15.6 C
Antofagasta
martes, julio 5, 2022

Exseremis de Medio Ambiente apuntan al plan de remediación como pieza clave para resolver la crisis sanitaria de La Chimba

Felipe Lerzundi y Rafael Castro explicaron que hubo demasiada atención en la apertura de Chaqueta Blanca como herramienta para solucionar las quemas y la acumulación de basura en el exverterdero y los terrenos colindantes. Además agregaron que el trabajo para elaborar y presentar el plan, junto con ejecutar las tareas de remediación y recuperación del sector podría tardar hasta diez años. Una medida de corto plazo es concretar el cierre y realizar limpiezas.

Debe leer

El plan de remediación y recuperación del exvertedero La Chimba debe transformarse en la pieza clave de las gestiones para resolver de manera definitiva la crisis sanitaria que viven los vecinos del extremo norte de Antofagasta. Así lo recalcan dos exseremis de Medio Ambiente, quienes apuntan a que todas las autoridades deben agilizar las gestiones para los residentes del sector, quienes sufren las consecuencias por las quemas ilegales y la acumulación de desechos que desde hace años excede el área donde por casi medio siglo funcionó el vertedero.

La Municipalidad de Antofagasta, responsable de este trabajo, en el año 2017 ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el “Estudio de impacto ambiental del proyecto Plan de Remediación y Recuperación vertedero La Chimba”. Sin embargo, en noviembre del 2018, el edificio consistorial desistió del estudio a raíz de una serie de observaciones para enfocarse en la elaboración de un nuevo proyecto. Un año después y durante la puesta en marcha del relleno sanitario Chaqueta Blanca, la exalcaldesa Karen Rojo informaba que retomaría el estudio y en el 2020, el alcalde suplente Ignacio Pozo sostuvo que reingresarían el proyecto al SEA.

El pasado miércoles comenzó un incendio en el exvertedero que obligó la suspensión de clases para los establecimientos ubicados desde Nicolas Tirado hacia el norte por la presencia de material particulado y gases que afectan de manera más grave a la población infantil. Y en el contexto de las tareas para controlar los focos del siniestro y las responsabilidades a asumir, dos exautoridades de Medio Ambiente de distintos gobiernos coincidieron en que la solución definitiva al problema es presentar y ejecutar el plan de remediación.

En entrevista realizada en “El resto es música”, programa de Timeline.cl en Radio Sol, Felipe Lerzundi (segunda administración de Bachelet) y Rafael Castro (segunda administración de Piñera) hablaron sobre las complejidades de trabajar un proyecto de este tipo.

Castro manifestó que el plan de remediación presentado por la municipalidad buscaba recuperar un área altamente contaminada realizando una serie de acciones, fundamentalmente en el exvertedero, para sanear los suelos y ejecutar un proyecto urbanístico que integre el sector a la comuna. “Para entender esto hay varios ejemplos, el torneo de tenis de Flushing Meadows en Estados Unidos se realiza sobre un exvertedero que fue remediado y se integró a la ciudad”, detalló.

Lerzundi recordó que el principal problema del primer proyecto estuvo relacionado con la identificación de grupos humanos que viven y trabajan en el basural La Chimba y que deben ser reubicados. “Se ingresó a través de una vía de evaluación que no se hace cargo, porque los reasentamientos deben contar con el consentimiento de las personas a reubicar, independiente de si están en una toma. El proyecto pasó la resolución de admisibilidad, que dice que están los papeles, pero en la revisión se determinó que aquello no estaba (consentimiento) y es vinculante a la hora de la evaluación”, dijo.

En el segundo ingreso, añadió, lo que ocurrió fue un desistimiento, ya que la propia municipalidad retiró el plan de remediación que, al revisarlo no era de remediación y más bien apuntaba a un cierre. “Se solicitaron más antecedentes respecto de la caracterización de los tipos de residuos que había en el lugar y eso requiere más recursos de los que estaban contemplados y no estaban al alcance de lo que se había financiado. Por lo tanto, no había plata para realizar las acciones solicitadas por el compromiso de remediación cuando esto en definitiva era un plan de cierre, que también es necesario”, enfatizó.

Rafael Castro precisó que el cierre del vertedero La Chimba ocurrió en diciembre del 2019 y a partir de ese minuto, la municipalidad licitó una suerte de manejo del exvertedero al que solo podían ingresar escombros. Pero puntualizó que, en el inicio del 2020, comenzó a crecer hacia los costados, en terrenos ajenos al basural y, en definitiva, el exvertedero continuó existiendo.

“El proyecto de remediación fue insuficiente, porque el exvertedero creció hacia los costados y en ese sector tenemos un basural que mide más de las 160 hectáreas originales y cualquier plan que se ingrese y que solo considere esos límites quedará corto”, advirtió.

Por ello éste es el proceso más importante para terminar con el crecimiento del basural y las quemas ilegales que perjudican a los vecinos. “Es el eslabón, porque lamentablemente se advirtió durante mucho tiempo qué iba a ocurrir. Siempre nos quedamos con las noticias buenas y se planteó desde todos los sectores que Chaqueta Blanca por sí solo era la solución al problema de las quemas, a pesar de que se manifestó de que debía estar de la mano de un plan de remediación efectivo y donde todas las autoridades dejaran de lado las diferencias políticas legítimas, para darle un corte al problema. El basural de La Chimba no es solo el polígono que está determinado en las evaluaciones ambientales que presentó la municipalidad o en las resoluciones de la autoridad sanitaria, los alrededores se convirtieron en focos de microbasurales y que desde hace al menos ocho años ya proliferaban y se evidenciaban habiendo herramientas a nivel municipal, sanitario o de Transportes, para evitar que estas cosas ocurrieran”, explicó Lerzundi.

Ambas exautoridades concluyen el plan de remediación tiene que ser el corazón de las gestiones a realizar. Lerzundi expuso que Chaqueta Blanca fue una necesidad que se arrastraba desde hace décadas, pero que por enfocar los esfuerzos en algunos elementos, se perdió de vista el problema global, que no era solamente habilitar un lugar para disponer residuos de forma definitiva, sino que simultáneamente cerrar La Chimba. “Esto ya no se hizo, y quienes estuvimos en cargos de responsabilidad debemos asumir eso y en mi caso, tal vez me faltó más fuerza para relevar esto como el corazón para abordar el problema. Esto debe ser lo que hoy convoque tanto a Jonathan Velásquez como a la delegada presidencial y al gobernador regional para instaurar una mesa de trabajo y responder a los vecinos, a quienes no les interesa quién tiene la razón, sino que estas cuestiones no vuelvan a ocurrir”, aseguró.

Castro subrayó que la problemática de La Chimba es una herida en el medio de la ciudad, un caso excepcional a nivel nacional y que ha sido complejo porque requiere del trabajo de varias autoridades y en ese sentido recalcó que es urgente que se adopten medidas para reingresar el estudio de remediación, el que debe ser más amplio considerando todos los aspectos nuevos.

TIEMPOS DE TRAMITACIÓN

Felipe Lerzundi señaló que no es sencillo estimar los tiempos de tramitación para proyectar cuándo iniciarían las primeras labores en el terreno. Pero al menos cuentan con referencias, ya que no es necesario partir desde cero, toda la información que se presentó, independiente de que fuera rechazada, sirve como punto de partida y entre los elementos a destacar está la caracterización de los residuos.

“El basural de La Chimba tenía un plan de gestión de residuos que no permite, a lo largo de los 40 años que funcionó, tener una caracterización de los residuos en ciertos sectores. Cuando se remedia un sitio necesitas saber qué es lo que hay para utilizar una técnica, porque no es lo mismo usar una para residuos domiciliarios u orgánicos, que para un lugar donde se depositan baterías, pilas o desechos peligrosos. En La Chimba durante décadas se dispusieron residuos de todo orden, no hay zonas que permitan decir que cinco metros abajo hay residuos domiciliarios y esto es parte de los trabajos a realizar”, indicó.

Tambipen expresó que preparar un instrumento de gestión ambiental y para él correspondería un estudio de impacto ambiental, lo que abre una oportunidad de participación para los vecinos, solamente en ese proceso tardaría uno o dos años en levantar información y ordenarla para su presentación. “Después viene la etapa de evaluación, se presenta el estudio a trámite y en promedio en Antofagasta se demoran mínimo ocho o nueve meses una declaración de impacto ambiental y un estudio, no menos de dos años. Hoy en evaluación hay proyectos del año 2017. Hablamos de uno o dos años de preparación del estudio de impacto ambiental a la evaluación misma y por último, una vez que tengan el permiso ambiental a firme, tardarán mínimo un año en entrar a remediar, siendo que las actividades de remediación pueden demorar fácil diez años”, proyectó.

Castro sostuvo que los tiempos que señalado por el exseremi tienen que ver con un diagnóstico de realidad de lo que ha pasado en este caso y en otros para una recuperación seria y de largo plazo. Pero dijo que hay acciones de corto y mediano plazo que deben realizarse, porque el lugar sigue siendo un basural.

“De forma urgente y entiendo que el Gobierno Regional tiene un acuerdo con el municipio para hacer un cierre y una ocupación para impedir que continúe utilizándose el sitio como un vertedero. Se pueden hacer los estudios de base, pero en la medida que no sea utilizado permanentemente. Tenemos zonas como La Chimba a lo largo y ancho de la provincia de Antofagasta y probablemente no sabemos de ellas porque no tienen incendios. Las dimensiones son distintas, pero tenemos vertederos en Coloso, en la costa, cerca de la desaladora, en el sector de Chanida”, concluyó.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Covid 19: Aumenta el número de hospitalizados por el virus en la región de Antofagasta

A 44 aumentó el número total de personas hospitalizadas por coronavirus en la región de Antofagasta, cifra entregada en...

Más artículos como este