13.6 C
Antofagasta
domingo, julio 3, 2022

Matea Silva: la única cantinera de guerra sepultada en Antofagasta

El 27 de noviembre se celebrará por primera vez en Chile el Día de la Cantinera, luego que el Senado aprobase un proyecto enviado por una calameña para honrar a las mujeres que participación en la Guerra del Pacífico. Una de estas sobrevivientes se radicó en Antofagasta, pasando hambre y miseria al final de sus días. Por Cristian Castro

Debe leer

Timeline Antofagasta
Timeline Antofagastahttp://www.timeline.cl
Somos el medio de comunicación más leído de Antofagasta.

Matea Silva, copiapina, contaba con 35 años cuando Chile entró en guerra con Perú y Bolivia en 1879. La conflagración generó que miles de ciudadanos se enrolasen en el Ejército, naciendo así los batallones cívicos. El marido de Matea fue uno de los que acudió al llamado, quedando dentro de los destacamentos que más combates le tocó librar. El batallón Atacama.

Matea lo siguió y atestiguó los más cruentos episodios del conflicto, siendo las maratónicas batallas de Chorrillos y Miraflores las que le marcaron de por vida. Matea sobrevivió a la guerra y falleció en Antofagasta a los 84 años. Hoy, es la única mujer que yace sepultada en el mausoleo de los veteranos del 79 de esa ciudad.

Su historia la conoce “al dedillo” la calameña Ana Olivares Cepeda, guía turística patrimonial quien en 2016 presentó un proyecto de ley a la entonces presidenta Michelle Bachelet para declarar el 27 de noviembre Día de la Cantinera (en  esa fecha aconteció la batalla de Tarapacá, donde unas cinco cantineras fueron masacradas). Fue recién el 9 de junio pasado que el Senado aprobó por unanimidad el proyecto.

Ana Olivares Cepeda dejando flores en la tumba de Matea Silva de Gutierrez (Q.E.P.D.)
Ana Olivares Cepeda dejando flores en la tumba de Matea Silva de Gutierrez (Q.E.P.D.)

Muerte de la anciana

Esta excantinera vivió sus últimos años en Antofagasta, y la población reconocía en ella su valor transmitido en sus relatos del conflicto. No obstante, como miles de veteranos, les tocó vivir prácticamente en la miseria. Esto lo hizo nota un periodista del Mercurio de Antofagasta, quien escribió un artículo en 1928 (paradójicamente, pocos meses antes de la muerte de Matea).

“El caso de la señora Matea Silva viuda de Gutiérrez. – Última sobreviviente de la Guerra del Pacífico. – En calle Serrano 527 vive esta noble anciana de 84 años, que acompañó a su marido Manuel Gutiérrez en el “Batallón Atacama” como enfermera de este Cuerpo en la campaña hasta Lima. – Esta noble mujer vive en la más absoluta miseria, acompañada de su única hija, que con su trabajo la sustenta.”

En la misma nota, el periodista cuenta que “doña Matea tiene una memoria prodigiosa, y se recuerda perfectamente de don Guillermo Matta, intendente que organizó el Batallón Atacama secundado por el comandante instructor don Olegario Arancibia y otros prestigiosos vecinos que habían sido instructores. El matrimonio Gutiérrez Silva  era oriundo de la ciudad de Copiapó, por tal razón es que se enrolan en el Batallón nro. 1 Atacama. Recordemos que el Atacama se formó por valientes civiles, en su mayoría mineros gañanes, quienes tuvieron que esperar en Caldera antes de viajar al norte. Mientras llegaba el momento de la autorización, el batallón nro. 1 construyó 2 fuertes en aquel puerto: Esmeralda y Arturo Prat. Allí estuvieron colaborando Matea y Manuel, aguardando el momento glorioso para entrar en combate”.

Acción y olvido

Durante el curso de la guerra, el Atacama le tocó participar en las acciones del desembarco en Pisagua, batalla de Dolores y el desastre de Tarapacá (noviembre de 1879), toma del bastión Los Ángeles (marzo de 1880), batalla del Alto de la Alianza (mayo 1880) y las ya mencionadas jornadas de sangre y fuego de Chorillos y Miraflores (enero 1881).

Durante este periodo, Ana Olivares cuenta que “Matea, quien por contar con conocimientos de enfermería, es aceptada en la ambulancia del batallón Atacama, donde se encontraba su marido. Dentro de los recuerdos que logra compartir a don Eulogio, Matea menciona cariñosamente a su legendaria compañera cantinera, Filomena Valenzuela Goyenechea, conocida como ‘La Madrecita’, valiente mujer que pierde a su hermano y cuñado en combate. También conserva fresco el recuerdo de las batallas de Chorrillos y Miraflores”.

Olivares agrega que “el matrimonio Gutiérrez Silva fue afortunado y sobrevive a la dura guerra. Deciden ambos establecerse en la ciudad de Antofagasta. En 1884 nace su hija, María, quien posteriormente destaca dentro de la directiva de la Sociedad de Socorros Mutuos de Viudas y Familiares de veteranos del 79, organización fundada en 1938 cuyo fin era entregar beneficios y ayuda social a las socias mujeres, familiares de los héroes de la Guerra del Pacífico. Sabido es que las pensiones a los mismos veteranos eran escuálidas y escasas, y la suerte de sus féminas parientes era, por decir algo, casi inexistente”.

Para la vejez de Matea, ésta ya llevaba años viviendo sola. Se desconoce el paradero de su marido, solo se sabe que su nombre no figura en la nómina de veteranos de guerra sepultados en Copiapó.

El relato de El Mercurio de Antofagasta de 1928 concluye que “achacosa y enferma por la ancianidad no disfruta de una mísera pensión por sus actividades como chilena que expuso su vida cien veces en los combates por la causa de su patria… Y la autoridad misma correspondiente, el Intendente general don Julio Navarrete, podría hacer mucho ejerciendo su alta influencia en pro de esta Veterana del 79 en el Batallón Atacama que no tiene más amparo y sostén que el de una hija única que con su trabajo honrado de obrera socorre a la madre abandonada que tiene tan altas y preciadas glorias en la historia de la Guerra Homérica. Debe quedar constancia que estas líneas no han sido solicitadas, y que sólo obedecen a un deber de patriotismo y de humanitarismo si se quiere”.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

“100 años de historia que se van de un momento a otro”: Seremi de cultura por incendio en Casona de Antofagasta

“Lamentamos profundamente como Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el incendio que afecta la que fuera...

Más artículos como este