17.6 C
Antofagasta
lunes, agosto 15, 2022

“Ahora están cortando la fibra óptica, ya no solo caen los teléfonos, también los Cesfam, el Registro Civil”: Asociación de Telecomunicaciones y robo de cables

Alfie Ulloa, presidente ejecutivo de la Asociación Chilena de Telecomunicaciones, dijo que en el último año en Antofagasta presentaron 600 querellas y que la región se ubica entre las cinco zonas del país con la mayor cantidad de estos ilícitos. “Lo que estamos viendo es un crimen organizado que trafica cobre, que lo exporta y que se alimenta con cables de telecomunicaciones, cables eléctricos, cátodos de las mineras y en Santiago, comenzaron a sacar los medidores de la línea de gas”, aseguró.

Debe leer

El corte de la fibra óptica es el daño colateral que dejan los robos de cable de cobre desde los postes de alumbrado público, un acto que atraído por el precio del metal rojo está “completamente desatado”, explicó Alfie Ulloa, presidente ejecutivo de la Asociación Chilena de Telecomunicaciones (ChileTelcos). En el último año en Antofagasta las compañías presentaron 600 querellas por estos delitos y la región se ubica entre la cinco zonas del país que registran la mayor cantidad de sustracción de cables.

El gran problema, señaló Ulloa, es que en este proceso que afectaba desde hace muchos años a las empresas y los barrios, los sujetos ahora están cortando la fibra óptica por lo que “ya no solo caen los teléfonos o los semáforos, también los Cesfam, el Registro Civil, los bancos”. Se trata de una dinámica que cuenta con robos de “ocasión” y otros con altos grados de elaboración, en los que incluso han detectado el uso de puertos para exportar el cobre convertido en chatarra.

Para hablar sobre el vandalismo a las conexiones de telefonía e Internet, en la Universidad Católica del Norte Antofagasta realizaron ayer el taller “Robo de cables de cobre y fibra óptica en Antofagasta”. La actividad fue liderada por la delegada presidencial regional, Karen Behrens y participaron la seremi de Transportes y Telecomunicaciones, Romina Vera; el presidente de ChileTelcos y los ejecutivos Antonio Bueno, director de Tecnología Movistar Chile, y Javier Zorzo, director de Seguridad de Movistar Chile.

Ulloa enfatizó que estos robos también afectan a la red móvil, porque para conseguir el despliegue del 5G, las antenas se conectarán a la troncal por fibra y muchas veces el corte de una red fija, afectará a las móviles. “Nuestra preocupación es que la vida será cada vez más digital. Somos conscientes de que no gustan los cables, los postes, la basura área, que la infraestructura no es decorativa, pero tiene que estar y debe ser protegida, por eso haremos una campaña para que los vecinos denuncien, porque a ellos les afectará el corte de servicios”, afirmó.

  • ¿Qué temas se expusieron en el taller?

La actividad fue organizada porque los actos vandálicos sobre la red están completamente desatados con distintos tipos de delitos, se están robando el cable de cobre de las redes fijas. Dependiendo del lugar y del precio internacional, pueden pagarse hasta ocho mil pesos por un kilo de cable de cobre, por ello se convirtió en una forma lucrativa de conseguir recursos. En los últimos dos años el tema explotó, hablamos de más de 25 mil eventos a la fecha que han generado millones de horas de desconexión para los usuarios. Las compañías de telecomunicaciones han presentado más de 6.500 denuncias y querellas, estadísticas en las que Antofagasta empata en el cuarto lugar con la región del Biobío. En el último año en Antofagasta hay 600 querellas presentadas porque los cortes ya no solo afectan hogares, porque el objetivo es robar cobre, pero en el proceso muchas veces dañan la fibra óptica. En un poste hay cinco cables de compañías y con una sierra cortan todo, arrancan el cobre, pero también cortan los otros servicios. Es un daño colateral, porque la fibra óptica no tiene contenido metálico ni mercado de segunda mano y afecta los semáforos, los cajeros automáticos, Internet, no se puede acceder a la ficha clínica del hospital digital porque no hay servicio, cae el Registro Civil, caen los bancos.

El presidente de ChileTelcos detalló que antes de venir a la ciudad conversó con el equipo del gobernador Ricardo Díaz y que luego se reunió con el alcalde Jonathan Velásquez y la delegada Karen Beherens. El objetivo, expuso, es juntar a todos estos entes del Estado y enfrentar al crimen organizado con su coordinación. También indicó que el tema es tan grande a nivel nacional que hoy en La Moneda se lanzará la Mesa de Coordinación de Robo de Cobre con el subsecretario del Interior, ya que las compañías eléctricas tienen la misma afectación y las empresas mineras registraron hace poco un robo con armas en un tren.

“Lo que estamos viendo es un crimen organizado que trafica cobre, que lo exporta y que se alimenta con cables de telecomunicaciones, cables eléctricos, cátodos de las mineras y en Santiago, comenzaron a sacar los medidores de la línea de gas. El gobierno ha reaccionado como uno esperaría, creando una mesa para mirar esto de manera transversal”, reconoció Ulloa.

  • ¿Viene un plan piloto para enfrentar esto?

El subsecretario Monsalve acaba de anunciar esta mesa contra el crimen organizado y hay que definir dónde se focalizan los recursos. Dada la incidencia de los eventos y también por otros factores se deben elegir regiones que serán pilotos en este proceso. Esto tiene que definirlo el gobierno, sin embargo, aquí tenemos la incidencia de los eventos, está el puerto, en la ciudad existen 11 chatarreras, algunas que desarrollan su negocio de manera formal, aunque otras no tanto y tuvimos uno de los pocos caso en el que logramos frustrar una exportación de chatarra nuestra. No sé si Antofagasta será piloto dentro de esta mesa, pero tiene suficientes méritos. El alcalde también contaba sobre el robo de las luminarias en la costanera y pareciera que estas bandas organizadas que trafican con cobre están operativas en Antofagasta. De las 600 querellas que tenemos en la región, casi 200 son en la comuna de Antofagasta y el resto en otras comunas. El objetivo es conversar con las autoridades, relevar esto y que todo el mundo sepa que necesitamos coordinación de las distintas agencias del Estado.

  • Según los datos que manejan, ¿cómo funciona este proceso de robos que incluso utiliza puertos para exportar el cobre?

Hay dos tipos de ladrones. Está el de ocasión que con una sierra sube a un poste y roba cinco kilos. Los jueves y los viernes registran más robos que los lunes, porque con esto juntan plata para el fin de semana. O tiran el cable, lo cortan y reúnen algunos kilos, pero tienen que pelarlos, sacar la primera capa de caucho y luego cada cable viene cubierto. A veces aplican ácido o los queman y lo que se sabe es que en la zona del vertedero básicamente están quemando y esto lo hacen quienes acopian.

Después tenemos eventos en los que llegan camionetas con vallas papales, escaleras telescópicas y en el caso de los robos a sitios de antena, sacan grupos electrógenos que pesan una tonelada, es decir, utilizan una grúa. El tráfico opera de todas las formas que puedan imaginarse, las bandas más sofisticas trituran el cable para que sea imposible identificar el origen.

A principios de año en Antofagasta se detuvo a una persona con ocho toneladas de cable de telecomunicaciones de cobre y más de 20 toneladas de cobre mineral. El detenido tenía facturas adulteradas para justificar el origen del cobre, pero no tenía cómo justificar los cables de telecomunicaciones. La investigación de este individuo permitió identificar una exportación que estaba haciendo en el puerto de San Antonio con 12 toneladas de cable de cobre. Esa persona está con medidas cautelares y ese es el tipo de ejercicio que uno espera que las policías y Aduana hagan en conjunto.

Es un negocio lucrativo, organizado y mundial, porque estos contenedores tenían como destino China, pero junto a China y Corea del Sur, son los principales compradores de la chatarra de cobre de Chile que, en el año 2020, exportó 130 mil toneladas, por supuesto que no toda fue robada, pero eso complejiza las investigaciones porque no es raro ver contendores con cobre.

Estamos coordinando con las policías cómo hacer las denuncias correctamente, denunciando por la figura que corresponde para que las personas no queden liberadas inmediatamente, ya que este es un delito agravado en la Ley General de Telecomunicaciones con una pena aflictiva, pero que es muy difícil de investigar. También trabajamos con la PDI para ver cómo hacemos las investigaciones más fáciles, colocando cámaras y la gente ayuda, porque muchas veces son los vecinos los que denuncian y mandan videos.

  • ¿Cuál es el detalle del impacto en el corte de una línea?

Mientras más cerca de tu casa es el corte, lo que llamamos la última milla, menos son los afectados. Si cortan en tu esquina, es tu cuadra la que queda sin servicio, pero mientras más cerca de la compañía cortan, más gente quedará sin servicio. Esto, porque un cable de fibra puede llevar 256 pelos fibras y cada uno se multiplica por ocho, ocho veces. Sale de la compañía, se abren ocho, se desvía, se abren ocho y así hasta que llega a tu casa. Por un pelo de fibra pueden ir centenares o miles de clientes, así que los cortes van desde 50 a 25 mil personas.

Eso es en cantidad, en duración, es muy difícil encontrar dónde es el corte. Una persona corta con la sierra y ve que lo que cae es polvillo plástico y no de cobre y dejar de cortar. Para nosotros identificar ese cable dañado es como encontrar una aguja en un pajar. Si está cortado y cuelga del poste lo veremos, pero no siempre ocurre así y luego es difícil reponer el servicio, porque cada pelo de fibra hay que empalmarlo con el anterior o tu servicio termina en la casa del vecino. Esa fusión demora, en los técnicos con más experiencia, siete minutos en juntar un pelo, porque hay que cortarlo perfectamente perpendicular o el laser no viaja y degrada el servicio, y luego se funde con calor. Siete minutos por pelo en una fibra de 256 son cerca de 45 horas de trabajo que no son continuo, porque primero hay que armar la carpa, llamar al prevencionista de riesgos y en las noches roban a los técnicos, el equipamiento, así que debe hacerse en horario de día. De las 45 horas continuas ya hablamos de cinco días para reponer el servicio.

Como ahora están cortando la fibra óptica, ya no solo caen los teléfonos o los semáforos, también los Cesfam, el Registro Civil, los bancos. El Ministerio Público estuvo un día entero sin Internet porque lanzaron una bomba molotov a la cámara subterránea donde estaba la fibra óptica que la alimenta. Los vándalos saben que los cables con más cobre están soterrados por su peso, eso significa que el 80% de los robos son soterrados, pero esos son los más sofisticados, no los de ocasión. Hemos terminado por soldar las tapas, sin embargo, también se las llevan porque son de hierro fundido y pagan hasta 120 mil pesos.

  • ¿Contemplan cambios de legislación?

Tenemos esfuerzos simultáneos en varios ámbitos, en el Congreso ambas cámaras están por modificar la Ley General de Telecomunicaciones pensando en que sea más fácil la investigación y la persecución de estos casos. Se evalúa crear un tipo penal específico para el delito de receptación de piezas y partes de redes de telecomunicaciones. El gobierno, además, tiene la intención de tratar el robo de cobre como un delito de crimen organizado. La idea es que esto deje de ser un ilícito impune como lo es hoy para ir tras los peces gordos, ya que cuando no puedan exportar, dejarán de comprar al chatarrero y éste dejará de comprar al ladrón de ocasión.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Antofagastino representará al país en la Serie Mundial de Para Natación a disputarse en México

El deportista Promesas Chile, Lucas Cerezo Durán (19), fue convocado por el Comité Paralímpico a integrar la selección nacional...

Más artículos como este

close-link