19.6 C
Antofagasta
viernes, 12 abril, 2024
spot_img
Región

Diseñarán estrategia de restauración de exoficina salitrera Chacabuco a través de talleres

Primer taller de aprendizaje compartido con la comunidad de la región de Antofagasta dará el puntapié inicial este sábado 22 de abril. Se trata de un proyecto de 12 meses.

Este sábado 22 de abril partirá el “Programa Transferencia Restauración de Emergencia Ex Oficina Salitrera Chacabuco”, cuyo propósito, explican, es implementar un programa de talleres de aprendizaje compartido para el diseño definitivo de la restauración de este lugar, a fin de conservar un tesoro patrimonial fundamental para la historia de la comuna de Sierra Gorda y la región de Antofagasta.

Hay que mencionar que desde el derrumbe de la techumbre de este sitio de la memoria, ocurrido el año 2021, la iniciativa de conservación de este lugar tuvo que tomar urgencia debido al rápido deterioro que provocó este hecho. El lugar, que hoy es un Monumento Nacional en las categorías de Monumento Histórico y Sitio de Memoria, representa uno de los mayores patrimonios de la historia salitrera de la región.

Aprendizaje compartido

En las últimas décadas, los esfuerzos por un proyecto definitivo de restauración se fueron manifestando, a medida que el estado de conservación de algunos de sus edificios más emblemáticos como el teatro, cuya techumbre colapsó definitivamente en el año 2021. En agosto de 2022, el Consejo Regional de Antofagasta aprobó, así, la inversión de 580 mil millones de pesos al Programa Transferencia Restauración de Emergencia Ex Oficina Salitrera Chacabuco.

“Eso significa que la recuperación del teatro abre una oportunidad única en los últimos tiempos de poder interactuar conjuntamente con las autoridades y la comunidad para que Chacabuco como sitio de memoria como lugar patrimonial histórico, con su historia reciente también vigente pueda ser puesto en valor y reconocido por toda la comunidad y autoridades regionales”, comenta Jorge Diaz, director ejecutivo de Corporación Museo Salitre de Chacabuco

“Chacabuco es un lugar que carga gran peso de la historia y patrimonio de nuestra región, tanto como del patrimonio industrial y social. La historia de vida de la región y del país se funda en el salitre, el avance económico nace en la Región de Antofagasta particularmente en la comuna de Sierra Gorda donde previo el salitre estuvo el mineral de caracoles, después vino la era del salitre y luego Chacabuco como unos de los lugares más provisorios donde además se instaló esta ciudadela y después de los últimos acontecimientos en esta fecha reciente, tiene una gran carga significativa para la memoria histórica del país”, explica Daniela Berrios, directora de proyectos de la Fundación Cultural de Sierra Gorda.

El programa busca urgentemente generar condiciones de protección y avanzar en una estrategia de conservación sostenible para el paisaje salitrero de Antofagasta. Tiene una duración de 12 meses e integra 9 componentes y 47 actividades estructuradas en torno a 3 objetivos: conservación sostenible del teatro, una escuela aprendizaje, y consolidar una gobernanza y estructura del proyecto. Esto, desde una modalidad de escuela que busca un aprendizaje compartido con la comunidad y especialistas en áreas diversas, como la restauración patrimonial y arquitectónica, la implementación de teatros y espacios culturales, la conservación de la memoria de los DD.HH., y la construcción en materialidades tradicionales.

Lucía Otero, jefa de Conservación de la Fundación Altiplano reflexiona: “Cuando inicias un proyecto de restauración, empiezas a ver en ese proyecto no solo el edificio, si no también su historia, los atributos de valor, las historias de las personas que ha pasado por ahí. Cuando comienzas a ampliar tu conocimiento sobre el sitio, se te mete tan dentro que lo amas, y al amarlo, empiezas a entender porque debes protegerlo/conservarlo. Esto no es solo la restauración de un teatro, esto es entender lo que era el teatro de la oficina salitrera Chacabuco, para buscar un aprendizaje compartido que nos lleve a una solución técnica para su restauración”.

Liderado por el Gobierno Regional de Antofagasta, que junto a la Corporación Museo del Salitre Chacabuco, la Corporación Memoria de Chacabuco, la Fundación Cultural de la Municipalidad de Sierra Gorda y la Universidad Católica del Norte, forman el Comité Consultor. El proyecto es sub-ejecutado por la Fundación Altiplano, organización sin fines de lucro que se destaca por el trabajo en conservación del patrimonio histórico en poblados andinos y rurales en diversas regiones del norte de Chile.

Son seis las jornadas de taller que se realizarán entre abril y octubre del año 2023, contando con la participación de la comunidad, autoridades de la región, académicos especialistas en la materia, conocedores locales de conservación, y organizaciones:

– Sábado 22 de abril: Valor Patrimonial Teatro Chacabuco

– Sábado 20 de mayo: Estado de conservación Teatro y Salitrera Chacabuco

– Sábado 17 de junio: Formulación de perfiles/proyectos para Chacabuco y Paisaje Salitrero

– Sábado 19 de agosto: Modelo de Gestión y Plan de Conservación

– Sábado 9 de septiembre: Restauración sostenible del teatro y entorno

– Sábado 21 de octubre: Estrategia de Conservación Chacabuco

Actividad de lanzamiento

El primer hito de este programa tiene proyectada una jornada que se realizará este sábado 22 abril, a partir de las 10:00 hrs. en la Oficina Salitrera Chacabuco. A través de cuatro sesiones, estará dedicado a indagar en el valor interdimensional y complejo del teatro Chacabuco, como sitio patrimonial y de memoria política. Contará con la participación de expertos académicos, dirigentes sociales, y ex prisioneros políticos.

Cabe destacar, que también estará presente el guitarrista chileno Ángel Parra, hijo del músico de la Nueva Canción Chilena, Ángel Parra, quien estuvo apresado en este sitio durante la dictadura militar. El guitarrista de la banda Los Tres y Ángel Parra Trío dará una charla sobre la experiencia de su padre y brindará un concierto en pleno sitio histórico.

“Este primer taller pretende reunir a la comunidad en torno a la salitrera y, sobre todo escuchar, qué es lo que se recuerda, cuál es el valor que cada uno de ellos atribuye al teatro y al sitio. La idea es tener una visión holística del paisaje salitrero y, en concreto, del  teatro a través de la vision de las organizaciones vinculadas y de su comunidad. Lo intentamos hacer  desde los distintos valores que tiene, desde el valor de la memoria, el valor político, el arquitectónico, el estético…”, explica Lucía Otero.

Para conocer más en detalle sobre cómo se está llevando a cabo el Programa Transferencia Restauración de Emergencia Ex Oficina Salitrera Chacabuco, y la historia de este lugar, se invita abiertamente a ingresar al sitio web fundacionaltiplano.cl/chacabuco y a las redes sociales de Fundación Altiplano.

Historia: de oficina salitrera a prisión política

En pleno desierto de Atacama, a 98 km al noreste de la ciudad de Antofagasta, la Oficina Salitrera de Chacabuco llegó a ser habitada por más de 5 mil trabajadores del salitre junto a sus familias, teniendo desde pulperías, servicios, lugares de esparcimiento, hospital, hasta un teatro: el “Gran Teatro del Desierto”. El sitio fue construido entre 1922 y 1924 y, debido a la pérdida de rentabilidad de la actividad salitrera la faena minera, cerró en 1940, comenzando su desmantelamiento a partir de aquella década.

Estas instalaciones que albergaron por tantos años a toda una comunidad, fue adquirido por Soquimich en 1968, y en 1971 fue declarado Monumento Nacional. Sin embargo, con el Golpe de Estado, en 1973 pasó a ser ocupado como centro de tortura y aprisionamiento político para hombres provenientes de distintas unidades militares del norte de Chile, lo que duró hasta 1975.

Ángel Arias, ex prisionero político de Chacabuco, valora el acto de memoria y conservación: “El sentido de la existencia, volver desde su estado dañado al originario. Desde su inauguración en 1922, como oficina salitrera, llegó a 1973 como campo de concentración de prisioneros políticos. Ahí se deben conjugar sus bienes culturales, los arquitectónicos y los históricos para develar su esencia. Así reforzamos su estructura material, por un lado y, en la otra, rescatamos la historia que habitó desde su estado previo a las circunstancias políticas en la que fuimos puestos”.

Ya desde la década de 1980 comenzaron a advertir del deterioro que presentaba el sitio, recibiendo una restauración del teatro en 1992. Es en este año cuando la oficina salitrera pasó al poder del Ministerio de Bienes Nacionales, convirtiéndose en una ruta patrimonial, para visitantes y turistas. Y en el año 2018 fue reconocida oficialmente por el Consejo de Monumentos Nacionales como Sitio de Memoria.

- Publicidad -

COMPARTE ESTA NOTICIA

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este

close-link