15.6 C
Antofagasta
miércoles, 24 julio, 2024
spot_img
Antofagasta

Estación de monitoreo de aire y que el tema sea prioridad: directores de establecimientos piden medidas por quemas en La Chimba

Patricio Dávila, director del Liceo La Chimba y Juanita Olmedo, rectora del colegio Netland conocen de cerca la problemática que generan las quemas en el sector del exvertedero municipal y también el impacto que tienen en los niños. “Por muchas tareas u objetivos que tengamos para el día, si no estamos en un ambiente adecuado para el aprendizaje, vamos a postergar aquello pensando en la salud”, dijo Dávila. Por su parte, la intención de Olmedo es conformar una mesa intersectorial de rectores y directores del sector norte para manifestar su preocupación y tener respuestas con las autoridades regionales.

El viernes pasado cerca de las diez de la mañana, cuando ya había terminado el primer recreo, el Liceo La Chimba informó a casi mil alumnos que las clases debían suspenderse. Se trataba de la cuarta ocasión en lo que va del año que el establecimiento ubicado en el extremo norte de la ciudad, priorizando la salud, ejecutaba el protocolo creado para estos casos. Lo mismo ocurrió en el colegio Netland con sus más de dos mil estudiantes y, aunque a esa hora el aire era mucho más respirable tras una quema ilegal de basura que durante la madrugada afectó al sector, el pesado ambiente que arrastraban desde el inicio de la jornada hizo necesaria la interrupción del trabajo en el aula.

Patricio Dávila, director del Liceo La Chimba y Juanita Olmedo, rectora del Netland, iniciaron coordinaciones para tratar el tema que hace más de una década se registra en esa zona de la comuna y que todavía no tiene una solución definitiva. Los responsables de estas comunidades educativas, que conviven en la misma calle, solicitaron instalar una estación para monitorear la calidad del aire y que las autoridades coloquen este problema como una prioridad, advirtiendo que las suspensiones tienen impactos curriculares, en la organización familiar e incluso en quienes dependen de la alimentación que entrega el liceo.

El sector afectado es todo el que colinda con el exvertedero de Antofagasta, la zona más al norte de la ciudad que durante unos 50 años acopió basura al aire libre sin contar con resolución sanitaria. El sitio cerró el 2019 gracias a la puesta en marcha de un relleno sanitario, pero los desechos continúan apilados e incluso aumentan a su alrededor a la espera del plan de saneamiento que está en trámite desde el 2016. Dávila explicó que las quemas se producen en la noche, pero alcanzan su máximo nivel de polución en la mañana. . “Llegamos a las siete y media y a las ocho nos juntamos con la encargada del plan integral de seguridad escolar, porque tenemos protocolos para este tipo de emergencia. En función lo que podemos ‘observar’ y sentir inmediatamente se activa el protocolo para tomar ciertas definiciones respecto de la suspensión de clases. Dentro de todo, también priorizamos el tema de la alimentación, para muchos niños la del liceo es la única que reciben, entonces tratamos de que por lo menos se vayan con un buen desayuno a sus casas. Esta otra variable que debe considerarse”, señaló.

Antes de la última suspensión de clases, el director expuso que estuvieron con el seremi de Gobierno, Pablo Iriarte, a quien solicitó una estación de monitoreo de aire para que de esa forma ante cualquier situación revisen de primera fuente la calidad del aire. “Se lo manifestamos al seremi, dijo que haría las gestiones, está bastante preocupado por lo que pasa, pero está en espera, no son cuestiones de resolución rápida. Nadie sabe realmente cómo están afectando las quemas a la comunidad”, advirtió.

Decretar la interrupción del trabajo en aula es un asunto complicado, indicó Dávila, porque existe toda una planificación para el año, el mes y la semana. Estas situaciones que suceden al azar y con mucho más frecuencia de lo que desearían, generan una gran cantidad de movimiento de piezas: las decisiones deben tomarlas rápidamente porque el liceo tiene la premisa de que la salud es lo primero. “Por muchas tareas u objetivos que tengamos para el día, si no estamos en un ambiente adecuado para el aprendizaje, vamos a postergar aquello pensando en la salud”, aseguró.

La directora de Educación de la Corporación Municipal de Desarrollo Social, María Luz Gálvez, está consciente de todo esto y su apoyo ha sido en un 100%, agregó Dávila. Al mismo tiempo coincide en que deben priorizar la salud de la comunidad y que frente a estos casos tiene que aplicarse el protocolo. “(Las quemas) siempre han sido así, pero desde el año pasado es más serio y hubo un tiempo en que todos los colegios ubicados desde Nicolás Tirado al norte estuvieron con una suspensión de clases de aproximadamente dos semanas y media. Pero hoy (el viernes pasado) el aire estaba mucho más fuerte que alguno de esos días del año pasado. Y cerca de un mes atrás, también un viernes, el aire estaba irrespirable. Vivo en el sector, tal vez estoy un poco más acostumbrado, no sé si es la palabra, y cuando llegaban (el viernes) los apoderados que no viven por acá, respiraban, se subían al auto y se llevaban a los niños, ni siquiera preguntaban si había clases”, relató el director del liceo.

En este contexto, añadió, iniciaron un trabajo con el colegio Netland, su vecino inmediato, establecimiento con el que tuvieron reuniones por otros motivos, como los cortes de energía que registra el sector norte, y ahora están uniéndose para tomar decisiones conjuntas, unir criterios para informar al mismo tiempo la decisión de suspender clases. Cuando esta última acción es ineludible, la jefa técnica del liceo realiza un calendario para la recuperación. Y otra alternativa, que Dávila tendrá que conversar con su jefatura, es que, a las siete y media de la mañana, cuando comienzan a llegar los niños, registran el peak del humo que viene desde la noche. Por eso tiene la idea de que cuando tengan estos episodios, los apoderados sepan que tal vez podrían entrar a las nueve y media de la mañana, porque a esa hora ya se ha disipado bastante la polución. Esta modificación en el horario de ingreso permitiría cumplir con todas las demás asignaturas y así la que no logró ejecutarse es mucho más fácil de recuperar.

“Hay apoderados que entienden, pero esto complica, porque muchos trabajan, los niños llegan más temprano a sus casas. El sentimiento es bastante diverso, algunos entienden completamente, pero otros realizan comentarios que también son incómodos. Sin embargo, entendemos que genera una molestia y como establecimiento somos empáticos y ninguno de nosotros nos levantamos en la mañana pensando en suspender clases. Los apoderados finalmente comprenden que actuamos ante una situación emergente en la que priorizamos la salud”, recalcó el director del Liceo La Chimba.

Mesa de rectores y directores

Juanita Olmedo, rectora del Netland School, manifestó que este año han suspendido las clases en dos ocasiones por las quemas, decisión que toman cuando el aire es irrespirable y tienen alumnos y funcionarios en enfermería por picazón de ojos o problemas respiratorios. Además, recordó que ahora está en vigencia la normativa de uso obligatorio de mascarillas, lo que hace mucho más complejo el escenario.

“Muchos de nuestros estudiantes viven en el sector, entonces llegan afectados, lo que en algunos casos va acompañado por mareos, náuseas. Hoy (el pasado viernes) fue crítico, el ambiente se sentía muy pesado. De marzo a la fecha llevamos unos dos episodios y otros en los que no hemos suspendido. La Secretaría Regional Ministerial indicó un ordinario en el que faculta a los sostenedores para que con la venia de ellos puedan suspenderse las clases bajo ciertos criterios. El Liceo La Chimba, que está al lado, como depende de la Corporación Municipal, suspende con mayor facilidad. En el caso nuestro es cuando tenemos afectación, por ejemplo, en temas de salud, cuando nos declaran abiertamente que sienten mal, tenemos un indicador para la salida anticipada”, detalló.

Suspender las clases no es una acción sencilla para el Netland que con 2.088 alumnos y 150 funcionarios es una de las comunidades educativas más grandes de la ciudad. La rectora puntualizó que decretar la medida trae problemas porque muchas familias trabajan en el sector sur y están obligadas a trasladarse para el retiro de los estudiantes. “Cuando nos mantenemos, como parte del protocolo se adoptan medidas preventivas como las clases de educación física que se realizan en cancha, estas pasan a la sala; uso de mascarilla, pero hoy (viernes) ni eso podía funcionar”, declaró.

Olmedo es parte del colegio desde que inició su funcionamiento en el 2012 y sostuvo que la situación ha empeorado con los años. Con su equipo han calculado que ocurren unas tres o cuatro quemas por semana, algunas más intensas.

“Estamos en comunicación con Patricio Dávila, con la señora Lilian del Colegio Antofagasta, porque queremos reunirnos como directores del sector norte, incluyendo al San Patricio y San Marcos para conversar este tema, ponerlo sobre la mesa y ver cómo desde nuestras propias comunidades escolares podemos hablar lo que nos está pasando. Tenemos muchas consecuencias en la comunidad, lo primero tiene que ver con la afectación de la salud, ya que hoy nadie sabe qué tanto nos afecta respirar esta clase de aire. Lo segundo son los problemas respiratorios evidentes y algo que preocupa es que al suspender clases o anticipar la salida de una jornada, impacta en el aprendizaje. Otro punto es la organización familiar, porque los colegios son un factor protector para los alumnos, el tiempo que permanecen en los colegios están protegidos y tenemos padres y madres que trabajan, haciendo que sea muy difícil que vayan a una salida anticipada”, afirmó.

La intención de Olmedo es conformar una mesa intersectorial de rectores y directores del sector norte para manifestar su preocupación y tener respuestas con las autoridades regionales. “Tal vez no tengo la información correcta, pero entiendo que el cierre del exvertedero se extendió, entonces nos vemos mucha solución frente a un tema tan urgente”, subrayó. En este sentido, dijo que el llamado es para que las autoridades regionales coloquen como prioridad el problema de las quemas de La Chimba, que afecta la salud de toda la comunidad escolar y los vecinos cercanos.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este


close-link