20 C
Antofagasta
miércoles, 24 julio, 2024
spot_img
Antofagasta

Hospital de Antofagasta incorpora factores de apego y mejor transición en partos por cesárea

Procedimiento quirúrgico busca emular la transición habitual que tiene el bebé desde el útero a los brazos de su progenitora.

La cesárea con apego en túnel es una técnica que busca humanizar y generar mejores condiciones en un parto no natural, tanto para la madre como para el recién nacido, y que desde ahora incorporará el Hospital Regional de Antofagasta (HRA). A grandes rasgos, este procedimiento quirúrgico busca emular la transición habitual que tiene el bebé desde el útero a los brazos de su progenitora.

Nevenka Quiroz, matrona de pabellón central del HRA, explica que luego de sacar al recién nacido desde el abdomen materno, el médico encargado de la cirugía pasa al bebé por debajo de sabanillas que simulan un túnel, tras el cual le espera el pecho y brazos de su madre.

Estas sabanillas son parte habitual de la llamada ropa quirúrgica con que cubren a los pacientes en las cirugías, piezas de tela estériles que protegen a la persona que es operada de posibles infecciones.

Quiroz indica que este simple procedimiento persigue varios fines. Uno de ellos es que la transición del recién nacidos al mundo exterior sea menos brusca. En un parto normal, ejemplifica la matrona, el bebé pasa gradualmente desde el útero al exterior, pasando primero por el canal de parto.

El bebé está en un lugar obscuro, tranquilo y con una temperatura constante. En una cesárea normal el cambio es demasiado brusco y la utilización del túnel disminuye considerablemente este impacto, resalta Quiroz.

Esta técnica también considera que la permanencia del bebé en el pecho de su madre, luego de pasar por debajo del campo estéril, debe ser lo más extensa posible. “Lo ideal es mantenerlo entre 15 y 30 minutos dependiendo de las condiciones del pabellón”, detalla.

La cesárea con apego en túnel obliga, además, a retardar el pinzamiento o corte del cordón umbilical y así darle mayor tiempo a madre e hijo para disfrutar en su primer contacto.
Las dos prácticas mencionadas hasta ahora buscan potenciar el apego afectivo, el inicio temprano de la lactancia y mantener la temperatura del recién nacido en parámetros estables. Otro fin es que la madre tenga una mayor participación en el proceso, que en el caso de las cesáreas frente al parto natural, antiguamente se reducía en forma significativa.

Por último, destaca la matrona, el procedimiento estándar de este parto considera el acompañamiento de una persona significativa para la madre que dará a luz. Todas estas medidas, enfatiza, buscan que esta sea una experiencia única, participativa, donde la madre se sienta considerada y segura, con un trato cercano por parte del personal de salud.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este


close-link