13.6 C
Antofagasta
sábado, julio 2, 2022

Subsecretario de Minería: “El mercado del litio es comparable con el de las cerezas, así de relevante es actualmente” 

Edgar Blanco comparó la realidad de esta industria con la minería, pero destacó que los costos y sobre todo las concentraciones que tienen los salares en Antofagasta son elementos que haría al país competitivo en el plano internacional. El ex intendente de la región también habló sobre el royalty minero, dijo que no es el único camino para conseguir un impacto en las zonas donde operan estas empresas y espera certezas para evitar la pérdida de inversiones.

Debe leer

Timeline Antofagasta
Timeline Antofagastahttp://www.timeline.cl
Somos el medio de comunicación más leído de Antofagasta.

A pesar de que la industria del litio en Chile tiene muchas condiciones para ser competitiva, el subsecretario de Minería, Edgar Blanco, manifestó que se trata de un mercado que actualmente es comparable al de las cerezas. “Así de relevante es y para ponerlo en proporción, es 30 veces más pequeño que el mercado del cobre”, aseguró.

Pero al proyectar el desarrollo de esta actividad, el ex intendente de Antofagasta subrayó las características que le permitirían al país posicionarse como un importante productor para el mundo. A diferencia de Australia o China, donde el litio se encuentra en rocas y requiere de un extenso proceso para conseguirlo, en Antofagasta este elemento se encuentra en salmueras bajo salares y su separación es mucho más sencilla.

“Aunque la gente no lo crea, el litio en Chile tiene un alto valor agregado. Llegar al hidróxido de litio es un trabajo muy complejo, porque la pureza necesaria para los productos que se realizan después es alta. Ya sea para baterías, pintura o medicamentos, el litio tiene distintas características y todas esas se entregan aquí en el proceso de producción”, destacó.

Blanco estuvo la semana pasada en Antofagasta y habló sobre el royalty minero, la idea de una empresa estatal del litio, el uso de agua para la producción minera y entregó su visión sobre qué tan importante sigue siendo la industria completa a nivel internacional. “Perú hace mucho tiempo que separó su realidad política de la económica. Ellos no solo registran cuatro gabinetes en los últimos seis meses, también cuentan con cuatro presidentes en los últimos cuatro años. Pero aumentaron un 20% la producción y la economía sigue creciendo un 5%. Esta disociación entre la economía y la política permite que el país siga creciendo”, advirtió el subsecretario.

  • ¿Cuáles son los desafíos en materia minera que tendrá el próximo gobierno?

La minería desarrolló una resiliencia muy grande producto de la pandemia y mantener esto en lo que viene será importante. La pandemia no se irá, pero mantener controlado el nivel de contagios y la producción es uno de los principales desafíos de la industria. Desde el Estado, ser atractivo para la inversión minera es un tema fundamental, considerando la realidad actual en la que se está hablando desde un royalty hasta la nacionalización de la minería. Esto es observado por los inversores extranjeros y es importante que se entregue tranquilidad de parte del gobierno y también con el proyecto de royalty que sigue en trámite en el Congreso y que de aprobarse como salió de la Cámara de Diputados será una mala noticia para las inversiones y la industria minera en el país.

Por otro lado, sabemos la necesidad de aumentar la participación de mercado de Chile en la en la producción de litio. Desarrollamos una licitación que se encuentra judicializada, pero ya sea por ese u otro camino, el país tiene que enfrentar de manera conjunta con una política de Estado lo que está pasando con el litio y eso tiene que atenderse de inmediato. Cada día que pasa perdemos oportunidades con respecto al mercado del litio.

En los desafíos medioambientales está el uso de agua, aumentar la cantidad de desaladoras y procesos de recirculación de agua. Actualmente, en la minería cerca del 30% del agua proviene de la desalación y de aquí al 2030 hay proyectos para llegar el 50%.

Las energías renovables para el consumo de las plantas y ojalá potenciar el desarrollo del hidrógeno verde como una solución para aquellas fuentes de consumo energético que no pueden abastecerse de energías renovables, como los camiones. La minería ocupa energía eléctrica para las plantas y puede ser fotovoltaica o termosolar, pero los camiones consumen diésel y no tienen otra forma de funcionar que no sea a través de ese tipo de motores. El hidrógeno verde es una oportunidad que tiene que adaptarse desde esa lógica.

  • Una de las discusiones parlamentarias es que eventualmente el proyecto de royalty que avanza en el Congreso quede en nada en tanto se discutan mayores tributos para las mineras a través de una reforma tributaria del gobierno entrante. ¿Sería una buena fórmula que se ésta la vía para discutir los tributos mineros?

Lo principal es entregar tranquilidad y eso lo hacen las reglas claras, la incertidumbre es muy mala para fomentar la inversión. Si retrocedemos tres pasos, lo que se busca no es aumentar el impuesto a la minería, sino que tenga un mayor impacto en las comunidades. Y para solucionar esta preocupación existen distintos caminos, no solo el aumento de impuestos, porque en general esta medida termina en el fisco a nivel nacional y después los presupuestos se reparten en función de la cantidad de personas que viven las regiones. Hay que buscar la fórmula para que la minería tenga un mayor impacto en los lugares donde trabaja y eso puede ser a través de proyectos de iniciativas regionales, con mejores relacionamientos comunitarios. También puede ser con la formación de profesionales y académicos para que se queden en la región, que las mineras se hagan parte del desarrollo regional para que estas zonas sean más atractivas para que no exista tanta conmutación.

Tenemos varias formas de lograr esto sin necesidad de aumentar impuestos que, aunque exista un espacio, pueden generar ruido cuando tenemos otras economías con industria minera y que están siendo más atractivas que Chile.

  • El próximo subsecretario de Minería, Willy Kracht, sobre el litio planteó la idea de avanzar hacia empresas nacionales. ¿Es un buen camino?

Se puede avanzar con distintos caminos. No creo que la empresa nacional del litio sea la solución más pronta para aumentar la producción que Chile tiene hoy, entendiendo que una empresa de estas características tiene que pasar por una ley en el Congreso y está la Convención Constituyente que puede cambiar las reglas del juego. Es decir, queda mucho por recorrer antes de una empresa nacional del litio que se haga con pertenencias y que parta con la exploración para producir. Lo que necesitamos hoy tal vez son dos caminos, proseguir con una licitación privada como la que está desarrollada y que es lo mismo que se hace con todo el resto de los minerales en el país, porque no se está entregando de manera gratuita o indicada a alguien. Además, esta licitación entrega fondos frescos al Estado, 120 millones de dólares podría recibir, que perfectamente podrían ser el capital inicial para formar una empresa nacional del litio que venga a complementar los esfuerzos realizados.

  • Se plantea que Chile tiene muchas condiciones para que el litio sea un aporte importante al país. ¿Es tan relevante el ingreso que puede generar comparado con la minería? Otro aspecto que se menciona es que el factor logístico es complejo para desarrollar una industria nacional, porque luego el producto tiene que enviarse por barco hacia distintos puntos, lo que encarece los costos.

Hoy el mercado del litio es comparable con el mercado de las cerezas, así de relevante es actualmente. Para ponerlo en proporción, es 30 veces más pequeño que el mercado del cobre. Chile sí tiene muchas condiciones para explotar litio y ser competitivo internacionalmente, porque se encuentra en salmueras bajo salares. Esa concentración de líquido en salmuera se saca y gracias al sol se separa y se obtiene litio mediante el tratamiento de planta. En países como Australia o China este elemento se encuentra en rocas, en espodumeno, por lo tanto, hay que hacer todo el proceso minero, tronar, moler y cargar camiones para conseguir litio. Nuestros costos y sobre todo las concentraciones que tiene nuestros salares son muy competitivas. Aunque la gente no lo crea, el litio en Chile tiene un alto valor agregado, llegar al hidróxido de litio es un trabajo muy complejo, porque la pureza necesaria para los productos que se realizan después es alta. Ya sea para baterías, pintura o medicamentos, el litio tiene distintas características y todas esas se entregan aquí en el proceso de producción.

Por supuesto que es complejo logísticamente pensar en el armado de vehículos a baterías en Chile, cuando solo en esa batería el 8% de su peso es litio, todo el resto tiene que traerse desde afuera. Vamos a importar el 92% del peso de la batería para ir al lugar más lejano geográficamente, que es la distancia de Chile con China. Enfoquémonos en aquellas que podemos hacer y sacarles valor agregado. Se habla de lo que hace Bolivia, que tiene una planta piloto que es pequeñísima, no puede producir baterías a escala industrial y también se dice que allí hacen baterías de litio y no es así.

  • ¿Sigue siendo Perú una amenaza real para la minería chilena, considerando todos los cambios políticos del último tiempo?

Sí, pero no para la industria, sino para la inversión. Perú hace mucho tiempo que separó su realidad política de la económica. Ellos no solo registran cuatro gabinetes en los últimos seis meses, también cuentan con cuatro presidentes en los últimos cuatro años. Pero aumentaron un 20% la producción y la economía sigue creciendo un 5%. Esta disociación entre la economía y la política permite que el país siga creciendo y por ello sigue siendo atractivo. Sí una empresa hoy puede pensar en invertir en Perú y cuando estuve hace unos meses en Londres, nos comparaban con el sudeste asiático en el nivel de riesgo para invertir. Esa es la realidad de Chile, pero con yacimientos más antiguos, con menores leyes y recursos hídricos más escasos. Perdimos las ventajas que teníamos hace 20 años.

  • ¿Observan faenas que pudieran cerrar en el mediano plazo por la falta de competitividad?

Hay faenas que pueden dejar de producir por no tener acceso a agua, Cerro Colorado es un ejemplo claro. La corte le dio la mitad del recurso que tenía antes y ahora está en un proceso de ver cómo continuar con su producción. Antofagasta Minerals, sobre todo con Los Pelambres, redujo entre un 10% y 15% la producción del 2021 por el acceso al agua. Y si existe un royalty como el que salió de la Cámara de Diputados, estimamos que el 70% de la industria del país estará sobre el precio de largo plazo, no será rentable.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

“100 años de historia que se van de un momento a otro”: Seremi de cultura por incendio en Casona de Antofagasta

“Lamentamos profundamente como Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el incendio que afecta la que fuera...

Más artículos como este