13.6 C
Antofagasta
martes, mayo 17, 2022

“Este es un hogar”: Director de la Compañía de Teatro de la U.A. por remodelación del Pedro de la Barra

El icónico teatro tendrá una total remodelación, dejando atrás las roñosas maderas por unas nuevas y modernas dependencias para este lugar que cumplió 60 años. "Toda esta suciedad, este polvillo que caía, esta cosa de madera vieja que sonaba, esta hediondez de pronto, uno lo va a extrañar porque finalmente son las historias que pasan las que te conectan con los espacios", señala en conversación con Timeline.cl, Raúl Rocco.

Debe leer

Timeline Antofagasta
Timeline Antofagastahttp://www.timeline.cl
Somos el medio de comunicación más leído de Antofagasta.

Con un gesto amable nos pide esperar un minuto para comenzar la entrevista acordada pues con la otra mano se encuentra al teléfono coordinando los detalles para sacar las últimas cosas que quedan de las dependencias del ya casi vacío Teatro Pedro de la Barra; el cual ya fue entregado a la constructora a cargo de remodelar completamente el lugar, proceso que tardará cerca de dos años.

Raúl Rocco entra y sale con su celular de la oficina donde lo esperamos, la misma que tiene en sus paredes cientos de póster que nos remontan décadas atrás, los mismos que desaparecerán con la demolición del inmueble, pues son tantos años pegados a estos muros que resulta imposible sacarlos, nos cuenta.

“Esta oficina también hacía de boletería. Era la oficina principal de atención a público. Y los afiches de estas obras son nuestras o de algunas que vinieron; además, tenían doble objetivo: tener la imagen de estas presentaciones, pero también frenar la caída del estuco de las paredes”, comenta este actor y actual director de la Compañía de Teatro de la Universidad de Antofagasta, quien además será el encargado de cerrar por fuera antes de la remodelación.

Exboletería del Teatro Pedro de la Barra de Antofagasta | Foto: Timeline.cl
Exboletería del Teatro Pedro de la Barra de Antofagasta | Foto: Timeline.cl

60 años tiene el Teatro Pedro de la Barra, hace 41 que Rocco llegó aquí. Toda una vida artística y también familiar vivió en estas roñosas tablas que la luz del día permite ver con claridad sus imperfecciones; las mismas que son a su vez aman quienes dicen adiós al lugar, a la espera de recibir a fines del 2023 un remozado recinto que contará con café, salas de ensayo, una escenario más amplio y asientos retráctiles. En definitiva, un salto al futuro con una inversión de casi 4 mil millones de pesos. Sin embargo, son estas tablas las que nunca olvidarán los actores de la compañía.

“Toda esta suciedad, este polvillo que caía, esta cosa de madera vieja que sonaba, esta hediondez de pronto, uno lo va a extrañar porque finalmente son las historias que pasan las que te conectan con los espacios”, señala con una cuota de nostalgia.

Antes de comenzar la entrevista, nos hace un recorrido por el Teatro, el que se transformará en el último registro audiovisual que comience sus labores la empresa constructora, y eso Rocco lo sabe, de ahí que se detiene a explicar cada espacio del lugar.

Los nuevos públicos

  • ¿Cuál es la evolución del público que consume teatro en Antofagasta?

A medida que ha crecido la población en Antofagasta, ha aumentado la gente que se dedica al arte, y la que lo consume. El arte nunca será masivo como el fútbol, siempre tendrá menos público, pero en Antofagasta, que tiene tradición artística, teatral, musical, de pintura, he visto que se ha correspondido ese aumento de la gente que se dedica al arte con el público que lo consume.

  • ¿Hay recambio generacional en ese público?

Sí, de todas maneras. Se ha hecho un trabajo con estudiantes, pues cuando hacíamos obras teníamos un nexo con las escuelas donde traíamos alumnos o íbamos a los recintos también, estimulábamos el teatro, y mucho público nace desde ahí. Chicos que nunca habían tenido contacto con el teatro, una vez que lo vieron, se entusiasmaron y después fueron público. Eso es una formación de audiencia que hemos mantenido desde siempre. Entonces ha ido creciendo. Y más ahora que hay jóvenes que han entrado a estudiar y se han profesionalizado en esto, quienes también arrastran a sus amigos, familiares, para que conozcan el arte teatral y puedan verlo. Esa formación de audiencia es algo que es consecuencia también del hacer, mientras más productos artísticos tengamos, vamos a tener público.

Obra "El galán atolondrado", de Molier. Dirección: Raúl Rocco | Foto: teatrouantof.cl
Obra “El galán atolondrado”, de Moliere. Dirección: Raúl Rocco | Foto: teatrouantof.cl

  • ¿Le ha sorprendido la mirada que tienen los jóvenes que están haciendo teatro?

Tengo la impresión que el artista tiene una base que es igual, antes y ahora, que es tratar de mostrar la vida aunque sea fea, hermosa, linda, con todos los vaivenes, el artista siempre quiere mostrarlo bellamente a través del arte. Podríamos hacer una obra que va a mostrar una tragedia enorme, pero que va a contarse con tanta belleza que la gente se sienta, la disfruta, le llega, la analiza, la comenta, la reflexiona, y ya estamos aportando con eso.

El artista que ahora se está formando académicamente también pasa por eso. Entonces, como hay una consciencia social que ha crecido últimamente, que pretende que todas las malas costumbres que hemos acumulados durante siglos, las cambiemos, vienen con ese chip. Y a mí, que llevó más de 40 años haciendo teatro, me agrada mucho que el sentido de esos jóvenes y sus intenciones creativas apunten a eso.

  • Si no mal recuerdo, cuando fue el estallido social que había en el frontis del Teatro Pedro de la Barra que decía: “Cuídanos, pues aquí se van a contar las historias de lo que está pasando” ¿Le gustaría dirigir alguna obra respecto a lo que ocurrió recientemente?

Claro que sí. Tengo muchas ideas, de hecho, nosotros en las pocas cosas que hemos podido hacer audiovisualmente, al no poder trabajar de forma presencial (por la pandemia), he visto a muchos que andan alrededor nuestro que están tocando esos temas, a partir del estallido, a partir de la pandemia, están presentando, están tratando de hacer reaccionar a la gente, están tratando de apelar a su sensibilidad para que podamos provocar cambios que tengan que ver con ser una mejor sociedad, que seamos mejor personas e ir creciendo. Y eso me parece fantástico hacerlo a través del arte.

Archivo del Teatro Pedro de la Barra | Foto: teatrouantof.cl
Archivo del Teatro Pedro de la Barra. Obra “Estamos en el Aire” | Foto: teatrouantof.cl

Adiós, Teatro Pedro de la Barra

  • El otro día el actor Daniel Lattus (parte del elenco del lugar), decía en sus redes sociales: “Adiós, Teatro Pedro de la Barra”. Independiente que aquí se va a entregar nuevas dependencias que seguirán albergando al teatro, ¿es un adiós a este recinto tal como se conoció?

Lo hemos conversado mucho nosotros pues si bien es cierto siempre la mejora en el aspecto físico es algo positivo, y sobre todo para el público que viene a vernos, también es cierto que uno empieza a apegarse a estas cosas que son tan nuestras, y sabemos que lo vamos a echar mucho de menos. Incluso cuando esté el teatro nuevo, lo vamos a recordar con mucho cariño… toda esta suciedad, este polvillo que caía, esta cosa de madera vieja que sonaba, esta hediondez de pronto, uno lo va a extrañar porque finalmente son las historias que pasan las que te conectan con los espacios.

Ahora, tenemos la tarea de traspasar toda esa mística a ese nuevo espacio, entonces después nos encargaremos de traspasarle a la gente que nos siga para que no se pierda la esencia. Pero lo físico lo vamos a extrañar pese a todo lo feo que era, viejo y arruinado, pero también maravilloso.

  • ¿Y cuál es la principal historia que lo conecta a usted con este espacio?

Personalmente me llena de emociones cualquier momento de los que he vivido acá porque yo llegué muy joven, a los 25 años, venía pololeando con mi mujer con quien después nos casamos acá, siendo ambos actores, nos separamos también acá. Pero, mis tres hijos se criaron también acá, y yo no tuve cómo no dejarlos que estudiaran teatro, entonces tengo tres hijos actores, y son actores por culpa de este teatro, por culpa nuestra (ríe) que nos venían a ver ensayar y a todas las funciones, entonces se fueron nutriendo de eso. Y todo eso para mí fue un proceso largo, pero que no me di ni cuenta. Si me preguntas por un momento, aquí todos los momentos los he valorado y son muy emotivos para mí. Este es un hogar.

En este momento, que estoy ad portas de jubilarme, o de tener la edad de jubilarme, pues no pienso hacerlo, creo que ya no podría hacer otra cosa más que teatro, y ojalá seguir haciéndolo acá. Me encantaría.

spot_img

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Tres miradas a la nueva Constitución: convencionales del PC, Vamos por Chile y del Pueblo Aymara hablan sobre el borrador

Por mandato, el pleno de la Convención Constituyente (CC) debía cumplir con dos salidas a regiones. La primera fue...

Más artículos como este

close-link