13.6 C
Antofagasta
domingo, julio 3, 2022

Eduquemos, caminando en comunidad, hacia el reencuentro de ciudadana fraternidad

“Que nuestros versos y lecciones, desde cada letra, cada sílaba, cada palabra, se vista con el más digno ropaje de ciudadano, enseñando y cantando hermandad, cohesión y esplendor para un mundo feliz", Jorge Tapia Guerrero, Premio Nacional de Excelencia Docente

Debe leer

Timeline Antofagasta
Timeline Antofagastahttp://www.timeline.cl
Somos el medio de comunicación más leído de Antofagasta.

Hoy, más que ayer, con la tinta mágica de la reflexión, os invito a descifrar, interpretar y combatir la furia fratricida de nuestro tiempo que daña la geografía natural, humana y educacional de nuestra ciudad; por ello, desde cada rincón, “transformemos nuestras voces, en un pequeño grano de trigo que alimente el pan del alma de nuestros ciudadanos, para que no se cierren las ventanas de luz hacia el arco iris universal que, es el legado que debiéramos dejar a nuestros Hijos y Estudiantes.

Sean, nuestras voces de humanidad, desde la paz, la emoción y el corazón, que se unifiquen en un lenguaje de amor de todos y todas quienes habitamos esta tierra, para cultivar nuestras existencias de antofagastinidad, enfrentando con temple, compasión y humildad los desencuentros ciudadanos que excluyen la legítima diversidad humana e impiden forjar el avance de nuestra comunidad. En fin, que nuestras “voces sean un canto de esperanzas y, como compañera poesía, se inflame de sinfonías, desde el pensamiento, acción y consecuencia, vestidas de Amor, para continuar derramando sueños de nortinidad,” forjando nuestra Antofagasta, Tesoro Escondrijo de Cobre y Salar; recordando siempre que: “Nuestros Hijos, Niñez y Juventud aprenden lo que viven y no lo que decimos o leen en la Teoría”.

Ante el dolor de nuestra Ciudad, no dormida, quiero cantar a mi dulce gaviota de mar eternizada en soles de atardeceres para que no detenga su vuelo en sus alas de ilusión; quiero cantar a todos los hijos de nuestra tierra morena del ancla, al obrero, al pescador, al Profesor, a la gestora social, al hombre y a la mujer, a todas y todos que trazan sueños de identidad, de progreso y bienestar en el compromiso social para legar a las generaciones de hoy y mañana.

¡Sí Amigos, hoy cantemos los versos que enaltecen, para florecer en la esperanza de tiempo nuevo!

Debemos aprender que:”No hay sueños imposibles; sino Quijotes que abandonan su Misión”; por ello, desde la Educación, a seguir habitando, caminando y soñando las calles de nuestra Antofagasta para que, en la pequeñez humana en permanente metamorfosis de cada uno de nosotros, no se humedezcan, ni se nublen los ojos del corazón y, nos pongamos de pie, para abrazarnos desde las verdades, con las gentes todas, residentes e inmigrantes, en enseñanza divina a nuestros hijos,

Amigos-as, desde la naturaleza humana que nos habita, entre los misterios y laberintos tejidos en tributos de esperanzas, de ciencia y espiritualidad, no abandonemos la lucha de nuevos mañanas; “Porque, no podremos hacer de nuestros cuerpos que sueñan, la tumba de las almas inflamadas, ni quitar al sol el universo”; por ello,  necesitamos renacer y regresar a la luz de hermandad que funda al hombre y al paisaje en sentimientos de unidad para avivar la llama del amor a nuestra tierra y sus gentes, tantas veces perdida en la oscuridad de los hogares y aulas escolares y alojada en trincheras de pequeña humanidad.

Hoy cuando se multiplican las incertezas, debemos enriquecer el verbo para que nuestra voz, no sea un cuchillo que hiera, sino sea la miel, siempre infinita de misericordia y bondad, sin amenaza, ni exclusión; sino que, bellamente aromada, rompa los silencios estrellados y dé vida a las piedras de sal y de sol. “Que hoy y siempre, se apague la voz del Yo y sea la voz del Nosotros, la que resuene en el corazón de todas y todos, en plenitud de Humanidad, Sabiduría, Paz, Respeto y Humildad”, para que, en un ideario visionario trace la ruta de utopías hacia realidades fecundas de realismo mágico para nuestra Antofagasta.

Ciudadanos que, “Cuando nuestra tierra de amaneceres despierte y se estremezca, siempre sacuda nuestras conciencias  en explosión de esperanzas para escucharnos, reconocernos, respetarnos, liberarnos, aprender y enseñar; porque nuestra Antofagasta, como abanico generoso de oportunidades, en una visión de grandeza, debe y puede  abrir  espacios para los sueños de todas y todos; porque, así germinará y florecerá la alegría del reencuentro, ensanchando los caminos, siempre ennobleciendo y dignificando a los unos y a los otros”.

Ciudadanos y ciudadanas que, nuestra voz Educadora, sea el triunfo de las virtudes de cada ser humano, para cambiar los rostros antofagastinos dibujados de tristeza, insatisfacción, rebeldía, frustración e infelicidad, como “Caminantes abrumados ante la toxicidad, no sólo de la quema, del polvo y del nefasto poder que oscurece el sentimiento; sino también desde la oscuridad de las conciencias que impiden abrir el surco de nuevas mañanas de fraternidad”.

Antofagastinos, Hermanos y Hermanas de una misma historia; “que nuestros versos y lecciones, desde cada letra, cada sílaba, cada palabra, se vista con el más digno ropaje de ciudadano, enseñando y cantando hermandad, cohesión y esplendor para un mundo feliz”; porque así, Educaremos en consecuencia y la voz de cada antofagastino será el verso moreno de miga tostada por el sol, alimentando los sueños del hoy y del mañana de nuestra ciudad y sus gentes.

1 Comentario

  1. Me gusto la reflexión de muchos pasajes que estamos viviendo unir fuerzas para cumplir nuestros sueños un lenguaje claro y sencillo con mucha poesía y la invitación a seguir educándonos muchas gracias.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

“100 años de historia que se van de un momento a otro”: Seremi de cultura por incendio en Casona de Antofagasta

“Lamentamos profundamente como Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el incendio que afecta la que fuera...

Más artículos como este