15.6 C
Antofagasta
viernes, julio 1, 2022

Seguridad pública, vivienda y migración: Exintendentes señalan las prioridades que deberá asumir en Antofagasta el próximo gobierno

Exjefes regionales de Antofagasta detallaron los aspectos más importantes que debería considerar la nueva administración, como acelerar la construcción de viviendas y diversificar la matriz productiva. “Que Antofagasta se convierta en una plataforma de comercio exterior no minero es una forma estructural de diversificarnos, y esto se logra en la medida que nos convirtamos en esa plataforma que mire hacia el Asia Pacífico y al corazón de América del Sur”, explicó Valentín Volta.

Debe leer

Exintendentes de Antofagasta señalaron que la seguridad pública, profundizar la política de construcción de viviendas, mejorar el control migratorio y diversificar la matriz energética, aparecen como algunas de las prioridades de Antofagasta que deberá asumir el gobierno del presidente electo Gabrel Boric, cuya administración comienza el 11 de marzo. Los exjefes regionales aseguraron que los puntos más urgentes tienen trabajarse desde el primer día y que para ello, se requiere el desarrollo de tareas coordinadas con los municipios, el Gobierno Regional y organizaciones.

A tres semanas del cambio de mando y a la espera de conocer los nombres que conformarán el gabinete antofagastino, exrepresentantes de la presidencia en la región detallaron, desde su experiencia, cuáles son los aspectos que el próximo gobierno tendrá que asumir en la zona.

El actual constituyente UDI Pablo Toloza, quien ocupó el cargo de intendente en el 2012 durante el primer gobierno de Sebastián Piñera, sostuvo que hay cuestiones que son obvias, como la seguridad pública. En delincuencia, dijo, es fundamental hacer un trabajo armónico con la ciudadanía y con las policías, además del descontrol que tenemos en la ciudad con el comercio ambulante.

“Otra prioridad es la migración, porque es insostenible lo que está ocurriendo y espero que el nuevo gobierno reflexione y cambie su opinión respecto de lo que había propuesto originalmente en su programa, para que tengamos el Boric de la segunda vuelta y no al de la primera. En tercer lugar, creo que el tema de la vivienda es urgente. En el año 2010 y 2012 estuvimos cerca de ser la primera ciudad sin campamentos y casi una década después esto aumentó exponencialmente”, declaró Toloza.

Respecto de todos estos puntos, el constituyente explicó que es imposible que el gobierno realice un trabajo de forma solitaria, porque requiere no solo de otros actores como las municipalidades, también de acuerdos transversales, ya que se trata de asuntos que no solo se basan en políticas públicas. “Pero en los temas de vivienda, delincuencia y migración, si bien otros actores tienen una relevancia, el gobierno es prioritario en este trabajo. Debe articular y llevar adelante estas tareas”, indicó.

El abogado advirtió que se acabaron los gobiernos en los el país esperaba el paso de la luna de miel y por eso, Boric tiene que trabajar desde el día uno y “si el día 12 no comienzan a solucionar problemas como la delincuencia es un tema de ellos. Se han preparado para gobernar y tienen que demostrarlo desde el primer día y la oposición tienen que ser fuerte en esta materia, porque el nuevo gobierno prometió a los chilenos un mundo de ‘Bilz y Pap’ y tienen que cumplir”.

Diversificación

Valentín Volta fue nombrado intendente en el 2014, en la segunda administración de Michelle Bachelet, y primero mencionó que debe distinguirse entre el Gobierno Regional y el Ejecutivo, que estará representado en Antofagasta por la delegada o el delegado que nombrará el presidente electo. “El Ejecutivo estará a cargo de todos los sectores ministeriales que ejecutan programas y obras y a mi juicio, una prioridad que debe partir ahora, pero cuyos frutos se verán en el mediano y largo plazo, es acelerar aún más la construcción de viviendas. El déficit cercano a las 25 mil viviendas algo se enfrentó durante la época que nos correspondió asumir el Ejecutivo en la región. Logramos avanzar, sin embargo, los proyectos habitacionales son de lento diseño y ejecución, por lo tanto, no debe perderse un día en eso y debe tener prioridad teniendo en cuenta que aún haciendo esto, los frutos se verán de forma posterior, algo que ocurrió en nuestro caso”, recordó.

El abogado detalló que, en esa perspectiva, hay que fortalecer el convenio de programación del año 2014, que luego se fortaleció el 2018 y que requiere continuidad. Además, expresó que en este sentido es necesario pensar en otras alternativas y que dar espacio a las cooperativas habitacionales no sería una mala idea para que la gestión de viviendas no solo sea desde el ámbito público, sino también desde las comunidades, comités de vivienda u otras organizaciones que puedan constituirse.

“Es un instrumento novedoso, que la ley lo permite, y considerando los tiempos que vive el país, no sería una mala idea para desarrollar. Por cierto, el tema de vivienda está asociado al uso de suelo, la generación de espacios públicos y comunitarios e involucra un fuerte trabajo urbano”, señaló.

Volta precisó que un aspecto de vital importancia para Antofagasta es el aparato productivo, el que necesita avanzar sí o sí a una diversificación de la matriz económica. Lo mismo observa en energía con las posibilidades que otorga el hidrógeno verde. Y destacó que la región ya cumplió la prueba de fuego de mejorar y limpiar ostensiblemente su matriz energética, pero que todavía quedan otros desafíos en esta materia.

“He dicho que Antofagasta se convierta en una plataforma de comercio exterior no minero es una forma estructural de diversificarnos, y esto se logra en la medida que nos convirtamos en esa plataforma que mire hacia el Asia Pacífico y también al corazón de América del Sur. Ahí tenemos grandes posibilidades y hay que desarrollar instrumentos en comercio exterior no minero”, puntualizó.

Como tercera prioridad, manifestó que las empresas tienen que incorporar a todos sus procesos productivos el ADN la protección del medio ambiente. Esto, para terminar con la lógica extractivista y continuar desarrollando el campo minero, pero con altos estándares de respeto al medio ambiente. A propósito de la crisis hídrica y el cambio climático, toda la comunidad está desafiada, pero la industria tiene un aporte significativo que hacer en la sustentabilidad de sus proyectos productivos, aseguró.

Y en lo urgente, afirmó Volta, está la seguridad pública, que en algunos casos se asocia al narcotráfico, la tenencia de armas y el ingreso de inmigrantes que, “como no han sido debidamente controlados, no conocemos los antecedentes que puedan registrar en sus países de orígenes. Un control migratorio serio hace mucha falta”.

Campamentos

Arturo Molina fue el jefe regional tras la salida de Valentín Volta en el año 2016. Desde su experiencia, a nivel regional una de las prioridades es la situación de los campamentos, los que aumentaron y que, por ello, ahora se necesita un trabajo fuerte para, al menos, erradicar a las familias que se encuentran en sectores bajo las líneas de alta tensión o con riesgo de remoción en masa.

“Si ocurriera algo en estas zonas sería una catástrofe terrible y por eso hay que activar una oficina regional que se haga cargo de las gestiones inmobiliarias y sea un nexo con el Serviu para mejorar las postulaciones. Esto, sin adelantarse a la fila de los comités que llevan años inscritos, porque sería de mal gusto que la gente de campamentos pasara por delante de quienes ya están inscritos. Pero creo que puede hacerse un trabajo armonizando ambas necesidades”, propuso.

Para Molina también es trascendental lo que pueda hacerse sobre la contaminación ambiental que afecta a comunas como Calama y Taltal por los relaves, las que “merecen una atención especial”. Y un tercer punto es el empleo. El hecho de que la región sea pujante y que con la minería continuamente esté requiriendo mano de obra, implica la llegada de mucha gente de otras regiones y “desgraciadamente el trabajador local queda sin oportunidad de acceder a mejores puestos en las mineras o las empresas que prestan servicios. Ahí se necesita una gestión para el empleo femenino y masculino que aumente la mano de obra regional”, expuso.

El exintendente dijo que todos estos grandes asuntos desafían a trabajar en equipo, con una labor que tendrá que realizarse a través de una sinergia corporativa, con mejoramiento continuo, para que todo lo que esté sumando por un lado, también lo sea para el otro. “Solos, como un llanero solitario, no se podrá avanzar”, indicó.

Desgraciadamente el aparato estatal es demasiado burocrático, reconoció, y por eso cuesta avanzar. Molina sostuvo que hay proyectos que nacen y terminan varios años después y el mejor ejemplo de ello es la Escuela D-48 de Calama, que costó mucho dinero y tardó mucho tiempo. “Esto debe servir de experiencia como lección aprendida, porque es costoso elaborar un proyecto para luego reformularlo. En todo gobierno que inicia, y este no será la excepción, viene gente nueva, que primero pasará por un apresto de unos seis meses o un año para entender todo el funcionamiento. El segundo año se trabaja, pero ya prácticamente de nuevo están encima las elecciones. Entonces es importante contar con una mezcla de personas con experiencia y gente nueva para entregar conocimiento al otro y hacer una pareja de trabajo interesante”, analizó.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Sujeto fue detenido por el delito de abuso sexual a menor de edad en pleno centro de Antofagasta: fue capturado por transeúntes

Un hombre fue detenido durante la tarde de ayer en el sector centro de Antofagasta tras presuntamente haber abusado...

Más artículos como este