19.6 C
Antofagasta
martes, noviembre 30, 2021

La presidencia del estallido

"Un balance de la Presidencia de Sebastián Piñera desde el estallido es una tarea difícil, sin siquiera suficiente certeza sobre el final de esta serie, que promete ser infartante", Pablo Manterola Domínguez, Académico Derecho, Facultad de Ciencias Jurídicas UCN

Debe leer

Los últimos dos años van del estallido social a una acusación constitucional contra el Presidente de la República. En este periodo hemos presenciado una impensable violencia en las calles de varias ciudades, y también en La Araucanía; un Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución, firmado por la mayor parte de los partidos; la propagación de una pandemia mundial y su exitoso combate; un plebiscito a partir del cual se forma una Convención Constitucional en que el sector político del Presidente sufre un durísimo revés; una crisis económica seguida de un preocupante recalentamiento; y la inédita crisis migratoria. Son solo los capítulos más apasionantes de esta serie. Un balance de la Presidencia de Sebastián Piñera desde el estallido es una tarea difícil, sin siquiera suficiente certeza sobre el final de esta serie, que promete ser infartante. Pero podemos hacer un intento provisorio.

La forma en que el Presidente ha ejecutado su mandato es ciertamente objeto de críticas. Víctima de sus desaciertos comunicacionales, que reflejan una forma de ver el mundo, y del recuerdo de operaciones comerciales cuando menos cuestionables (que le penan hasta hoy mismo), es presa fácil en la era del meme y de la funa. Y en alguna medida está bien, porque la política es sin llorar.

Sin embargo, es buen signo ser blanco de críticas contradictorias. Si unos reprochan temeridad y otros cobardía, quizás simplemente se es razonable: desde Aristóteles pensamos que la virtud consiste en un justo medio. Al Presidente le puede ocurrir algo de esto. Muchos consideramos que le faltó habilidad y decisión al lidiar con la violencia callejera que siguió al estallido social: grande es la impotencia que se siente al ver calles tomadas, monumentos profanados, iglesias quemadas y comercios saqueados. Pero otros muchos reprochan al Ejecutivo un exceso de fuerza en la reacción policial. Muchos consideramos que las restricciones a la libertad durante la pandemia fueron desmedidas, con serio perjuicio especialmente de los escolares y universitarios. Pero otros muchos, comenzando por el Colegio Médico, reprocharon la liberalidad del Plan Paso a Paso. Y así.

En lugar de señalar errores con el dedo, quisiera sugerir tres aciertos claros. El primero: el Acuerdo del 15 de noviembre. En horas previas, el ministro Gonzalo Blumel afirmó, en conversación con dos senadores de oposición: “hoy para todos los efectos es 10 de septiembre de 1973 y de nosotros depende que mañana no sea 11 de septiembre”. Gracias a Sebastián Piñera, no sabremos nunca si Blumel tenía razón o no. Segundo acierto: sus subsecretarios. Aunque alguna le salió harto mala (Alejandra Bravo, en Bienes Nacionales), varios nombres han resultado tan bien que pasaron con toda naturalidad y relativo éxito a ocupar la titularidad de su cartera, en caso de emergencia (el ministro Raúl Figueroa). El tercero: la vacunación. El candidato Enríquez-Ominami desdeñosamente dice del Presidente que es un “gran vacunador”, lo que en estos tiempos me parece un gran elogio. La “gran vacunación” salvó algunos miles de vidas.

Puede suponerse que han sido dos años durísimos para Sebastián Piñera (quien, recordémoslo, es un ser humano). No era difícil renunciar, ese maravilloso lugar común de la burguesía nacional: “dar un paso al costado”. Seguro que hasta sacaba aplausos, si lo hacía en nombre de la unidad y con un aparente desinterés. No: lo que puede ser realmente desinteresado es que alguien que no tiene nada que ganar y mucho que perder persevere en la Presidencia de la República solo porque en Chile los mandatarios terminan sus mandatos. Eso es su mayor acierto en estos dos años. Gracias, Presidente.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

BHP obtiene la certificación Copper Mark para Escondida, Spence y Olympic Dam

Las operaciones de BHP en Escondida y Spence en Chile, y Olympic Dam en Australia, obtuvieron la acreditación Copper...

Más artículos como este

close-link