18.6 C
Antofagasta
sábado, 20 julio, 2024
spot_img
Columna de opinión

Reflexiones sobre la convención: el inicio de la magna tarea

"Las regiones tienen la hegemonía en el hemiciclo del ex congreso nacional. Veremos cómo se conjugan las representaciones regionales con la percepción que se tiene del centralismo de la capital, que ha operado, fuerte, hasta el presente, en cuanto a dotar de significado  y traducir las  expectativas de la periferia del territorio nacional", José Antonio González Pizarro, Consejero Constitucional y Académico UCN

Una de las críticas que se le formuló a la anterior Convención fue la falta de comunicaciones, restringiendo el acceso a determinados medios de comunicaciones. La libertad de opinión y de informarse, implica que se tengan distintas visiones e interpretaciones desde los mass media, y el lector, oyente, pueda extraer de tales fuentes de información, su propia postura sobre el convencimiento o no de lo que recibe.

Me interesa plantear a los habitantes de mi región, lo que observaré en el funcionamiento de la Convención, no para atosigar al lector de cosas triviales y efímeras, sino cómo se plantean las discusiones en temas que sean los que la ciudadanía puso en el tapete, especialmente desde la mirada regionalista.

Lo primero a tener presente es, que, en esta ocasión, la representación de Santiago, indistinta de su color ideológico, es exigua: cinco representantes. Y, por ende, las regiones tienen la hegemonía en el hemiciclo del ex congreso nacional. Veremos cómo se conjugan las representaciones regionales con la percepción que se tiene del centralismo de la capital, que ha operado, fuerte, hasta el presente, en cuanto a dotar de significado  y traducir las  expectativas de la periferia del territorio nacional.

El día 5 de julio, se asistió al Acta de Proclamación de los Consejeros electos, entregándose a cada uno de nosotros/as el Certificado del Tribunal Calificador de Elecciones, con la rúbrica de los cinco ministros que lo integran.

El día miércoles 7 de julio, se verificó la ceremonia de instalación de la Convención Constituyente en el ex Congreso Nacional, en el hemiciclo de la Cámara de Diputados, con la asistencia de los representantes de los poderes públicos. Una panorámica general, sin duda, evocaba la distribución de las bancadas, según fuese el punto de vista, a la derecha y a la izquierda, notándose de modo muy gráfico la fuerte representación de la bancada Republicana, mayoritaria, respecto a la Centro Izquierda y a la Derecha que hemos conocido desde el regreso a la democracia.

Los discursos medidos del Presidente de la República y del presidente provisorio de la Convención, Miguel Littin, se centraron en procurar el entendimiento, la paz y alcanzar una carta constitucional que en su estructura y contenidos, pueda satisfacer las expectativas de todo el pueblo, donde radica la soberanía (Art.4). Las constituciones precedentes, siguiendo el ejemplo francés, asignaban a la nación, la titularidad de la soberanía.

La elección de la directiva de la Convención, no fue novedad. Se sabía que correspondería a los republicanos liderar la Convención. Lamenté que la representante de Tarapacá, Ninoska Payauna, declinara la presidencia. Reunía las condiciones de mujer, de pueblo originario, madre y profesional del norte.

La alocución del Vice-presidente de la Convención, Aldo Valle, ex rector de la Universidad de Valparaíso,  prosiguió en el estilo de las alocuciones precedentes, en resguardar la paz social, en recomponer las confianzas. La intervención de la presidenta de la Convención Beatriz Hevia Willer, apuntó a las circunstancias que han conducido a la situación actual, calificando que el país vive una crisis multidimensional-social, económica, política- añadiendo, la crisis moral, dada la condición que se encuentra la familia. Apuntar a la crisis moral fue un intento de marcar un punto análogo al célebre discurso de Enrique Mac Iver, en el Centenario de la República.

Referirse a las condiciones referidas, a mi juicio, pudo ser disonante con el tono de las prédicas anteriores, pero se hizo cargo de un contexto que no podemos soslayar. Y parafraseando a la Biblia, así con esta mañana inaugural, terminó el primer día convencional

COMPARTE ESTA NOTICIA

1 COMENTARIO

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este


close-link