14.6 C
Antofagasta
viernes, 12 julio, 2024
spot_img
Antofagasta y su historia

La intensa vida del señor Pinkas, el empresario y guerrero condecorado por el emperador de Brasil que fundó de la Sexta Compañía de Antofagasta

Responsable de la primera red de alumbrado público de la ciudad, también benefactor de las primeras compañías de Bomberos.

Proyecto financiado por el Fondo de Fomento de Medios de Comunicación 2023

A excepción de los “sextinos”, Julio Pinkas es un nombre que pasa casi indiferente para los antofagastinos, pese a los grandes aportes que el tipo brindó a la incipiente Antofagasta de inicios del siglo XX.

Entre estos, gestionar e instalar el primer alumbrado eléctrico, fundar un nuevo cuartel de Bombero y ser benefactor de otras compañías y -a nivel sudamericano- ser artífice en la apertura de caminos e instalaciones eléctricas en la selva amazónica.

De profesión ingeniero, trabajó en diferentes países y en sus últimos años tuvo apetitosas ofertas de empleo en el extranjero, pero prefirió quedarse en Antofagasta donde falleció en marzo 1927, tras una vida llena de acción.

Buen alumno y buen soldado

Se tiene poca documentación de los orígenes de Julio Pinkas Strauss, pero se sabe que nace en Brasil, siendo el hijo de una pareja de austriacos quienes se lo llevan a Europa para su desarrollo y formación.

Según destaca el libro Forjadores de Antofagasta de la Corporación PROA “cursa estudios en universidades superiores de Alemania y Austria, obtiene títulos de ingeniero en minas, ingeniero mecánico e ingeniero civil”.

Interrumpe brevemente sus estudios en 1866 para participar en la Guerra austro-prusiana de parte de los prusianos, viendo acción de la batalla de Sadowa. Recordemos que esta guerra fue una de las fundamentales que llevó cuatro años después a la conformación del Imperio Alemán.

Ya profesional, viaja a Sudamérica. En esta región “realiza los trabajos para abrir los primeros camiones modernos en sectores aledaños al Amazonas brasileño. En el mismo país construye los primeros ferrocarriles. En reconocimiento a los servicios prestados, el Emperador Pedro II de Brasil le concede la Orden de la Rosa. Participa en diversos trabajos en Bolivia, donde fue nombrado director general de obras públicas”, reseña el libro Forjadores de Antofagasta.

En Antofagasta

Ante sus impecables logros en materia ingenieril es contratado como administrador general del Ferrocarril Antofagasta a Bolivia, comenzando su relación con la comuna.

Llega a la ciudad en 1900 y hasta su muerte en 1927 no solo se concentró a sus labores administrativas, sino que fue un gran benefactor, creando y siendo el director de la primera compañía eléctrica, organizando y distribuyendo el primer circuito de alumbrado público de Antofagasta.

El historiador Isaac Arce dice del austro brasilero en su Narraciones Históricas que “se instaló el alumbrado eléctrico, signo evidente del progreso a que había llegado Antofagasta. Fueron sus primeros empresarios los señores Julio Pinkas, distinguido ingeniero que mucho hizo en beneficio de esta localidad”.

El fallecido historiador Floreal Recabarren dijo de Pinkas que “fue un personaje notable. Guerrero, ingeniero y empresario. Hombre de gran cultura. Siendo administrador del FCAB, visitaba frecuentemente la maestranza que la empresa tenía en Mejillones. Personalmente inspeccionaba las piezas que utilizaban los operarios sacando un fino pañuelo de seda para examinar todos sus ángulos. Una vez terminada la inspección, tiraba la prenda al piso con desdén, siendo disputado el pañuelo a golpes por los obreros”.

Mandó a construir su vivienda –un enorme palacete de estilo victoriano- en avenida Argentina, llegando a Prat. En este inmueble debutó como artista un joven pianista llamado Claudio Arrau. Pinkas estaba tan maravillado con la música que tocaba el joven, que abrió puertas y ventanas e invitó a todos sus vecinos a escucharle.

Además en su época era visto como un estrafalario, ya que acostumbraba a movilizarse en un elegante carruaje el cual era conducido por dos sirvientes afro que trajo de Brasil, quienes debían vestir de frac. Además cada vez que bajaba del carro junto a su esposa, éstos debían desplegar una alfombra roja para que la pareja transitase sobre esta.

Sexta compañía

En 1902, un incendio en uno de los galpones del ferrocarril que no fue atendido con prontitud por los bomberos de la época le hizo fundar su propia compañía, la cual llamó Bomba el Ferrocarril, que hoy es la Sexta Compañía.

Pinkas fue su director y también fungió como voluntario. Al poco tiempo esta compañía  integrada mayoritariamente por trabajadores del ferrocarril no solo se limitaba a apagar los fuegos internos de la empresa, sino que también de la comunidad.

Inclusive, entre sus voluntarios se encontraba un joven sereno que se llamaba Evaristo Montt, quien en 1924 perdió la vida tras una explosión en el patio sur del FCAB, siendo hoy su animita uno de las más populares de Antofagasta.

Pinkas además mandó a elaborar el estandarte de la Cuarta Compañía Bomba Arturo Prat. Esta unidad recuerda el hecho en su página web institucional, donde destacan que “el primer estandarte que tuvo la 4ª. Cia., en su segunda época, fue donado por Don Julio Pinkas, distinguido caballero de esta ciudad quien fuera fundador de la 6ª. Cia.  Don Julio Pinkas pudo constatar que en un desfile, la 4ª. Cia., no podía lucir estandarte, debido a razones de índole económicas, no obstante los vehementes deseos de sus voluntarios de poseer tan tradicional emblema. Dio satisfacción a sus nobles impulsos de colaborar en esta forma con la 4ª. Cia., haciéndole obsequio de un bello estandarte de seda verde que concordaba con el color de las casacas cuartinas”.

Hoy, el edificio de la Sexta Compañía ostenta en sus pisos superiores un pequeño museo dedicado a sus orígenes. Ahí, un imponente retrato donde aparece un varón alto y fornido, ataviado de impecable traje, con mirada adusta tras unos quevedos y un bigote a lo Bismarck, mantiene viva la memoria del intenso señor Pinkas.

COMPARTE ESTA NOTICIA

3 COMENTARIOS

  1. Además el mismo diseño su mausoleo en el cementario y según dicen tenia 2 trigres, pero además es más interesante como su descendencia termino con su herencia y después quedaron muchos de ellos en la total pobreza y otros estuvieron las guerras centroamericanas. Y muchas cosas más de la historia de esa familia en sus tres generaciones

    • Hola creo que somos muchos los descendientes de Don Julio Pinkas Strauss x acá yo hija de Hugo Flores Pinkas nieta de Nelly Pinkas Cortez.. 🤔 Yo bisnieta saludos

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este


close-link