13.6 C
Antofagasta
domingo, julio 3, 2022

Director (s) del SSA y salud mental: “El Cosam Norte fue diseñado para atender 800 usuarios y está promediando tres mil”

Mario Rojas explicó que a pesar del incremento de la demanda en la región están haciéndose cargo de todos los pacientes y por ello están desarrollando un proyecto para construir un nuevo centro. El directivo estima que un 30% de las atenciones corresponden al segmento infanto juvenil.

Debe leer

La demanda por atenciones mentales presenta un aumento sostenido en los últimos años y a ello hay que agregar que, tras superar la etapa más cruda de la pandemia, el sector sanitario experimentó una ola de consultas. “El Cosam Norte fue diseñado para atender 800 usuarios y está promediando tres mil, ese es un ejemplo de nuestra complejidad”, explica el director (s) del Servicio de Salud Antofagasta (SSA), Mario Rojas.

La región cuenta con cuatro Centros Comunitario de Salud Mental e inicialmente estaban proyectados para absorber unas cuatro mil atenciones, sin embargo, actualmente promedian unas diez mil y un tercio de ellas corresponde a consultas por casos infanto juveniles, segmento en el que existe un déficit de especialistas. “Lo importante es que es estos pacientes se están atendiendo y nos gustaría que se hiciera en mejores condiciones, con menos presión, pero no dejamos de atender, nos hacemos cargo de todos y eso tiene que estar claro”, apunta el directivo.

Rojas sostuvo que, a nivel local, tanto el ministerio y como el Servicio de Salud, están realizando esfuerzos para una atención oportuna y de calidad, por lo que está en carpeta un proyecto para construir un nuevo centro en el sector de La Chimba.

El director detalló que hay personas que no tienen claro si tienen una patología de salud mental y para eso disponen de la plataforma www.gob.cl/saludablemente, una herramienta que “deberíamos ocupar todos si la necesitamos o traspasarla a quienes creemos que puedan requerirla como primer punto de partida”. La recomendación es entregada porque los datos del ministerio indican que, en general, en Chile la salud mental empeoró, un 56% de la población estima eso desde que comenzó la pandemia. “Y esto se suma a que el país venía con malas cifras, con altos índices de depresión a nivel regional. Esto se traduce en que hemos visto un mayor abuso de sustancias, trastornos ansiosos, y violencia de género”, indica.

  • ¿Cómo está la demanda de la red de salud en atenciones de salud mental?

En general, en Chile la salud mental ha empeorado, un 56% de la población estima eso desde que comenzó la pandemia. Y esto se suma a que el país venía con malas cifras, con altos índices de depresión a nivel regional. Esto se traduce en que hemos visto un mayor abuso de sustancias, trastornos ansiosos, violencia de género y nuestra red, respecto a la oferta, no logra cubrir toda la demanda que además se ha acrecentado en este último periodo.

A los dispositivos de salud, los Cosam, llegan los pacientes por derivación de la atención primaria o de la red urgencia. El Cosam Norte fue diseñado para atender 800 usuarios y está promediando tres mil, ese es un ejemplo de nuestra complejidad. Actualmente estamos con un proyecto para buscar un recinto distinto en ese sector. Tenemos un proyecto definitivo que está en el macro loteo La Chimba, pero buscamos uno transitorio que nos permita los próximos años, mientras se concreta, una mejor oferta para los usuarios.

  • ¿Los tres Cosam de Antofagasta con qué otras instancias privadas se vinculan?

En general, tenemos poca interacción, salvo algunas compras de servicios muy puntuales con la red privada, que se maneja en un contexto distinto a diferencia de lo que hemos hecho con el covid. Lo bueno de la emergencia sanitaria es que logramos trabajar mancomunadamente con la red privada que ha sido un gran aporte en la implementación de camas críticas. Pero en salud mental tienen un modelo distinto, trabajan por prestaciones.

Nosotros nos relacionamos fuertemente con la atención primaria, que juega un rol importante en salud mental porque es la puerta de entrada de los pacientes al sistema público y es ahí donde se realizan las primeras atenciones y gran parte de la resolutividad.

  • ¿Existe alguna proyección de cuántas personas requieren de atenciones por salud mental pero que no acuden a ningún recinto ni público ni privado?

Hasta ahora no lo tenemos cuantificado, lo que sí es importante, para todas esas personas que no son conscientes de que tienen un problema de salud, es que existe una plataforma de programas saludablemente. El número es el 6003607777, opción uno, donde de forma gratuita puedes tener una primera atención psicológica para quienes lo requieren. El ministerio aumento el presupuesto para salud mental y creó este programa en junio del 2020. Es una gran ayuda y es lo que ha potenciado el ministerio, especialmente en esta época. Nuestra oferta local o de profesionales no logra satisfacer estas necesidades, las video consultas y todo lo que es atención por telemedicina nos ha ayudado mucho y se está potenciando.

  • ¿Cuál es la respuesta que reciben quienes acuden a la atención primaria o un Cosam?

Cuando son derivados es básicamente para un tratamiento, salvo que esa derivación fuera por algo puntual, aunque eso ocurre poco. En general, quienes que llegan a los Cosam es para tratamiento de largo plazo. Los pacientes psiquiátricos que necesitan una mayor atención son derivados, de acuerdo con la capacidad, al Hospital Regional. En promedio, los pacientes que requieren hospitalización están 15 días hasta que se logran estabilizar y después van a control a los Cosam.

  • En la ciudad tenemos un caso excepcional, un joven venezolano sin red de apoyo y en situación de calle que enfrenta una investigación por abuso sexual, y la defensa plantea que tendría un trastorno mental grave. ¿Hay algún lugar donde pueda internarse a esta persona más allá de esos 15 días?

En el caso que se menciona primero tiene que pasar por un peritaje y si tiene que ver con temas penitenciarios, tenemos un módulo psiquiátrico ubicado en el exhospital con siete cupos y que está custodiado por Gendarmería. El año pasado, para agilizar la pesquisa, contratamos un servicio con profesionales in situ, porque la cantidad de psiquiatras en la región no es un grande y quitábamos horas a los dispositivos de salud mental. Optamos por la opción telemática para pesquisar a estos pacientes y hacer los diagnósticos, si lo requiere, pasa a un residencia donde puede estar más tiempo. Y si es periciado como imputable pasa a la justicia y el proceso ordinario.

  • ¿Está la sensación de que la política pública no ha prestado suficiente atención a los problemas mentales o esto es una percepción?

Diría que es una percepción. Desde el ministerio, uno de los ejes de este gobierno es que la salud mental es una prioridad, se están haciendo los esfuerzos, potenciando programas como el saludablemente y se aumentó la inversión para la región. Uno de los compromisos presidenciales fue tener un nuevo dispositivo de salud mental para Antofagasta, así que estamos dentro de los ejes prioritarios. Lo que pasa es que esto ha sido tan explosivo, casi al nivel de una pandemia, que los esfuerzos no se notan versus la demanda.

  • Considerando las cifras del Cosam Norte, ¿cuándo se dio el salto de una planificación de 800 personas a una demanda de atención para tres mil?

Ha sido sistemático en el tiempo. Como la gente vuelve a las atenciones después de la pandemia se genera un aumento más notorio, pero ha sido sostenido en el tiempo.

  • Si esto fue paulatino es porque no se invirtió antes, porque entonces habría sido a la par del aumento de esa demanda.

Sí y ahí nos pega la contingencia. A fines del 2019, 2020 y 2021 teníamos todos los esfuerzos focalizados en el covid y junto con el tema quirúrgico quedó un poco de lado y ahora se está retomando. Por eso tenemos en proyecto para ampliar la capacidad física y de personas en los dispositivos que tenemos actualmente. Con esto estimamos tratar de atender al doble, pero el foco tiene que estar en la atención primaria que con sus funcionarios y funcionarias lo han hecho muy bien, con mucha resolutividad de lo que les toca aprender y ahí está el esfuerzo, en la primera consulta. Las especialidades, no solo en salud mental, siempre son escasas.

  • ¿La principal carencia son psiquiatras?

Horas de psiquiatra. Hay pocos en la región y formación de psiquiatras adultos tenemos, diría que el mayor problema tiene que ver con los infanto juveniles, ahí es donde está la brecha porque no son están formando nuevos especialistas en esa área. En la red tenemos solo dos de ellos para toda la región.

  • ¿Cuánto de la demanda por salud mental corresponde al segmento infanto juvenil?

Estimamos que es un 30% de la demanda total. Estamos coordinados con Mejor Niñez, porque a parte de los pacientes habituales, también tenemos otros complejos que acoge ese programa y tratamos de priorizar los casos más serios. Siempre el tema pasa por la oferta de tener más especialistas y por eso el foco tiene que ser la prevención, en intervenir antes de que lleguen a las distintas especialidades, no solo a salud mental, porque los profesionales son escasos en todas las líneas.

  • ¿Cuáles son las dificultades de estos niños que requieren salud mental en el sistema público?

En general son trastornos de la conducta, más allá de casos puntuales, son patologías que traen de base y la mayoría asociadas a ese trastorno, como depresión. Una vez que llegan a los especialistas tienen atención farmacológica, aunque es más completo que eso, porque un paciente que llega al Cosam con un psquiatra será medicado para estabilizarlo junto alternativas de manejo con psicólogos o terapeutas ocupacionales.

  • ¿Cuál es la capacidad de los tres Cosam de la comuna y cuál es la demanda?

Tenemos tres Cosam en Antofagasta, el sur, central y norte, más el de Calama. Uno esperaría que la demanda que absorban sea de cuatro mil a cinco mil atenciones y creo que estamos en promedio llegando a unas diez mil. Lo importante es que es estos pacientes se están atendiendo y nos gustaría que se hiciera en mejores condiciones, con menos presión, pero no dejamos de atender, nos hacemos cargo de todos y eso tiene que estar claro. Lo que pasa es que si construí para atender 800 y ahora recibo tres mil, colapsa, trae más presión y para eso trabajamos en tener más instalaciones y personas. Por eso reitero los agradecimientos a todos los funcionarios de la red pública en este tema, porque hacen su mayor esfuerzo para atender a los pacientes con calidad y de forma oportuna.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

“100 años de historia que se van de un momento a otro”: Seremi de cultura por incendio en Casona de Antofagasta

“Lamentamos profundamente como Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el incendio que afecta la que fuera...

Más artículos como este