13.6 C
Antofagasta
miércoles, agosto 17, 2022

Todos los caminos conducen a otra Constitución

"Apruebo o Rechazo son opciones válidas, en lo personal votaré apruebo, pero eso no quita que tenga plena conciencia de la necesidad de incorporar ajustes al texto constitucional propuesto por la Convención", Senador Pedro Araya Guerrero

Debe leer

Timeline Antofagasta
Timeline Antofagastahttp://www.timeline.cl
Timeline.cl es el medio de comunicación más leído de Antofagasta.

Vamos a tener una nueva Constitución, aún sin saber cómo concluya el proceso democrático del próximo 4 de septiembre. Lo que puede variar es la ruta, pero no el puerto de destino. No queda ningún actor político importante que sostenga que podemos mantener la carta fundamental del 80. Por lo tanto, este slogan ya fue superado, puesto que eso ya quedó zanjado en el plebiscito anterior por una mayoría muy amplia.

Lo que vamos a resolver, en septiembre, es si la Convención consiguió consensuar un documento a la altura de las necesidades del país. Como ha dicho el Presidente Boric ambas opciones son legítimas, por lo cual el gobierno se abocará a dar garantías de que el proceso de resolución democrática en el que nos encontramos se desarrolle de un modo ejemplar.

Soy coautor de una propuesta de reforma a la Constitución que rebaja el quorum para realizar reformas a la actual carta fundamental a 4/7 en ambas Cámaras. Muchos me preguntan sobre su significado a tan poco de que la ciudadanía se pronuncie en las urnas. Esta consulta se ha mantenido luego que Gabriel Boric sostuviera que los partidos progresistas -“no van a estar en esta alternativa”-, añadiendo que la derecha tuvo mucho tiempo para haberse allanado a algo así.

Siempre me he considerado progresista y, pese a las palabras del mandatario, sigo considerando que es necesario avanzar en la oportunidad de eliminar los quorum supra mayoritarios que tiene nuestro actual texto constitucional.

No se me ha ocurrido plantear una tercera vía que se añada a las opciones de Apruebo o Rechazo el próximo 4 de septiembre. No me concentro tampoco en una evaluación del pasado, la derecha ha de responder por su miopía histórica, que le impidió ver la necesidad de un cambio constitucional oportuno durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, lo que desembocó en el estallido social. Lo que me motiva es asegurar un mejor futuro para Chile.

No se apuesta con el futuro del país. Lo cierto es que no podemos saber con anticipación cual será el resultado del plebiscito ni si este resolverá definitivamente el tema constitucional. Este hecho es en gran parte negativo, pero también crea una ventana de oportunidad.

Por lo mismo que no podemos predecir el resultado del 4 de septiembre, esto permite que, de izquierda a derecha, podamos anticiparnos a eliminar los quórums supermayoritarios, algo que la centroizquierda buscó por décadas y que hoy la derecha está dispuesta a apoyar. No juzgo sus razones, sino que veo una oportunidad histórica, puede que tengamos que hacer uso de esta herramienta institucional luego del plebiscito o que sea innecesario hacerlo, pero habremos disminuido una fuente de incertidumbre para nuestra democracia y eso puede llegar a ser muy importante.

No presupongo intenciones en los demás, pero también espero que no me presupongan a mi motivaciones mezquinas. El proceso constitucional que estamos viviendo es mucho más importante que lo que pueda suceder con algunos parlamentarios o, incluso, con el Senado.

Apruebo o Rechazo son opciones válidas, en lo personal votaré apruebo, pero eso no quita que tenga plena conciencia de la necesidad de incorporar ajustes al texto constitucional propuesto por la Convención, en atención a que, a mi juicio, hay una serie de falencias en dicho documento, que es necesario corregir.

Si al día siguiente del plebiscito del 4 de septiembre, llega a ganar el rechazo habremos hecho las cosas mal si no sabemos cómo sigue el proceso constitucional, simplemente porque no supimos darnos cuenta cuando correspondía que el proceso continuaba, porque la única claridad que tenemos hoy que es que el 80% de los chilenos y chilenas quiere una nueva Constitución.

Cualquiera que sea el camino que el país escoja, tenemos que asegurarnos que los balances y contrabalances propios de la democracia, entren a operar a plenitud, la democracia necesita del ejercicio de la virtud de la prudencia y eso implica anticiparse a los problemas y no tropezar con ellos a cada paso por no saber superar la coyuntura.

1 Comentario

  1. Este personaje tendrá comprensión lectora??
    Habrá leído el ensayo de libreto circense que crearon los payasos constituyentes.
    (con el respeto que me merece el trabajo y el oficio)
    Esta Constitución que este caballero espera sea aprobada no hace más que dividir el país, es la fiel copia del diseño empobrecedor anarquista y corrupto del comunismo

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Más artículos como este

close-link