22.6 C
Antofagasta
martes, 27 febrero, 2024
spot_img
Región de Antofagasta

“Hoy el tema puntual es la seguridad pública, no hay que darle más vueltas”: Marcelino Carvajal, presidente de la Asociación de Municipalidades

El jefe comunal de Mejillones asumió la presidencia de la Asociación de Municipalidades de la Región de Antofagasta y habló sobre las principales dificultades que enfrentan las comunas de la zona. Dijo que, si bien cada municipio es diferente y tiene sus propias necesidades, necesitan alianzas estratégicas para beneficiar a la comunidad. “Tratamos de implementar de la mejor manera a los funcionarios de seguridad pública, sin embargo, todos estos temas pasan por recursos y sabemos que está desbordada la situación”, aseguró Carvajal.

El alcalde de Mejillones Marcelino Carvajal asumió la presidencia de la Asociación de Municipalidades de la Región de Antofagasta (AMRA) y expresó que los jefes comunales deben dar respuesta al principal problema que manifiestan los vecinos: la seguridad pública. “Es una bandera de lucha a llevar con mucha fuerza”, aseguró el edil, quien agregó que sin embargo, varias de las intenciones de los municipios quedan detenidas por la falta de recursos y potestades en esta materia. Carvajal apuntó que marca una gran diferencia pasar de un vehículo en la calle realizando labores preventivas a disponer de cuatro móviles y para eso necesitan más personal, lo que involucra más gasto de dinero.

“Hoy el tema puntual es la seguridad pública, no hay que darle más vueltas”, dijo el presidente de la AMRA, quien explicó algunas de las dificultades con las que conviven los nueve municipios de la región. Y dijo que en el interior de la asociación hay un ambiente muy bueno y que todos están dispuestos a apoyarse. Es sabido que la zona requiere de más fondos públicos, pero al margen de eso, destacó que también necesitan alianzas estratégicas entre las municipalidades, como también la posibilidad de firmar convenios con reparticiones de gobierno, universidades y empresas para mejorar la calidad de vida de los vecinos. “No es fácil, pero tenemos muchos temas que nos interesa abordar no de manera individual, sino como asociación, en turismo, cultura, recursos y problemas graves que estamos atravesando, como la seguridad. No queremos arrinconarnos y mirar desde la distancia, sino ser parte de un sistema que nos permita de la mejor manera llegar a los vecinos”, afirmó.

  • ¿El despliegue de los militares para resguardar la frontera llegó en el momento adecuado?

Es bueno que tengamos militares, porque las fronteras están muy vulnerables. El problema es que las medidas siguen siendo muy suaves y no estamos hablando de opresión, porque éstas se vulneran rápido. Se toman las plazas, los espacios públicos, al llegar a Chile tienen que respetar las reglas porque cuando vamos a otro país no podemos salirnos del esquema. No somos xenofóbicos, hay que entender que ha ingresado tanta gente de manera ilegal, sin ningún control. Cuando pasas por la frontera fiscalizan hasta un trozo de madera, pero en las tomas se anuncia ‘llegó queso fresco de Argentina’ u otros productos y para quien tiene un negocio formal se colocan mil peros para funcionar. Falta más fiscalización, los municipios estamos prácticamente vetados de entrar a las tomas y, al contrario, se crean organizaciones para ayudarlos y no estoy en contra de eso, bienvenido a quienes vienen a trabajar, el problema es por quienes vienen a delinquir, eso nos está complicando mucho.

  • ¿Al conversar con los vecinos y los otros jefes comunales, cuáles son los principales temas de preocupación?

El problema habitacional y educación. Por ejemplo, tengo un sobrecupo de 600 alumnos y no me han pagado un peso, cuesta mucho que la región y el país me ayude a regularizar. Estoy en desventaja, porque si no entrego educación, puedo ser acusado porque es un derecho y lo que digo es que de alguna u otra manera la exigencia se transforme en una solución compartida. Los beneficios no son para todos iguales, porque una persona que lleva 20 años esperando por una casa, pero se hace una encuesta a quienes viven en campamentos y claramente son personas más vulnerables. En Mejillones ya les dieron casas a extranjeros y ahora las arriendan y volvieron a la toma. Este problema que tengo en la comuna también está en otras partes, nadie está en contra de dar respuesta a ellos, pero los volúmenes que llegan a esta comuna son preocupantes. Tenemos más de siete mil extranjeros en Mejillones y éramos diez mil, este impacto presenta requerimientos a todo nivel. Y hay cosas que no entiendo, las empresas de agua y de electricidad ya instalaron medidores, pero si una casa no tiene el TE1 (certificado cumplimiento de normativa) demora dos años en conseguir la autorización si no tiene los recursos. Estas cosas no las entiendo, el país es garante en muchos aspectos, pero en cuestiones graves, asumen los municipios.

  • El año pasado mencionó que Mejillones tenía problemas en el área de educación por el aumento en la demanda de matrículas. ¿En qué está aquello?

Es algo grave y lo puedo demostrar así. El Liceo Juan José Latorre tiene una matrícula de 980 alumnos y hoy tiene 1.500. Cada vez que pedimos a Educación que nos reconozca los contenedores (habilitados para hacer clases), en Antofagasta dicen que nos darán soluciones. He hablado hasta con el presidente de la República, falta voluntad política para solucionar los problemas. Nos dicen que no tenemos la capacidad de baños, es lógico, si el establecimiento era para 980 matrículas y ahora tiene 1.500. La infraestructura que es modular la mejoramos enormemente, pero no está autorizada, en cambio donde hubo terremotos como Tocopilla y el sur de Chile sí pudieron. Que nos reconocieran cuatro o cinco de esos módulos representarían más de cien alumnos y en párvulos dimos una vuelta gigante, al menos obviaron la solicitud del TE1, algo que salió hace unos cuatro años y que no tiene ningún colegio en Chile. Si quieren echar más pelos a la sopa y no hay voluntad así vamos a estar, pero la educación la seguimos dando. Sin embargo, en abril o mayo se acabarán los recursos, porque en 24 años anteriores y ahora nunca quedamos debiendo un peso a los profesores y el colchón que teníamos ya se nos acabó y ¿cómo enfrentamos eso hoy? Con la disposición o la buena voluntad de un seremi, un subsecretario y agradezco públicamente al diputado Araya porque nos ha apoyado. Ya no sabemos con quién conversar, seguimos esperando y nadie mira los esfuerzos para continuar impartiendo educación con un sobrecupo de 600 estudiantes.

  • ¿Qué herramientas tienen los municipios para enfrentar la seguridad pública? ¿Por qué otras comunas cuentan con grandes departamentos para estas labores y en la región no vemos lo mismo?

Pasa por recursos y de acuerdo con la proporción de la comuna. En Mejillones la Armada, encabezada por el capitán de puerto con todo su personal, Carabineros y la municipalidad realizan patrullajes en todos los sectores. Nosotros tenemos dos vehículos que donó una empresa privada, dos que acabamos de comprar, otros dos anteriores, contratamos expolicías que tienen experiencia y duplicamos la cantidad de recurso humano. Pero nos falta más porque es un tema que se desborda, contamos con 30 cámaras y tendremos 16 más. Otro problema es que en Mejillones están quedando cerca de 18 Carabineros y no tenemos un teniente, contamos con un suboficial y lo ha hecho muy bien, sin embargo, no vamos hacia subcomisaría, estamos en retén. No puedo hablar mal de Carabineros, pero esta ciudad merece algo más. Circulan más de mil camiones diarios, la cantidad de vehículos menores es impresionante y debemos entregar una respuesta. Necesitamos más policías porque a veces dos están de vacaciones, dos salientes de guardia, otros administrativos o con reposo y ¿cuántos están en la calle? Falta personal y no es responsabilidad netamente de ellos y menos nuestra, es una institución distinta.

  • Si la seguridad pública se transformó en una cuestión tan importante en Chile, ¿debería asignarse un presupuesto especial y más amplio para estas tareas en los municipios?

Ese fue el tenor de la reunión cuando asumí. Hoy el tema puntual es la seguridad pública, no hay que darle más vueltas, es una bandera de lucha a llevar con mucha fuerza. Pero eso necesita recursos, potestades y que abordemos esto de verdad para no seguir diciendo que tenemos necesidades. No es lo mismo tener un vehículo en la calle que disponer de cuatro de ellos y para eso necesitamos personal que se contrata con recursos. Hay que dar respuestas, una plaza cuesta más de mil millones de pesos, bueno, no la hagamos, pero esa plata tiene que para un sistema que dé tranquilidad a los vecinos. Lo prioritario es abordar la seguridad pública, la comunidad espera respuestas inmediatas, pero tú remas con las personas que tienes, no puedes agregar más y no es algo de Mejillones, pasa en toda la región.

La alcaldesa de Tocopilla, Ljubica Kurtovic, tiene problemas graves en la ciudad, a lo que se suman las caletas tomadas con niños que tienen necesidades y eso al margen de la seguridad, porque hay drogas y otras situaciones, ya que es más fácil esconderse en esos lugares. Pero cómo llegar allá a fiscalizar, si puede hacerse ahí, luego es más fácil ir a la ciudad. Tratamos de implementar de la mejor manera a los funcionarios de seguridad pública, sin embargo, todos estos temas pasan por recursos y sabemos que está desbordada la situación. Quiero respuestas para los vecinos como lo quieren todos los alcaldes de la región.

PROYECTOS

  • Qué tanto afecta el incremento de precios para construir, lo que lleva a la quiebra de muchas empresas u obliga la revaluación de proyectos.

Nosotros nos adjudicamos una cantidad interesante de proyectos y se caen, porque los números no dan. Se hace la visita a terreno, luego se van a hacer los cálculos y más tarde no se presenta nadie. Ahí empiezan las contrataciones directas, lo que levanta suspicacias porque el concejo que fiscaliza piensa que todas estas contrataciones son un arreglo. Yo no estoy en eso y tampoco estoy dispuesto a perder la plata que nos adjudicamos, porque a veces por diez millones de pesos puedes perder 800 millones de pesos. Acá en el norte es carísimo construir, no es lo mismo que en Santiago.

  • ¿Cuáles son las municipalidades que necesitan más apoyo en la región, tanto de recursos como de profesionales para su gestión?

La prioridad es Tocopilla, una comuna deprimida. Ollagüe es una zona importante que no puede abandonarse porque ellos hacen patria en la frontera, no llegan profesionales, pero el alcalde (Humberto Flores) está empoderado y eso es valioso.

- Publicidad -

COMPARTE ESTA NOTICIA

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este