12.6 C
Antofagasta
viernes, 19 julio, 2024
spot_img
Se suman las trabas del Consejo de Monumentos Nacionales

Una destrucción que no se detiene: la dramática desaparición de los inmuebles antiguos de Antofagasta

El incendio de una vieja casona la noche del martes en pleno centro evidenció nuevamente la precaria situación de los edificios antiguos. Expertos explican que los factores de riesgo son una mezcla de burocracia, falta de iniciativas de conservación y mal uso de la vivienda. Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio cuenta que en los próximos meses informará novedades respecto a incentivar la inversión en estos inmuebles. Por Cristian Castro Orozco

Proyecto financiado a través del FFMCS 2023
Proyecto financiado a través del FFMCS 2023

El pasado dos de julio se cumplió un año desde que la elegante casona del exClub de Tenis ubicada en avenida Angamos ardiera ante la impotente mirada de los transeúntes y, especialmente, los vecinos quienes veían como décadas de historia se consumían frente a sus ojos.

Los propietarios del inmueble dijeron a los pocos días del incendio que la restaurarían. Más de un año después, la casona continúa tal como quedó luego que se extinguiesen las llamas, con su techumbre completamente quemada y gran cantidad de escombros calcinados dentro de su antejardín.

Hoy, la historia es la misma. Un viejo inmueble de dos plantas emplazado en pleno centro de la ciudad, precisamente en las intersecciones de Matta con Bolívar se quemó la noche de este martes, dejando a siete personas damnificadas y con la estructura -según informaron bomberos-, con riesgo de colapso, por lo que en cuyo caso procedería la demolición completa.

Esta casona -al igual que la del exClub de Tenis- no figuraban como parte de las construcciones que son declarados históricas por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). Pero si así hubiese sido, daría lo mismo, pues el organismo tampoco ofrece ningún tipo de protección más allá de ficharlos en una lista.

Así lo cuenta Jorge Luis Honores, asesor urbanista de la Municipalidad de Antofagasta, quien explica que “dentro de la legislación actual chilena no hay mecanismos reales para la protección de este tipo de edificios, a no ser que se declaren monumentos nacionales, es más, cuando son declarados monumentos, los propietarios que son privados no hacen nada, solo dejan que el edificio se deteriore y al final terminan quemándose. En vez de que sea un premio el declarar un inmueble como monumento nacional termina siendo un castigo”.

Agrega que la solución podría pasar en generarse alianzas que permitan un mecanismo de financiamiento de la estructura, para que de esa manera no exista un ente -en este caso, el CMN- que ponga trabas al momento de llevar reparaciones o mejoras del edificio.

“A nadie le gusta ver un edificio abandonado y triste en un espacio donde se ve su deterioro, como ha pasado en Antofagasta. Por ejemplo, tenemos el caso del exTeatro Nacional que fue declarado Monumento Nacional, y ahí está tirado, porque los tipos que iban a hacer un proyecto en ese lugar, una vez hecha la declaratoria prefirieron no meterse (esto, debido a que el CMN pone una serie de trabas burocráticas para intervenir las estructuras). Eso significa que ese mecanismo hace retroceder más que avanzar. Lamentablemente se ha ido perdiendo el patrimonio en Chile, aunque sea un patrimonio joven como el edificio que se quemó en el centro. Eso se va a seguir perdiendo, y va a ser muy negativo”.

Características

La vivienda que se quemó la noche del martes data de la década del 40 y corresponde a ese conjunto habitacional que comenzó a erigirse en la zona centro cuando comenzaba a agudizar la crisis del salitre en Chile.

Hasta antes que se quemara, su primera planta fungía una panadería colombiana (se investiga si el origen del fuego inició en los hornos) y en el segundo piso había una serie de piezas compartimentadas con subpiezas. En definitiva, una especie de cité que era ocupada principalmente por extranjeros.

Al respecto el director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica del Norte (UCN) José Guerra Ramírez detalla que “es una pena lo que está ocurriendo con estos incendios en el casco histórico de la ciudad. Si bien hay edificios que no están en esta zona, sí hay un centro histórico. Estos edificios constituyen parte importante de lo que es la arquitectura patrimonial de la ciudad, pues está hecha con madera y construido producto de lo que se traía como lastre en los vapores que venían a cargar salitre durante la primera mitad del siglo XX. Por tanto, la ciudad necesita tomar más conciencia de la importancia de estas estructuras”.

Asimismo agrega que “tristemente lo mismo ocurre con Valparaíso, donde se declara ciudad patrimonial pero finalmente el mantenimiento es costoso. Hay que hacer algo no solo con los edificios del casco histórico, sino también con estructuras modernas. La ciudad debe recobrar su sentido con los espacios que son parte de su memoria”.

Por su parte, el seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región de Antofagasta Claudio Lagos Gutiérrez cuenta que “es una pena cuando suceden este tipo de hechos, tanto en lo humano pero también en lo patrimonial. Nuestra ciudad pierde espacio que tienen una belleza particular producto de los años y que son parte de la historia de la ciudad. Evidentemente cuando estos inmuebles son de particulares el Estado es muy poco lo que puede hacer, sobre todo si no cuentan con una declaración del CMN”.

No obstante, la autoridad cuenta que “hemos estado conversando con la gente de la subsecretaría del patrimonio para generar un proyecto de incentivo a los particulares para la protección de los espacios patrimoniales y culturales. Ahí existe un trabajo que recién se desarrolla para que los privados puedan invertir, tendiendo además el incentivo del Estado para cuidar nuestro patrimonio. Es un trabajo que se desarrolla y quizás en los próximos meses tengamos noticias más claras de cómo se realizará”.

COMPARTE ESTA NOTICIA

1 COMENTARIO

  1. El tema es que mantener estas casonas tan grandes, antiguas y en constante deterioro es muy honeroso y sus dueños deben recurrir al arriendo de ellas. Cómo dice el titular de hoy, se requiere una fuerte inversión para conservarlas, pero ¿realmente se quiere conservar estas casas tomando en cuenta que deben estar llenas de termitas, quizás ratones y otras alimañas? Da para pensar.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img
- publicidad -spot_img

Más artículos como este