14.6 C
Antofagasta
lunes, 24 junio, 2024
spot_img
Región de Antofagasta

Cierre de jardín Integra complica a 105 familias de San Pedro de Atacama: actividades fueron suspendidas por riesgo en la infraestructura

Apoderados explicaron que no hay una fecha definida para el inicio de los trabajos ni tampoco para la puesta en marcha de un recinto que sustituya al jardín Pauna Lickan. La situación más compleja, expusieron las familias, la viven 50 niños en situación de vulnerabilidad cuya alimentación depende de lo que entrega la fundación en el establecimiento. Por su parte, Integra manifestó que están trabajando en la definición de un recinto que reúna las condiciones para retomar el proceso educativo y que actualmente, tienen una lista de inmuebles que podrían utilizarse para la mitigación.

Suspendidas hasta nuevo aviso se encuentran las actividades educativas en el jardín Pauna Lickan, de Fundación Integra en la comuna de San Pedro de Atacama, luego que un análisis estructural del inmueble determinara un alto nivel de riesgo que obligó la paralización inmediata de su funcionamiento. Las familias que forman parte de la matrícula de 105 niños del recinto explicaron que la situación derivó en tres grandes problemas: tras el cierre no hay ninguna fecha tentativa para que el jardín retome su funcionamiento en otro lugar; la solución alternativa consiste en buscar establecimientos de Junji, que tienen unas pocas plazas disponibles y lo más delicado para los padres, 50 niños en situación de vulnerabilidad que no reciben la alimentación asignada.

El emprendedor Jorge Matus es guía de montaña y de turismo en San Pedro de Atacama y dijo que una de las afectadas es su hija de dos años. “Sabíamos que habría una remodelación y que quizás el jardín sufriría un proceso de cierre para operar en otro lugar y seguir con la continuidad de educación y, sobre todo, con el servicio de alimentación para los 50 niños altamente vulnerables”, declaró.

El 9 de agosto la fundación emitió un comunicado en el que citaron a reunión a los apoderados para informar que, durante la ejecución del estudio estructural desarrollado en el establecimiento, el departamento de Espacios Físicos Educativos detectó aspectos en la infraestructura que requirió como medida más inmediata, la desocupación del inmueble. “En virtud de la situación expuesta, las actividades educativas en el establecimiento se mantendrán suspendidas hasta nuevo aviso”, explicó la fundación.

La comuna turística cuenta con los jardines Pauna Lickan, Chañarcito y Lickan Antay, estos últimos administrados por Junji.

Matus contó que los niños tuvieron clases el lunes 31 de julio, el martes y miércoles no hubo actividades ya que las funcionarias estuvieron en paro. El jueves no tenían clases por calendario y el viernes la jornada fue hasta las 12.30 horas. “Ese fin de semana comenzó el rumor de que el jardín no abriría más, que se había hecho una evaluación estructural que arrojó que el edificio presenta problemas con las cadenas y los cimientos. Esto es un inminente derrumbe y no se nos entregó ninguna información formal, todos fue a través de rumores. Nos contactamos directamente con la directora subrogante del jardín y el miércoles llegó un comunicado oficial desde Integra indicando que el jardín no seguirá funcionando por esos problemas”, relató.

El emprendedor sostuvo que no contaban con ninguna información para saber hasta cuándo estará cerrado el jardín y que el jueves pasado citaron a una reunión a los delegados de cada curso con la directora regional de Integra, Allison Viveros. “Pensábamos que nos entregaría información y detalles de cómo sería el proceder de todo esto, una carta Gantt o algo y la verdad es que fue una aspirina. Nos dijeron que cerraron el jardín para velar por la seguridad de los niños y las funcionarias, pero no saben cuándo abrirán de nuevo, ni tampoco cómo entregar el servicio de alimentación a los 50 niños que están en situación de vulnerabilidad”, lamentó.

Como las familias tenían indicios que esto podía ocurrir buscaron un lugar que pudiera servir durante el periodo de arreglos e incluso hablaron con la municipalidad para reactivar la antigua escuela de San Pedro, pero hasta el momento no hay un espacio definido para retornar.  “Se nos entregó solo un comunicado y recopilando información nos dimos cuenta de que el 14 de junio hicieron el levantamiento (estructural). Es decir, tuvieron junio, julio y agosto para efectuar alguna labor de mitigación para que pudiese funcionar el jardín y no hay nada a la fecha”, manifestó Matus.

Petitorio

La directora regional de Integra, con quien sostuvieron una reunión la semana pasada, habría indicado que este jueves 17 a las 16.30 horas estará en San Pedro Atacama para explicar a la comunidad lo que está sucediendo. “Nos organizamos todos los apoderados y tenemos un petitorio. Estamos pidiendo fechas claras para que los niños se reintegren al jardín, asegurar cupos para que siga con su matrícula actual (105). Esto, porque una de las soluciones que nos llegó el viernes fue que buscarían cupos en los jardines de Junji. Sin embargo, averiguando supimos que son solo cinco cupos. Como tercer punto queremos el regreso con personal de Integra en un 100%, que los chicos estén juntos. También que implementen un protocolo para evitar que esta situación vuelva a repetirse, porque varios apoderados tienen a sus niños en sala cuna y si ocurre nuevamente será muy complejo. Incluso hay padres que tuvieron que tomar vacaciones y otros devolverse a sus ciudades de origen porque no tienen red de apoyo aquí. Lo quinto es que se termine el año de forma completa, porque si lo acortan, los niños quedarán desfasados en su educación”, detalló el apoderado.

Madres que trabajan

Carla Ausset vive en el centro de San Pedro de Atacama y declaró que les informaron de manera tardía la situación del jardín, lo que “nos dejó desconcertados, porque somos muchas familias de distintos orígenes, atacameños, muchos extranjeros y afuerinos que no tenemos redes de apoyo. En el caso de mi hijo de tres años, es su último año de jardín antes de la escuela, así que estos meses son muy importantes”.

La semana pasada, en la reunión con la directora regional de Integra, recibieron información de que manejan datos de lugares para instalarse, sin embargo, Carla expuso que en San Pedro es complicado buscar arriendos, lo habitual es que todo sea por recomendaciones.  Sabiendo aquello, dijo que recalcaron que con la ayuda de los apoderados podrían encontrar un inmueble. Pero el problema no es solo conseguir el lugar, además, debe habilitarse, contar con un baño apropiado, mudadores, entre otros. Un punto que tampoco les han detallado es la fecha estimada del inicio de las obras para arreglar el jardín.

“Un tema importante es la alimentación para los niños en situación de vulnerabilidad, dependen de esa alimentación que reciben hasta cuatro veces al día, el desayuno, almuerzo, colación en la tarde y quienes tienen extensión, comienzan a las ocho de la mañana y llegan a las 19.45 horas. Generalmente son madres que hacen doble turno en hotelería o restaurantes y sus hijos pasan diez horas en el jardín. Así que los aprendizajes se están perdiendo y algunas apoderadas están llevando a los niños a sus trabajos, lo que es muy complicado”, advirtió Carla.

Integra

Al consultar con Integra sobre la situación de este jardín, la fundación manifestó que su principal preocupación es la seguridad y el bienestar de toda la comunidad educativa. Por esto, luego de que un análisis estructural denotara un alto riesgo en su infraestructura, decidieron la suspensión inmediata de las actividades, “privilegiando la seguridad e integridad de niños, niñas, trabajadoras y familias”, señaló Allison Viveros, directora regional de Fundación Integra en Antofagasta.

Y agregó que tras la emisión del informe técnico de infraestructura elaboraron un plan, que fue informado a las familias y trabajadoras, tendiente a reanudar en el menor tiempo posible las actividades educativas que permitan dar continuidad a los aprendizajes de niños y niñas en un espacio idóneo. Este plan considera tres puntos y el primero de ellos es el trabajo colaborativo con Junji para facilitar el traslado de niñas y niños a los jardines infantiles Chañarcito y Lickan Antay.

Otro punto es que el equipo educativo y las familias del jardín infantil están trabajando en la definición de un recinto que reúna las condiciones idóneas para retomar el proceso educativo. Actualmente, tienen una lista de inmuebles que podrían utilizarse para el proceso de mitigación, mientras se desarrolla la construcción del nuevo establecimiento. Los proyectos están siendo evaluados por los departamentos de Espacios Físicos Educativos, Cobertura, y Promoción y Protección de Derechos de la Infancia de Fundación Integra, así como los profesionales del municipio de San Pedro de Atacama. Una vez definido el inmueble, se iniciará la habilitación de acuerdo con la normativa vigente. Y “en paralelo, el Departamento de Espacios Físicos Educativos ya trabaja en el proyecto que permitirá la reposición del jardín infantil Pauna Lickan”.

- Publicidad -

COMPARTE ESTA NOTICIA

Únete a la comunidad de WhatsApp de Timeline

Recibe primero que todos las principales noticias de Antofagasta en tu celular

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este