23.6 C
Antofagasta
viernes, 23 febrero, 2024
spot_img
Obra se encuentra abandonada desde el 2017

Vecinos acusan delincuencia y riesgo de incendio por abandono del Vivero Municipal de Antofagasta

Un millonario proyecto de reposición quedó detenido por una disputa legal entre el municipio y la empresa a cargo de la obra que ahora está completamente abandonada. Los patios de los residentes de calle Bellavista están separados de este pulmón verde por una reja que está cediendo junto con el terreno. Explicaron que hay personas viviendo en el interior del vivero, registran robos y temen que un incendio en la vegetación seca y madera acumulada pudiera afectar a las viviendas.

Una ligera reja que está cediendo con el terreno y que podría caer en cualquier momento es lo que divide el patio de los vecinos de calle Bellavista con el Vivero Municipal. El pulmón verde, que permanece abandonado debido a los problemas judiciales en los que terminó el proyecto para su reposición, ahora es una fuente de inseguridad para los residentes que colindan con este espacio ubicado en Avenida Iquique, frente a La Vega Central de la ciudad. El temor lo genera un grupo de personas que está utilizando el sitio para pernoctar ya que con ello aparecieron robos en las viviendas. Además, hace algunas semanas quemaron un camión en el interior y hay preocupación de que, debido a la madera acumulada y la vegetación seca, un siniestro afecte a toda la población del perímetro.

Vecino cuyo patio colinda con el abandonado Vivero Municipal de Antofagasta | Foto: TL Antofagasta
Vecino cuyo patio colinda con el abandonado Vivero Municipal de Antofagasta | Foto: TL Antofagasta

Los vecinos, en su mayoría de la tercera edad y que llevan más de cinco décadas viviendo en el lugar, recuerdan lo bonito que era visitar el vivero y explicaron que en algún momento hubo caballos, se realizaban cumpleaños y matrimonios. Por eso ahora lamentan el estado en el que se encuentra y observan todos los días cómo la vegetación está muriendo.

El 11 de diciembre del 2017 iniciaron los trabajos del proyecto “Reposición Vivero Municipal de Antofagasta”, obra impulsada por la municipalidad y contempló una inversión de cuatro mil millones de pesos aportados por el Consejo Regional. Pero ocho días más tarde, la empresa a cargo de la iniciativa fue notificada de que el permiso de edificación había caducado y debía actualizarse a la normativa vigente. Éste fue el origen de una disputa legal que incluso se extendería hasta la próxima administración alcaldicia. Según la demanda de la compañía contratista presentada en enero del 2021, esa fue la causa directa de la paralización de los trabajos, ya que el permiso era responsabilidad del municipio, junto con mencionar que también se necesitaba un estudio de mecánica de suelo y otras labores que incrementarían fuertemente los costos.

Temor

Mónica Gutiérrez plantó varios cactus en el patio de su casa en calle Bellavista con la idea de que al menos funcionen como un elemento que dificulte cualquier ingreso a su vivienda. En esa área solo una reja la separa del vivero y esa estructura municipal está oxidada, los puntos de apoyo están cediendo junto con el terreno y es probable que con un mínimo esfuerzo el cierre de metal caiga por completo. También señaló que hay dos cámaras de aguas servidas a la vista y madera acumulada producto de las obras paralizadas e incluso de épocas anteriores.

Gutiérrez relató que a través de las redes sociales pidió ayuda al alcalde Jonathan Velásquez y aunque no logró su objetivo, hace dos años se encontró con él, pudo explicar sus problemas y éste entregó sus datos a su jefe de gabinete. Un par de meses atrás, dijo, acudió al municipio, volvió a encontrarse con el alcalde y nuevamente le pidió revisar la situación.

“Nosotros vemos pasar personas por el vivero, ¿qué harán? No lo sabemos, ya que por el terreno estamos más abajo y no podemos observar. En la noche hay luces de celular o de linternas y a las 20 horas cerramos las puertas de atrás con llave, las ventanas tienen protecciones”, aseguró.

El terreno contaba con vigilancia, sin embargo, indicaron que desde hace un tiempo no volvieron a ver a los guardias.

Yasna Morales lleva cuatro años como presidenta de la Junta de Vecinos Norte 38 que comprende el distrito entre calles La Serena – Paraguay. Hace unos dos años, manifestó, en plena pandemia aumentaron notablemente los rucos en el sector y notaron los ingresos al vivero que en su mayoría eran por parte de venezolanos. Pero ahora, dijo, son chilenos quienes están ocupando el lugar, acusando que ellos son quienes delinquen. La dirigenta expuso que hay más de 80 oficios que ha enviado la Segunda Comisaría a manos del delegado de cuadrante. Carabineros ha desarrollado una intensificación de patrullajes y señaló que a veces trabajan a tres turnos, desde las 20 horas a la madrugada, pero como tienen pocos carros y personal no alcanza para todo el sector.

“Están tomándose el Vivero Municipal y esto se ha informado a las autoridades, específicamente al jefe de Seguridad del municipio. En varias reuniones Luis Fres me dijo que haría lo que estaba a su alcance. Pero en estos momentos, el vivero no tiene guardias, está abandonado, ahí pernoctan y se esconden de la delincuencia que provocan en el sector”, aseguró.

Morales sostuvo que en estos momentos la mayor inseguridad es el perímetro que comprende hacia la calle Bellavista, donde hay cerca de 20 propiedades que tienen su patios colindantes con el vivero. En las noches el temor es porque desconocidos han saltado a las propiedades a robar debido a que el terreno está en pendiente hacia ellos y es muy fácil pasar la reja. “Hacemos un llamado con urgencia a las autoridades para que se hagan responsables, al alcalde Jonathan Velásquez, así como se preocupa de los rucos de la costanera, que también se haga presente en el pulmón verde que tenemos aquí”, solicitó.

Riesgo de un incendio

La presidenta de la junta de vecinos mencionó que hace dos semanas a las 15.30 horas ocurrió un incidente con los camiones aljibes que dejó la constructora que estuvo a cargo del proyecto de reposición. Las máquinas comenzaron a incendiarse y manifestaron lo sucedido al alcalde, sin embargo, “su respuesta fue que a él no le conciernen las cosas que quedaron adentro porque eran de la constructora y no le pertenecen al municipio”.

Como las áreas verdes están secándose y, además, hay maderas y otros elementos, el temor es a un incendio que llegaría rápidamente a las casas. Morales también recalcó que en ese espacio ya no quedan cañerías porque fueron robadas y tuvieron que solicitar que Aguas Antofagasta cerrara las salidas de agua.

En la cuadra han presenciado robos, asaltos. En calle Tarapacá durante una mañana intentaron robar a un vecino y éste hizo justicia con sus propias manos, contaron los residentes. Pero un hecho que marcó a la comunidad de la zona fue el homicidio del 29 de julio del 2022, cuando un adolescente de 16 años murió tras ser atacado por una turba en la intersección de las calles Bellavista con Calama. “Eran cinco rucos que estuvieron unos cuatro meses en la costanera, algo que informé varias veces a Seguridad Ciudadana y los iban a sacar, sin embargo, ocurrió el crimen que afectó a todo nuestro sector”, lamentó.

Árbol cayendo a su casa

Alfredo Castel vive hace 60 años en calle Bellavista y junto al temor que comparte con el resto de los vecinos, el patio de su casa vive una situación particular: un árbol del vivero que está justo en el límite del recinto está cediendo e inclinándose hacia su propiedad. Esto genera varios problemas, apuntó, ante un incendio las ramas llevarían el fugo directo a su vivienda, también facilita aún más el acceso al inmueble desde el vivero y debido a la presencia de patos yecos que llegan al árbol se origina un olor difícil de soportar.

“Se nos viene encima un árbol del vivero, hemos realizado reclamos y no vienen. Ahora los patos yecos prácticamente están viviendo en nuestra casa. Con el viento nos llega el olor, ahora hay una gripe dando vueltas y somos de la tercera edad así que tenemos miedo por todo esto. Otra cosa es que aquí están tomando la calle como un bar, tenemos que sacar las jabas de licor, defecan, orinan, encontramos preservativos, todo a la orilla de nuestras casas y con un ruido tremendo. Por favor, estamos pidiendo que coloquen mano dura porque es insoportable”, requirió el vecino.

La presidenta de la junta de vecinos, Yasna Morales, subrayó que algo que transmitiría tranquilidad a los residentes sería que el alcalde se presentara en el Vivero Municipal, ya que hasta el momento solo ha enviado a funcionarios. “Como presidenta de la junta de vecinos le pido que haga alguna gestión con el vivero, porque la situación es bastante complicada. Que venga a conocer aquí lo que estamos pasando, podemos ser víctimas de un incendio, de un hecho delictual y lamentarnos después”, emplazó.

- Publicidad -

COMPARTE ESTA NOTICIA

1 COMENTARIO

  1. Que se ponga las pilas el alcalde disperso, solo se preocupa de salir en redes sociales cuando le conviene, si sigue así, no saldrá reelecto ni para vender maní, a trabajar Alcalde para eso le pagamos, recuerde que trabaja para nosotros.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este