para que todas y todos puedan vivir bien, partiendo de un piso de dignidad”, valoró.

NO HAY UNA POLÍTICA REGIONAL

Marcela Mercado es gestora cultural en Antofagasta y compartió un relato que recibió el año pasado, cuando paseó por la Población Bonilla junto a un joven trabajador que había participado activamente de las prolongadas protestas de ese sector.

El joven le contó que había estudiado en la Escuela Juan Pablo II, que se encuentra junto a la Plaza Bicentenario y que en el establecimiento participaba una Academia de Ajedrez. Cuando cursaba séptimo básico asistió a un campeonato comunal un colegio particular ubicado en el sector sur de la ciudad. Fue un largo viaje en bus, obtuvo el segundo lugar y fue premiado. A pesar de su excelente resultado, lo que se imprimió en su mirada de niño fue que todos los alumnos del colegio particular contaban con celular y zapatillas muy costosas, de aquellas que la publicidad mostraba por televisión.

“Volvió en el largo regreso a casa con una sensación de desasosiego e intranquilidad. Ahora, ya adulto, me dijo que el impulso por participar del Estallido Social estaba fundado en el hecho de que él también quería para sí, para su hija y sus amigos de La Bonilla que se cumplieran todas aquellas promesas que el sistema neoliberal les prometía a diario por los matinales de televisión: que si trabajaba honrada y esforzadamente, el sueldo alcanzaría para tener una vivienda adecuada, plazas hermosas donde los niños jugaran, buena atención en salud y pensiones dignas para sus padres. Nada de eso se cumplió”, explicó la gestora cultural.

A tres años del 18 de octubre, añadió Mercado, la respuesta del Estado y de su representante temporal, el gobierno, incluyendo a la clase política, ha sido casi exclusivamente punitiva: más de treinta jóvenes privados de libertad, en extensas prisiones preventivas, otros sometidos a proceso con distintas medidas cautelares, muchos de ellos de este sector de la ciudad y la mayoría trabajadores, sin antecedentes penales, varios de ellos terminaron absueltos, otros debieron optar a juicios abreviados, aceptando culpabilidad para obtener su libertad.

“Tres años después no se ha generado ni una política pública regional para resolver las problemáticas de este sector y las soluciones propuestas no incluyen a estos jóvenes y sus reflexiones. Lévi Strauss en su libro ‘Tristes trópicos’ señala que, para deshacerse de un individuo peligroso, portador de una fuerza temible y hostil, las sociedades no encontraron más que dos medios: uno consiste en asimilar la sustancia misma de esa energía neutralizando todo lo que haya en ella de peligroso y hostil, el otro consiste en vencer la hostilidad de dicha fuerza, neutralizando lo que pueda haber de energía en ella. Parece claro que la estrategia ha sido la segunda, la problemática sigue siendo profundamente humana: ¿hasta cuándo seguiremos habitando una ciudad, donde más de la mitad está sumergida en la tristeza y la decepción?”, reflexionó.

UNA FECHA PARA SENTARSE A CONVERSAR

Edgar Blanco era seremi de Obras Públicas cuando comenzó el estallido social y días después tuvo que asumir como intendente de la región. Expuso que más allá de recordar la escalada de violencia, no solamente física con los destrozos que hubo en la región, también con violencia en declaraciones y posturas, lo que hoy debemos pensar es lo que espera el país de aquí en adelante.

“Se plasmó y quedó en evidencia que necesitamos cambios y vimos cómo eso se apoyó en las distintas instancias de consulta a la ciudadanía. Pero también quedó claro que no es cualquier cambio el que Chile quiere y tampoco a cualquier costo. Esto nos ha permitido aprender y darnos cuenta de que, la violencia y lo que se generó el 18 de octubre, no necesariamente interpreta a la mayor parte de los chilenos”, aseguró.

Blanco cuestionó que gran parte de las cosas que antes del 18 de octubre preocupaban la comunidad hoy están peor, como la delincuencia y una economía con pocas expectativas de crecimiento. “Se alinean las expectativas y las necesidades de generar cambios que solucionen los temas que interesan a la comunidad. Esta es una de las principales lecciones que nos deja este proceso que ha evolucionado a sentarnos a pensar cuál es el Chile que queremos a futuro. No queremos que el 18 de octubre se transforme en un nuevo punto de polarización de la sociedad, sino que se transforme en un punto para sentarnos a conversar en lo que queremos, un Chile más justo, con un desarrollo que no deje a nadie atrás”, señaló.

El subsecretario de Minera dijo que las personas se dieron cuenta que había un camino para resolver lo que necesitan, pero no de la mano de un movimiento de violencia que todavía continúa en algunas ciudades y lamentó que probablemente hoy volvamos a tener estos hechos que no tienen nada que ver con las legítimas demandas que la ciudadanía levantó.

“Siempre uno es general después de las batallas y las gestiones desde el punto de vista del orden público se hicieron de la mejor forma posible con los recursos que existían. Si hay algo que pudimos hacer mejor fue escuchar más y no solamente en el 18 de octubre, sino en los últimos 20 años. Ese es el aprendizaje que nos tiene que dejar lo que pasó, entender, escuchar y que nadie se quede atrás”, subrayó.

DAÑOS AL COMERCIO

El presidente de la Cámara de Comercio de Antofagasta, Antonio Sánchez, puntualizó que para su sector esta fecha no agradable de recordar por la violencia y los delincuentes que afectaron a los locatarios. Por ello la asocian a numerosos saqueados, negocios quemados y agresiones que desencadenaron problemas económicos que luego se agudizaron con la pandemia.

“Algunos creen que recordar es repetir la violencia. Hemos visto que se organizaban para aprovechar lo que otros tratan de celebrar y delinquen, multiplicando el impacto hacia el comercio, apropiándose de cosas ajenas y destruyendo. Y después esto redundó en una situación de una nueva Constitución que tampoco tuvo un resultado positivo, entonces no veo nada que rescatar, a excepción de que cuando no hay control ciertos grupos se desbandan y actúan en masa provocando daño”, criticó.

El dirigente mencionó un caso específico ocurrido en la época del estallido. Como Carabineros estaba desbordado, observaron que cuando se cometían saqueos la policía uniformada permanecía en la distancia siempre y cuando en los locales no hubiese personas que podrían resultar afectadas. “En esos casos actuaban y ocurrió un saqueo en el supermercado de calle Maipú, entre Matta y Condell, con los trabajadores adentro. Carabineros actuó y entré a conversar con los guardias y ellos decían que quienes entraron a saquear eran los mismos mecheros que robaban en las mañanas, pero que en ese momento estaban todos juntos y organizados, aprovechando que Carabineros estaba desbordado”, recordó.

Sánchez cree que a pesar del plebiscito el país todavía está al debe. Y dijo que la respuesta del gobierno en su momento fue crear una asamblea constituyente para una nueva Constitución, lo que para él es inentendible. “Porque si había un reclamo era en temas de pensiones, salud, educación y el gobierno prefirió cambiar la Constitución como si eso fuera a resolver el problema y sí así fuera, sería en 20 años más. Y resulta que esto terminó en un proceso fracasado que aún sigue generando un ambiente de incertidumbre que debilita las capacidades del país para una recuperación económica. Para el próximo año, cosa que jamás había ocurrido en el último medio siglo, la economía chilena será la que menos crezca en América Latina y eso refleja que el problema es nuestro, interno, porque creceremos menos que el resto”, concluyó.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Últimas noticias

Continuidad del técnico y recursos económicos: comentaristas explican qué necesita definir Cobreloa para el 2023

Hinchas que llegaron desde Chile Chico, Cauquenes, Antofagasta y otras zonas del país con la ilusión de presenciar el...

Más artículos como este