13.6 C
Antofagasta
domingo, julio 3, 2022

Tres miradas a la nueva Constitución: convencionales del PC, Vamos por Chile y del Pueblo Aymara hablan sobre el borrador

La Convención Constituyente está en Antofagasta y presentó el primer texto con las 499 normas. Hugo Gutiérrez, Marcela Cubillos y Luis Jiménez entregaron su evaluación del documento, se refirieron a los puntos que más destacan y anticipan el resultado del plebiscito de salida del próximo cuatro de septiembre.

Debe leer

Por mandato, el pleno de la Convención Constituyente (CC) debía cumplir con dos salidas a regiones. La primera fue al Biobío y desde ayer se encuentra en Antofagasta, en un hito que coincide con el término del primer borrador que contiene las 499 normas. Con la propuesta ya presentada a la comunidad, tres convencionales de diferentes sectores entregaron sus impresiones sobre el texto, explicaron si creen que representa a la mayoría de los chilenos y también anticiparon sus resultados para el plebiscito de salida en septiembre.

La convención sesionó en las Ruinas de Huanchaca, donde junto con presentar el borrador, lo entregaron a las comisiones para continuar con el proceso de armonización, la confección de las normas transitorias y el preámbulo, lo que indica la puesta en marcha de la última etapa del trabajo de la CC. A esta actividad se suma el despliegue de comisiones y constituyentes por comunas y territorios de la región para difundir el contenido de la propuesta.

En cinco preguntas, convencionales del Pueblo Aymara, de Vamos por Chile y del Partido Comunista resumen su mirada del borrador y también los aspectos en los que creen está al debe.

Pueblo Aymara

Luis Jiménez, abogado y constituyente por Arica y Parinacota.

  • ¿Cuál es la mirada que tiene del borrador?

Lo primero es indicar que se trata del primer borrador, porque ahora viene la Comisión de Armonización que ajusta el texto, identifica si algunos artículos están repetidos o son poco claros y entrega una propuesta de mejor redacción al pleno, lo que puede cambiar un poco las cosas. Y a eso hay que agregar las disposiciones transitorias que responderá la pregunta de qué sucede con las leyes vigentes. También falta el preámbulo, que está a cargo de una comisión especial para ello, con un mensaje inicial como el que tienen muchas constituciones.

En el balance general creemos que es un texto sólido técnicamente, que responde a varias de la demandas que levantaron las comunidades, las regiones, las mujeres, los pueblos indígenas. Con este primer borrador, la idea es que la gente lo lea y tengan una opinión informada al respecto.

  • ¿Este documento avanza en que todos los chilenos se sientan representados?

Sí, porque la Constitución vigente representa una sola mirada ideológica, que era de quienes gobernaban en ese tiempo. Además, hay que actualizar las leyes que representen los valores de todos los sectores y entre ellos, con lo que ha pasado en el mundo, no pueden faltar los derechos de las mujeres, de los pueblos indígenas, las regiones, el medio ambiente y temas que antes no se escuchaban mucho. Así que esperamos que esta Constitución represente una mayor cantidad de personas que la anterior.

  • ¿Qué es lo que más destaca?

Como representante del Pueblo Aymara destaco el reconocimiento de los pueblos indígenas, lo que estaba olvidado, con una serie de derechos que no buscan un privilegio, como ha dicho cierto sector, sino que garantice que nuestra cultura siga viva. Tenemos el despoblamiento, a veces el idioma no se enseña, y la idea es garantizar la sobrevivencia de los pueblos. Lo segundo es regionalismo, para que se tomen más y mejores decisiones en las regiones y que no todo lo decida Santiago. También una puesta al día con los nuevos valores, los derechos de las mujeres, más democracia, el medio ambiente. Y en otro tema importante, a pesar de lo que han dicho algunos, como en la propiedad o las pensiones, nosotros no eliminamos ninguna institución y sostenemos que las perfeccionamos. Invito a la gente a leer con tranquilidad y hacer las preguntas que tengan, a abrir el debate, porque esa es la invitación que hacemos los convencionales y en especial a la gente de Antofagasta, para que sientan que esta es una Constitución que representa a todas las regiones y a Chile.

  • ¿Hubo aspectos quedaron al debe?

Claramente por un tema de tiempo, lo que pasó el fin de semana y que nos afecta a todos los de la zona norte, la minería. No se llegó a un gran acuerdo sobre ello, pero sí las sustancias minerales pertenecen al Estado, como es en la Constitución vigente y, se garantizó que las concesiones mineras ya no serán otorgadas por tribunales, sino mediante otros actos que sean más transparentes y públicos. Pero el resto de la regulación tendrá que resolverse en armonización o dejarlo definitivamente a las leyes. Otros aspectos fueron definir aún más las facultades de algunos órganos, como la Defensoría de la Naturaleza, que es una institución nueva, pero tampoco es tan grave, porque eso va a dejarse a la ley.

  • ¿Qué resultado anticipa para el plebiscito de salida?

Confiamos que con este primer borrador habrá un debate abierto, donde todas las personas, académicos, políticos, dirigentes y las personas de a pie puedan opinar, informarse y darse cuenta de que nuestro anhelo fue una mejor Constitución que responderá a las distintas demandas. Esto lo hicimos escuchando a expertos y distintos grupos para que esta sea la Constitución más representativa y esperemos que eso se vea reflejado con la votación final. Anticipo el apruebo.

Vamos por Chile

Marcela Cubillos (IND-UDI), abogada convencional por el Distrito 11 (La Reina, Las Condes, Lo Barnechea, Peñalolén, Vitacura).

  • ¿Cuál es la mirada que tiene del borrador?

No tengo una mirada positiva. Creo que lo que se hizo en este texto es el programa de gobierno del Frente Amplio y el Partido Comunista, no una Constitución que está llamada a regir por décadas, representar a todos los chilenos y que se pueda gobernar bajo su amparo con distintas ideas políticas. Lo que se hizo fue una Constitución partisana, que representa solo a un sector, que debilita la democracia y que, además, es indigenista, que afecta el principio básico de la igualdad ante la ley, estableciendo privilegios para los representantes de esta agenda en Chile.

  • ¿Este documento avanza en que todos los chilenos se sientan representados?

La izquierda tenía los votos para escribir la Constitución sola y eso hizo desde el día uno, sin buscar ni tener la intención de construir acuerdos más transversales. Nosotros como sector desde el primer día presentamos propuestas y estuvimos siempre abiertos a construir, a mejorar los textos. Pero al final no hay ninguna norma que haya sido trabajada en consenso o que represente una voluntad de acuerdo transversal. Es cierto que tenían los votos para escribir la Constitución solos, pero eso es una mala estrategia política, porque el texto, si se aprueba, será siempre cuestionado.

  • ¿Qué es lo que más destaca?

Más que destacar es poner el acento en las cosas aprobadas que me parecen más grave. Repito, es una Constitución indigenista y que divide a los chilenos, por lo tanto, queda pendiente elaborar una Constitución que nos una. En segundo lugar, da más poder a los políticos y menos a las personas; en tercer lugar, debilita la democracia en varios aspectos fundamentales porque no establece los adecuados contrapesos al poder político. Qué decir que, en materia educacional, solo establece la obligación para el Estado de dar financiamiento público a las instituciones estatales, ya sea de educación básica, medio o superior, cuando sabemos que la gran mayoría de los estudiantes están en instituciones no estatales. La minería queda sin un estatuto que garantice y proteja la inversión.

  • ¿Hubo aspectos quedaron al debe?

Son muchos porque esta Constitución se hizo, supuestamente, para solucionar una demanda por mayor igualdad y lo que hace es instalar la desigualdad ante la ley. Los ciudadanos pedían, supuestamente, un mayor empoderamiento y lo que se hace es más poder para los políticos y menos para las personas. En materia de derechos sociales, con una ideología extrema, se excluye a los privados de la provisión de bienes públicos, lo que es fundamental. El sistema médico funciona mejor con la integración del sistema público y privado, lo mismo en educación y pensiones. Por un ideologismo extremo, lo que se hace es perjudicar las opciones de satisfacción y acceso a los derechos sociales. También extraño que se rechazaron todas las normas que buscaban fortalecer y empoderar al ciudadano frente a la administración del Estado para que pueda exigir un buen servicio y que éstos no paren cuando el Estado lo requiere y ser indemnizado en casos de suspensión. No se aprobó ninguna norma que permitiera que ese ciudadano se empoderara para exigir un buen servicio y una buena atención, entre otras muchas cosas que siento que quedaron al debe.

  • ¿Qué resultado anticipa para el plebiscito de salida?

Seguramente será un resultado parejo, pero el problema de si esta Constitución se aprueba por estrecho margen, la convención no habrá cumplido el rol para el cual se constituyó. Este proceso se hizo para zanjar la discusión constituyente y tener una Constitución que nos representara a todos, para terminar con este debate que para muchos dividía. Si este texto se aprueba no por una mayoría sustancial, no solucionará el problema y heredará una dificultad mayor, una Constitución que divide, segrega y que no une a todos los chilenos.

Partido Comunista

Hugo Gutiérrez, abogado y representante de Apruebo Dignidad por el Distrito 2 (Alto Hospicio, Camiña, Colchane, Huara, Iquique, Pica, Pozo Almonte).

  • ¿Cuál es la mirada que tiene del borrador?

Antes que todo, tengo que dar cuenta dentro de los plazos que nos fijamos dimos cumplimiento a contar un borrador de Constitución política, lo que nos tiene bastante satisfechos, ya que el pueblo de Chile nos entregó un mandato y cumplimos. Aquellos agoreros que decían que no tendríamos la capacidad para esta etapa de borrador, hay que decirles con claridad que las comisiones lograron producir todas las normas necesarias en los plazos correspondientes.

Es una Constitución que viene a restituir el poder al pueblo, la soberanía ya no recae en un ser etéreo como es la nación, sino en cada uno de los habitantes del país. Esto ya no es un país donde el poder económico es el que está presente en todas las problemáticas de los chilenos, sino que quien debe dar cuenta de cómo se solucionan los problemas es el pueblo. Es un gran avance y más aún, dejamos claro que el Estado de Chile es social y democrático, para que todos tengan los derechos mínimos y suficientes para una buena calidad de vida.

  • ¿Este documento avanza en que todos los chilenos se sientan representados?

Hubo una amplia discusión, una amplia deliberación y votación, con quorum alto de dos tercios que se fijó para el proceso constituyente y que se cumplió en cada una de las etapas. En términos de dar cuenta de lo que nos planteaba el proceso para aprobación de normas se cumplió a cabalidad. Muchos creían que esto sería difícil, me incluyo, pero a la postre, la amplia discusión nos llevó a aprobar por dos tercios tal cual se exigía. Por otro lado, da cuenta de las urgencias que tiene el pueblo en satisfacción de derechos, que es la palabra que más se menciona en la Constitución. La gran exigencia del estallido social es que teníamos un pueblo carente de derechos básicos, como la salud, educación, previsión social, el trabajo y tantos otros ausentes en la actual Constitución hecha en dictadura. La ciudadanía cuando comience a leer cada uno de los articulados se dará cuenta que existe una plena satisfacción de las exigencias del estallido social, en cuanto al reconocimiento de derechos y el deber del Estado de garantizarlos.

  • ¿Qué es lo que más destaca?

Que la soberanía recae en el pueblo de Chile, que el Estado es social y democrático de derechos, eso es lo más cercano a la realización del principio de solidaridad y reconocimiento de derechos sociales. La paridad de todos los órganos del Estado es una demanda del movimiento feminista, no podemos tener órganos en el Estado que estén integrados solo por hombres, el mínimo será un 50% de mujeres, lo que es un avance espectacular. También es relevante un sistema político que da cuenta de la existencia del Estado regional y que cada una de las regiones serán autónomas para satisfacer sus propias demandas sin tener que preguntar al centro político qué deben hacer en problemas que tienen agotarse desde la especificidad, desde la región. Tenemos un sistema político con tres poderes, el Ejecutivo, el Legislativo y el Regional, que tendrá un poder significativo, tanto así, que habrá una Cámara de las Regiones, superando al antiguo Senado que, en definitiva, era un órgano hecho por el poder económico para mantener de alguna forma interdicto el poder del pueblo que se manifestaba en la Cámara de Diputados. El Senado que se conoció como un cuoteo de poder económico termina y es un gran paso.

  • ¿Hubo aspectos quedaron al debe?

Hay temas que serán objeto de deliberación mayor, hay mecanismos de democracia directa que podrán resolver las insuficiencias que hubo en el proceso, como todo lo que tiene relación con el estatuto minero. Nos habría gustado profundizar más en que la explotación de los recursos minerales fuera por el Estado o sus empresas combinado con un porcentaje de participación de la empresa privada, pero fundamentalmente en manos del Estado. Lamentablemente hubo fuerzas políticas que quisieron dejar todo tal cual como está y eso sin duda significa un deterioro a la posibilidad del financiamiento de los derechos sociales y habrá que buscar en las normas transitorias alguna forma en que quede clara la emergencia y necesidad de la explotación de los recursos naturales por parte del Estado. En caso contrario, los mecanismos de democracia directa que se establecen podrán solucionar los temas, ya que permiten que el pueblo se organice y exija, revoque leyes o pida reformas constitucionales. Creo que estos mecanismos tendrán que activarse luego por parte del pueblo cuando se apruebe la Constitución, porque otro gran logro de este borrador es devolver el poder al pueblo y establecer estos mecanismos de democracia directa.

  • ¿Qué resultado anticipa para el plebiscito de salida?

Espero que esta propuesta de nueva Constitución política sea aprobada por el pueblo, porque está hecha en función de sus intereses y de cómo se proyecta el futuro. Creo que ninguna región podría estar en contra de aprobar esta Constitución, sobre todo, cuando entrega tanto poder a las regiones para que resuelvan sobre su futuro sin esperar que sea Santiago el que vea sus problemas. Esta es una Constitución que será aprobada por los pueblos de Chile.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

“100 años de historia que se van de un momento a otro”: Seremi de cultura por incendio en Casona de Antofagasta

“Lamentamos profundamente como Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el incendio que afecta la que fuera...

Más artículos como este