19.6 C
Antofagasta
lunes, 22 abril, 2024
spot_img
Columna de opinión

El compromiso de Antofagasta: disminuir la brecha de género

"Somos la región del país que tiene la brecha de ingresos por sexo más alta, con un 28%", Senador Pedro Araya Guerrero

Propongo que, en la Región de Antofagasta, conmemoremos el mes de la mujer, adoptando un compromiso tanto del sector público como del privado, por mejorar la situación laboral de las homenajeadas. No podemos conformarnos con buenas palabras de ocasión cuando hay mucho por hacer y está en nuestra mano colaborar a que esto pase.

Se dan múltiples excusas cuando se menciona que hay una distancia apreciable en la recompensa económica entre hombres y mujeres por el trabajo que ambos realizan en igualdad de condiciones.

La justificación más escuchada es que un país como Chile requiere alcanzar un mayor nivel de desarrollo, porque la disminución de la brecha de género sería algo que acompañaría inevitablemente una economía más cercana al que exhiben los otros países de la OCDE, es decir, los más avanzados en esta materia. Esto no pasa de ser una excusa que deja para mañana lo que podemos empezar a hacer desde ya.

Los prejuicios siempre encontrarán una manera de justificarse, pero no sacamos nada con tapar el sol con un dedo. El caso concreto es que la Región de Antofagasta tiene el triste récord de ser la región mayor desigualdad en materia laboral de todo el país.

Los datos no mienten. Según la información entregada por la Superintendencia de Pensiones, a nivel nacional, la brecha de ingresos entre hombres y mujeres durante el 2022, llegó a un 14%.

Esto significa que mientras los hombres que cotizan en el sistema previsional obtuvieron un ingreso promedio de $1,1 millones, las mujeres alcanzaron una cifra de $956 mil.

Resulta, además, que estas diferencias no se reparten de manera homogénea en todo el territorio nacional. Así, por ejemplo, la Región de La Araucanía, pese a tantas dificultades que afronta en otras materias y sin logros de crecimiento económico sobresalientes, sin embargo, muestra la menor brecha entre géneros, un 5,9%.  Los analistas informan, además, que la situación en esta región del sur puede disminuir aún más la diferencia entre hombres y mujeres si se logra incrementar la formalidad laboral que, como se sabe, afecta en mayor medida a las trabajadoras.

En este cuadro, ¿dónde se ubica la Región de Antofagasta? Para nuestra vergüenza tenemos que decir que al otro lado de la tabla. Somos la región del país que tiene la brecha de ingresos por sexo más alta, con un 28%. Solo Atacama se acerca a nosotros en este mal resultado con un 27%.

No es casualidad que las mayores diferencias se constaten en las zonas mineras. Se da aquí un fuerte contraste. Según datos de la Asociación de AFP, la Región de Antofagasta alcanza el mayor ingreso imponible promedio nacional, con $1.304.021. Esta cifra supera el promedio alcanzado por la Región Metropolitana que nos sigue en el ranking, con una renta imponible promedio de $1.194.952. Ciertamente, nuestra cifra es mucho mejor que, por ejemplo, la alcanzada por la Región del Maule, donde predomina la actividad agrícola, cuyo promedio salarial imponible es de solo $832.902.

Las diferencias nos señalan, a mayor redundancia, que no se trata de algún efecto estacional explicable debido a la pandemia. El año pasado, de donde se han obtenido las cifras anteriores, se caracterizó por un aumento de los salarios en un 12,9% en promedio en Chile. Los sueldos suben, pero las diferencias entre géneros se resisten a disminuir.

Este resultado no es producto de la fatalidad, sino de los prejuicios, así como de la distribución de roles en las parejas que pone todo el peso del cuidado de los hijos en las mujeres, lo que queda reflejado, incluso, en las leyes laborales. Como son las mujeres las que acumulan los permisos y fueros ligados al nacimiento y crianza de los hijos, contratarlas tiene mayor costo y, sabiéndolo, se ven en la práctica forzadas a aceptar menores salarios.

En el caso de la minería se suma a lo anterior, una tradición centenaria de menor presencia femenina en el rubro. Hoy en día esto no tiene razón de ser, pero ya se sabe que los prejuicios tienen una notable capacidad por mantenerse vigentes sin ninguna sustentación objetiva.

Tenemos la obligación de disminuir la brecha de empleabilidad. De acuerdo con el INE, en el trimestre móvil noviembre- enero últimos, las personas ocupadas en la región aumentó en un 1,3%, casi 4 mil doscientas personas. Pero este promedio esconde un descenso de la contratación femenina y un aumento comparable unilateral favorable a los hombres.

Información de prensa divulgada en días recientes, dan a conocer que en el sondeo del Sence de febrero, la ocupación femenina alcanza a una tasa del 47,48%, mientras que la de los hombres se eleva al 68,9% en la Región de Antofagasta.

Si dejamos que la inercia predomine, entonces las mujeres se verán permanentemente perjudicadas y un cambio cultural a favor de una mayor equidad de género no se producirá o se verá retardada por largos años.

Lo que necesitamos es ponernos metas conscientemente aceptadas que pongan coto a esta perniciosa constatación. El sector público es un lugar donde el criterio de incorporación con mayor equilibrio ha producido efectos. Del mismo modo se pueden mostrar la existencia de incentivos a la inserción laboral femenina, tal como ocurre con el subsidio Protege y el IFE Laboral.

Ha llegado el momento de ampliar los incentivos a otros ámbitos, incluyendo, por supuesto, a la minería.

Convoquemos a un dialogo regional con la finalidad de recoger las mejores iniciativas para una mayor y mejor incorporación de la mujer al mundo del trabajo formal. Las palabras se las lleva el viento, pero los compromisos que asumimos son exigibles. Por eso hay que dialogar para actuar y para hacerlo pronto. Solo así nuestra región dejará de ser el mayor ejemplo de inequidad laboral de género en el país.

- Publicidad -

COMPARTE ESTA NOTICIA

Únete a la comunidad de WhatsApp de Timeline

Recibe primero que todos las principales noticias de Antofagasta en tu celular

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este