15.6 C
Antofagasta
martes, octubre 26, 2021

En Prioridad, siempre Chile

"La crisis migratoria y humanitaria parte en Venezuela. Es culpa de un Estado arruinado y empobrecido por el socialismo (…) Chile no puede recibir toda la miseria del subcontinente. Y menos hacerse cargo del descalabro que produce un sistema fracasado, que siempre fracasa y totalmente opuesto al nuestro”, Katherine López (UDI), candidata a Senadora por Antofagasta

Debe leer

Empecemos por estar de acuerdo. Convengamos, todos, que cuando una persona toma la drástica decisión de dejar su país, su familia, lo que constituye sus raíces, lo hace porque tiene la esperanza y, en muchos casos, casi la obligación de encontrar una vida mejor. Por lo tanto, ¿esas personas van a emigra a cualquier país? Los que desean llegar a un país que tiene y que ofrece oportunidades y condiciones de vida  aceptables, en estos momentos, aunque muchos digan o quieran hacer sentir que no es así, optan por lo nuestro; ¡Chile hoy es el país de las oportunidades! Por ende, un polo de atracción de migrantes, estos últimos cruzando varias fronteras para llegar a nuestro territorio.

Para muchos extranjeros que quieren venir en forma regular y respetando las reglas de la casa, que desean realmente ser parte del crecimiento y desarrollo, aprovechar de las bonanzas que ha logrado nuestro país a través de la libertad, para esas personas no hay ningún problema. Se pueden instalar. Porque en la mayoría de los casos, estos ciudadanos extranjeros, respetables, llegan con el afán de seguir y respetar la normativa nacional vigente. Pero, ¿qué podemos esperar de una persona que entra ilegalmente, cuyo primer contacto con nuestra administración se resume a huir de ella? Si tenemos la economía más sólida del Sudamérica, también tenemos un Estado que debe respetarse y hacerse respetar.

Si miramos el panorama de todo el vecindario,  ¿qué se logra visualizar?, ¿de dónde proviene la destabilización de todo el continente? Casi 6 millones de venezolanos están huyendo de un Estado casi fallido, de un país rico llevado a la ruina por culpa de la implementación forzosa y dictatorial de un sistema socialista que hace pasar hambre a sus propios ciudadanos y que les ha quitado todas sus libertades. La crisis humanitaria nace en realidad en Venezuela y ha impactado en primer lugar a los países fronterizos y luego esos mismos vecinos abren sus puertas de par en par, pero para que los inmigrantes salgan de sus territorios y puedan entrar con toda facilidad a nuestro país, a Chile, la destinación final soñada.

Hoy, debemos, imperativamente, ser capaces de dejar de lado el pensamiento buenista, que divide el mundo en dos, los que son buenos y los malos, designados por esos mismos, quienes no están de acuerdo con una recepción masiva de inmigrantes. Esas posturas de lo que profesan una bondad inocentona, suelen ver la realidad como un mundo de “Bilz y Pap”, tienden a pasar por alto nuestra contingencia, nuestra verdadera capacidad; material, económica y humana; de la cual disponemos hoy para enfrentarnos al fenómeno migratorio que vivimos como país, a esa ola que nos golpea como nunca visto anteriormente en la historia.

En estos momento tan cruciales, después del estallido social y después de la pandemia, la creación de empleo es un elemento de preocupación primordial para cualquier político que piensa en el bien de nuestras familias y país. Muchos de los que vivimos responsablemente en Chile estamos preocupados por nuestras familias que deben sustentarse con una fuente laboral digna y que se limiten la entrega de trabajos precarios. Esa característica del mercado laboral, hoy, se ve exponencialmente incrementada por la llegada masivas de extranjeros que no se encuentran en una condición de migrante regular. Y que están dispuestos a trabajar por cualquier sueldo.

Debemos, a la brevedad, fortalecer nuestro Estado de derecho comenzando por darle las facultades, atribuciones y sobre todo el respeto que merece, a nuestra PDI, para que estos puedan realizar su trabajo con total respaldo y máxima eficiencia. Hoy, deberían haber muchísimas menos trabas que las que hoy existen y que son resultante de las políticas llevadas  por los organismos de derechos humanos para evitar las expulsiones, muchas trabas administrativas y otras judiciales. Debe de haber un apoyo político claro y significativo, pero también debe existir una cierta consecuencia por parte del poder judicial y ahora sobre todo legislativo, para crear una policía que se dedique solamente a buscar y ejecutar las expulsiones. Se necesita una verdadera coordinación de todas las instituciones del Estado frente a este problema complejo y hoy prioritario.

Ahora, en los hechos, basta con esos sectores de izquierda que levantan sus banderas con un tema tan sensible como es la migración, donde solo les importa los derechos humanos de los migrantes hasta que logren entrar y quedarse en el país, incluso entregándoles propuestas como “la visa laboral” o proponiendo la regulación de sus situaciones sin importarles la condición de entrada. Con ese tipo de iniciativas, la izquierda se comporta realmente como un bombero pirómano, porque esas medidas solo incentivan  una migración más descontrolada aún, donde muchos extranjeros terminan, como último y único recurso,  solicitando dinero con sus niños en brazos, cosa que antes no se veía. Pero eso era hasta hace algunos años atrás, antes que el Frente Amplio y sus organizaciones pro migrantes comenzarán a incentivar una migración desordenada, insegura, irregular y aniquilará toda capacidad de legislar en torno  al fenómeno migratorio. Nosotros chilenos, no estábamos acostumbrados a tener este panorama. Chile no puede recibir toda la miseria del subcontinente. Y menos hacerse cargo del descalabro que produce un sistema fracasado, que siempre fracasa, y totalmente opuesto al nuestro.

Debemos priorizar otras temáticas para retomar el rumbo que correspondía a nuestra país, y eso pasa por una aproximación mucho más firme de la problemática migratoria para poder enfrentarla y frenarla de verdad. Se necesita más firmeza. En la frontera y puerta adentro. Definitivamente. Nuestro futuro es la prioridad.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Timeline.cl.

 

1 Comentario

  1. Retórica simple… por quien cree ud que votarán estos inmigrantes después de regularizar su situación en nuestro País?? , si según Ud vienen escapando de un sistema “socialista” fracasado.. sentido común, sea más práctica y proponga soluciones.. si es electa como senadora que proyectos presentará??? … como mejorará la situación en la región??? .. como lo haría para obtener recursos en educación,salud, pensiones?? .. no haga su campaña con la situación actual, haga la diferencia… sea parte de las necesidades urgentes que tiene la región a la cual representará, comunique sus intenciones, salga a terreno, inundese de lo que la gente nesecita, sus aspiraciones, como trataría de que tengan una vida digna, que los haría estar felices .. las personas ,nuestros compatriotas que han vivido la miseria , el olvido, la desesperanza, la falta de oportunidades… esa gente le hara entender que es lo realmente importante.. esa gente marginada y tratada como escoria es la que debe escuchar… bueno es mi humilde opinión basada en experiencia muy personal..Saludos

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Compromiso con Sichel, pero el corazón con Kast: candidatos UDI de Antofagasta explican la disyuntiva presidencial del partido

Candidatos parlamentarios y a consejeros regionales (core) de la UDI en Antofagasta explicaron la disyuntiva que se vive en...

Más artículos como este